El Ibex pone a tiro los 8.600 con el permiso de la banca

Lagarde frena el repunte de las rentabilidades de la deuda

Parqué de la Bolsa de Madrid.
Parqué de la Bolsa de Madrid. EFE

El anuncio del Banco Central Europeo de que elevará sus compras de deuda durante el próximo trimestre para frenar el repunte de las rentabilidades de la deuda soberana ha frenado el repunte de las rentabilidades de la deuda de la zona euro. "El Consejo de Gobierno espera que el ritmo de las compras en el marco del PEPP durante el próximo trimestre sea significativamente más elevado que en los primeros meses de este año", ha señalado la entidad dirigida por Christine Lagarde al término de su reunión. 

Este anuncio ha tenido un efecto directo en el mercado de deuda secundario: el bund ha pasado de cotizar en el -0.32% a situarse sobre el -0,357%. El caso del bono español a diez años ha bajado a su vez del 0,34% al 0,298%. También se está reflejando en la deuda italiana, donde el bono italiano ha pasado de cotizar al 0,655% a bajar hasta el 0,574%. Descensos que se han ido reduciendo después de que el BCE no haya querido avanzar datos concretos sobre cuál será el nuevo ritmo de adquisición de activos ni de cuál es nivel óptimo en las condiciones de financiación que pretende preservar la institución. "No estamos haciendo un control de la curva de rentabilidades de la deuda soberana", ha asegurado.

La decisión de Lagarde, impulsada por el reciente repunte de las rentabilidades de la deuda soberana, en especial en Estados Unidos -donde el bono a diez años ha llegado a alcanzar el 1,6% penalizando el rally de las tecnológicas-, también ha tenido reflejo en el mercado de divisas, añadiendo volatilidad en el cruce entre el euro y el dólar, si bien la divisa europea se mantiene en los 1,1955 dólares.

El BCE ha aprovechado además para actualizar sus previsiones de PIB y de inflación hasta 2023. La institución ha elevado una décima su cálculo de PIB de la zona euro para este año, hasta el 4%, si bien baja una décima su estimación para 2022, al 4,1% y mantiene en el 2,1% la de 2023. En cuanto a la inflación, eleva cinco décimas su estimación para este año, al 1,5%.

Las Bolsas tratan de mantener el tono positivo que lleva dominando toda la semana, si bien, el Ibex 35 avanza un 0,80% con el que enfila los 8.600 puntos a pesar de las caídas del sector financiero, moderadas al cierre. Una senda positiva que registran el resto de índices europeos a excepción del Ftse británico.

Dentro del índice español, los mayores ascensos en los primeros minutos de cotización son para Solaria, que repunta más del 6,43% y para Siemens Gamesa y Grifols, que registran alzas respectivas del 4,58% y 3,3%. En el lado negativo, la banca lidera los recortes tras el descenso de las rentabilidades de la deuda: Bankinter es el más penalizado al ceder un 3,6%. Le siguen Sabadell (-2,7%), CaixaBank (-2,5%), Bankia (-2,3%) y Santander (-2%). Entre ellos también se cuela CIE Automotive, que resta un 2,4%.

Fuera del selectivo, Fluidra es el valor más alcista con un repunte cercano al 5%. La compañía española especializada en la industria del equipamiento para piscinas, cerró ayer la compra del fabricante de componentes estadounidense Custom Molded Products (CMP) por 245 millones de dólares (205 millones de euros al cambio actual).

En Estados Unidos se ha conocido que las peticiones semanales de desempleo se situaron la pasada semana en 712.000 por debajo de lo estimado por el consenso de analistas, que calculaban que se situaran en 725.000.

Los precios del petróleo reanudan su ascenso tras dos días de descensos, después de que la AIE informara de una acumulación de reservas mayor de la esperada. Los futuros del crudo estadounidense suben un 0,8%, hasta los 64,97 dólares por barril. Por su parte, los futuros del Brent se sitúan en 68,45 dólares por barril, con una subida de 55 céntimos o un 0,8%.

La OPEP, que la pasada semana optó por mantener los niveles de producción, ha anunciado por su parte una rebaja de la demanda de crudo prevista para el segundo trimestre. El cártel de productores de petróleo estima que precisará bombear unos 690.000 barriles durante los próximos tres meses.

Normas
Entra en El País para participar