Apollo se convierte en un mini-Berkshire... sin Buffett

La compra de Athene aclara su relación con la seguradora, pero oscurece el valor del resto de sus activos

Warren Buffett, presidente de Berkshire Hathaway, en la junta de accionistas de la entidad de 2019.
Warren Buffett, presidente de Berkshire Hathaway, en la junta de accionistas de la entidad de 2019. REUTERS

Marc Rowan puede arrepentirse de imitar a Warren Buffett. El nuevo consejero delegado de Apollo Global Management anunció el lunes que el grupo de private equity iba a comprar los dos tercios de la aseguradora Athene que aún no poseía. Es lógico tener un vehículo de capital permanente interno, como sabe el Sabio de Omaha. Pero Apollo corre el riesgo de ser valorada como un pesado conglomerado financiero, en lugar de un enérgico fondo de compras.

El acuerdo simplifica una incómoda relación entre Athene y el grupo de 21.000 millones de dólares de Rowan, que creó la aseguradora en 2009. Apollo recibe pagos por invertir la base de activos de Athene. Eso da a Apollo un incentivo para empujar a Athene a utilizar el exceso de capital para la inversión en lugar de para la recompra de acciones. También hace que Apollo dependa excesivamente de una empresa externa. Aproximadamente el 40% de sus activos gestionados proceden de Athene.

Tras el acuerdo, todo en acciones, estarán en el mismo equipo. Los accionistas de Apollo poseerán aproximadamente tres cuartas partes de la empresa ampliada de 30.000 millones de dólares, mientras los de Athene tendrán el resto. Además, Rowan se queda con la empresa a un precio bajo. Su oferta valora Athene en casi 11.000 millones de dólares, es decir, sino 7,1 veces los beneficios de 2021 según la estimación media de Refinitiv. Otras compañías de seguros de vida cotizan a 8,8 veces de media.

El problema es que la incorporación in-house de Athene enturbia los argumentos de inversión de Apollo. Como resultado del acuerdo, Rowan tendrá que consolidar las ganancias del proveedor de rentas vitalicias. Según las cifras de 2020, podrían suponer más de la mitad del total combinado. El nuevo grupo se parecerá más a una de esas otras empresas de seguros de vida que a un fondo de compras enfocado, y Apollo cotiza a 18 veces los beneficios futuros. El riesgo de un descuento de conglomerado puede explicar el descenso del 5% en el precio de las acciones de Apollo tras el anuncio del acuerdo el lunes.

Buffett, cuyo Berkshire Hathaway es propietario de la aseguradora Geico, es un ejemplo difícil de imitar para cualquiera. Aunque Rowan ayudó a dar forma a Apollo, acaba de recibir la autoridad para tomar las riendas después de que el jefe Leon Black dimitiera cuando la empresa desveló una investigación sobre su relación con el delincuente sexual convicto Jeffrey Epstein.

La compra de Athene puede ayudar a Apollo a cambiar de marcha y pasar al siguiente capítulo. Pero también le quitará brillo a la valoración de la empresa. Para Rowan, aclarar la relación con Athene tiene un precio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías