Aeronáutica

ITP Aero se estrena en pérdidas y completa el ajuste de 600 despidos

'Números rojos' de 13 millones en 2020 sin previsión de más recortes laborales

Mantenimiento de un motor aeronáutico en instalaciones de ITP Aero.
Mantenimiento de un motor aeronáutico en instalaciones de ITP Aero.

ITP Aero registró en 2020 las primeras pérdidas en una trayectoria industrial de más de un cuarto de siglo. Los números rojos de 13 millones del ejercicio anterior respondieron al desplome del negocio aeronáutico, que vivió el peor año de su historia por la pandemia, y a los costes del ajuste de personal. Ambos factores lastraron en 38 millones los resultados de ITP Aero en 2020. También tuvo que amortizar con pérdidas los recursos destinados a programas que ya no saldrán adelante.

Carlos Alzola, consejero delegado de la filial al 100 % de Rolls-Royce (RR), ha dado por terminada la reconversión del grupo. En 2021 cerrará el recorte del 15 % de la plantilla, que supondrá el despido de 600 trabajadores. De ellos, casi la mitad en España, en concreto 299 salidas, el 50 % a través de prejubilaciones. El mayor impacto le ha correspondido a la participada vasca PCB, que perderá 80 empleos porque su actividad está concentrada al 50 % en la aviación civil, la que más ha sufrido la caída del tráfico aéreo por la Covid-19. Alzola ha comentado que con estas medidas queda completado el ajuste laboral.

Las ventas de la compañía cayeron un 25 % el año anterior, hasta 735 millones. El descenso afectó sobre todo a los ingresos por la aviación civil, que suponen el 71 % de las ventas totales. Los programas de Defensa, que aportan el 29 % de la facturación, se mantuvieron más estables.

Alzola ha ratificado las intenciones de Rolls-Royce de salir del capital de ITP Aero. La multinacional británica está en conversaciones con diversos inversores y mantiene informados a los gobiernos de Madrid y Vitoria por la relevancia de su presencia industrial en España, donde tiene 3.000 trabajadores.

El consejero delegado no cree que la venta prevista por Rolls-Royce afecte a los contratos de ITP Aero con Defensa. Realiza el mantenimiento de los aviones y helicópteros de los ejércitos de España. Es un proyecto para el periodo 2021-2022 con opción a dos años de prórroga. "La relación" con Defensa "es satisfactoria" y "buscaremos" la citada renovación, según Alzola. Desde el Gobierno que preside Pedro Sánchez ya han advertido que vigilarán la desinversión de RR por el carácter estratégico de su participada vasca.

En sentido contrario, RR ha traspasado a ITP Aero la propiedad de una fábrica en Hucknall (Reino Unido) que tiene más de 600 trabajadores. Una incorporación que aumenta la capacidad y la gama de productos de la empresa de Zamudio (Bizkaia). Está por consolidar la cifra de negocios que aportará Hucknall. RR también ha cedido a ITP Aero la producción de estructuras para motores aeronáuticos que antes realizaba en el centro de Barnoldswick, asimismo en Reino Unido.

Desde ITP Aero, para 2021 prevén unos ingresos similares o un poco menores. La incertidumbre sobre la evolución de la pandemia y el impacto de las vacunas lleva al sector a estimar que los niveles de negocio de 2019 no se recuperarán hasta 2024 y 2025. El cambio cultural que ha traído la pandemia retrasará los vuelos de aviones de doble pasillo, destinados a las rutas de largo recorrido, y los viajes de negocios de las empresas, que han encontrado un ahorro en los encuentros online. 

 

Fe de errores

ue

Normas
Entra en El País para participar