Mapfre revisa de nuevo el negocio en EE UU y su presencia en tres estados

Ha cerrado las filiales de Arizona y en Pennsylvania, y está buscando una salida a Florida

Mapfre Stadium, en Ohio. El primero de EE UU en ser construido solo como estadio de fútbol.
Mapfre Stadium, en Ohio. El primero de EE UU en ser construido solo como estadio de fútbol.

El grupo Mapfre ha celebrado hoy un encuentro con 100 analistas e inversores para analizar las perspectivas de negocio y la situación financiera de la compañía. Durante las presentaciones, la aseguradora ha dado más detalles sobre la reestructuración de su negocio en Estados Unidos, que le ha llevado a dejar los estados de Arizona y Pennsylvania, y a estar analizando qué hacer con su negocio en Florida.

Mapfre entró en EE UU en 2007, justo antes de la crisis financiera global. Pagó más de 1.500 millones de euros por la aseguradora Commerce, con una fuerte presencia en el área de Boston. Con los años, el grupo percibió que había muchos estados en los que no era rentable, así que empezó a deshacer posiciones.

En 2017 acordó la venta o la disolución de los negocios que tenía en Nueva York, Nueva Jersey, Kentucky, Tennessee e Indiana. Y puso en cuarentena otros tres estados. Sin embargo, en 2020 acordó cerrar sus operaciones en Arizona y Pennsylvania. Se trata de salir de aquellos estados “cuya rentabilidad o tamaño no responden a las expectativas”.

Además, y según explicaron los directivos de Mapfre a los inversores, “se están evaluando las opciones para salir de Florida” y se han dejado en run-off las líneas comerciales fuera de Massachusetts. Es decir, que se da servicio a los actuales clientes, pero no se busca nuevo negocio.

Mapfre quiere concentrar sus esfuerzos en la zona de Nueva Inglaterra, donde tiene una importante cuota de mercado, junto con California.

Durante el pasado ejercicio, la plantilla en sus filiales de Estados Unidos se redujo un 6% por esta reorganización. Las salidas de estos estados le generaron unas pérdidas de 31 millones de euros aunque, en conjunto, Mapfre USA logró un beneficio atribuido de 78 millones de euros.

Para 2021 el grupo espera “volver al crecimiento en primas y pólizas” y mejorar la eficiencia operativa.

Mapfre también detalló ayer que su ratio de solvencia se situará cerca del 200%, una vez que el supervisor de seguros apruebe su modelo interno del cálculo del riesgo de longevidad en el grupo y tras sumar cinco puntos porcentuales de mejora adicional por la ruptura del acuerdo con Bankia, mejorando así su posición desde los impactos en los mercados financieros.


 





Normas
Entra en El País para participar