Financiación

Repsol vende 750 millones en deuda híbrida

Los títulos pagarán un cupón fijo anual del 2,5% los primeros seis años

Antono Brufau, presidente de Repsol.
Antono Brufau, presidente de Repsol.

Repsol se ha sumado hoy a Iberdrola y Telefónica con la emisión de deuda híbrida, pero a diferencia de estas en el caso de la petrolera no se trata de títulos con la etiqueta sostenible. El importe captado alcanza los 750 millones en una operación que ha generado un gran interés entre los inversores, algo que se refleja en la demanda. Las órdenes de compra llegaron a alcanzar los 1.750 millones con la presencia de inversores de “muy buena calidad”, de acuerdo a lo señalado por fuentes del mercado.

La deuda híbrida es un instrumento de renta fija que a efectos de las agencias de rating es mitad renta variable mitad renta fija. Este tipo de activos permiten a las empresas obtener financiación sin deteriorar los ratios de capital. El mayor riesgo para el inversor se ve reflejado en los ratings que les asignan a los híbridos en comparación a la deuda senior del mismo emisor.

Los bonos que emitió Repsol se tratan de deuda perpetua pero la petrolera se compromete a recomprarlos dentro de seis años o tres meses antes del sexto año. Los títulos devengarán un cupón fijo anual del 2,5% hasta marzo de 2027, una rentabilidad ligeramente inferior al 2,875% con el que partía la operación. A partir de entonces y para todos aquellos que no soliciten la recompra de los títulos, el cupón a abonar será del mid swap a cinco años más el margen inicial y un diferencial adicional. El apetito suscitado por la petrolera le permitió rebajar el coste de financiación. El cupón logrado en la colación es inferior al registrado el pasado mes de junio cuando la petrolera realizó dos emisiones de deuda híbrida por importe de 750 millones cada una. El cupón exigido por el mercado en aquella ocasión fue del 3,75% y el 4,25%.

Repsol está aprovechó la buena situación que atraviesa en el mercado la deuda híbrida y con la emisión de este lunes busca favorecer la ejecución del plan estratégico 2021-2025, según el cual la empresa prevé invertir 18.300 millones en la transición energética. Una cantidad de la que un 30% irá destinado a iniciativas bajas en carbono.

Unicredit, Citi, Société Générale, CaixaBank, Deutsche Bank, JP Morgan, Mizuho, NatWets Markets y Santander son las entidades colocadoras.

Normas
Entra en El País para participar