Guía para disfrutar de una jubilación 10

El retiro laboral implica una nueva forma de vida, con menos preocupaciones y más tiempo para disfrutar. Las pensiones públicas cada vez serán menores, pero con ahorro y una buena planificación se puede llegar a una situación financiera óptima

Jubilación

Jubilación proviene de la palabra latina iubilatio, que significa alegría, júbilo. Con el tiempo, esta etapa de la vida ha dejado de asociarse con las connotaciones negativas de los términos vejez, viejo o tercera edad para llenarse de vitalidad, abriéndose a un mundo de posibilidades, con más ocio y vida saludable.

Los jubillennials, como así han pasado a denominarse a los pensionistas, han cambiado su percepción: dejar de trabajar, no es dejar de vivir. Primero, pongámonos en situación.

En las encuestas que realiza mensualmente el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), las pensiones aparecen habitualmente como una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos. En el último sondeo publicado, el de febrero, quienes participaron dieron más importancia a este tema que a la gestión de las vacunas del coronavirus, la subida de los impuestos o el acceso a la vivienda.

Esta inquietud tiene su lógica. El Instituto Nacional de Estadística (INE), en su proyección demográfica, indica que, si se mantiene la tendencia actual, el 26% de la población tendrá 65 años o más dentro de 15 años. El aumento de la esperanza de vida, junto con un número a la baja de nacimientos se ha convertido en un problema para las pensiones públicas, aquellas que otorga el Gobierno. Nuestro sistema es de reparto, es decir, con las cotizaciones de quienes trabajan se pagan las prestaciones de quienes están retirados de la vida laboral.

Guía para disfrutar de una jubilación 10

El futuro en este sentido es certero: el Estado cada vez tendrá menos ingresos vía cotizaciones a la Seguridad Social. Pero hay soluciones: podemos complementar de manera individual lo que nos asigne el Gobierno, de tal manera que obtengamos una plena libertad económica y financiera.

Ahí van una serie de recomendaciones enfocadas a conseguir una jubilación 10 tanto desde el punto de vista financiero como personal:

1. Planificación. Conviene pensar y plantear nuestro futuro como pensionistas (con independencia de la edad que se tenga), y cuanto antes lo hagamos habrá más posibilidades de obtener beneficios o corregir situaciones adversas. Piensa cómo te gustaría que fuera esa etapa de tu vida.

2. Ahorro. Elabora un presupuesto con los gastos fijos mensuales y destina una parte del resto de los ingresos al ahorro. Dicho ahorro, desde el momento en que se haga, pasará a formar parte del desembolso fijo mensual. Hoy en día, ahorrar no es una opción, es casi una necesidad. Lo mejor es hacerlo cuanto antes; pero no te preocupes, hay opciones para todas las edades.

3. Producto financiero. En el mercado existen múltiples productos de ahorro enfocados a la jubilación y adaptados a las circunstancias y el perfil de riesgo de cada cliente. Los planes de pensiones individuales son los más conocidos, pero hay otras alternativas, incluso seguros de vida, o la utilización de la vivienda como renta si se tiene en propiedad. La mayoría de estos productos tienen importantes ventajas fiscales. También, a la hora de elegir, hay que tener en cuenta las comisiones que se apliquen.

4. Preservar el capital. Cuando se llega a la edad de jubilación, debemos seguir actuando con criterio. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advierte de que, probablemente, se tienda a retirar más dinero del que se ahorra, una situación que puede llegar a ser peligrosa. La planificación financiera, incluyendo el ahorro y la inversión, no termina al convertirse en pensionista. Habrá que revisar la situación financiera personal, ya que las obligaciones y necesidades habrán cambiado, pero siembre hay gastar con cabeza.

5. Ocio y disfrute. Las Administraciones públicas, las comunidades autónomas y las locales elaboran cada año programas de turismo para viajar dentro de España y al extranjero con importantes descuentos. Igualmente, los ayuntamientos ofrecen clases para mayores de diferentes temáticas, gimnasia, jardinería, pintura… Seguro que encuentras alguna que te llene; es cuestión de preguntar y decidir.

6. Descuentos. A partir de los 55 años se pueden conseguir precios especiales para viajes en tren, estancias en hoteles o para entradas a museos o cine, por ejemplo.

7. Mejor prevenir que curar. Contar con un seguro privado de salud es disponer de múltiples ventajas, como la elección del centro y el médico, la atención personalizada, la solicitud de una segunda opinión para un diagnóstico o la inclusión en la póliza del servicio dental. Muchas compañías, además, disponen de coberturas específicas para jubilados enfocadas a mejorar la calidad de vida desde el punto de vista nutricional o físico. Los autónomos pueden descontarse parte del coste de las aportaciones en la declaración de la Renta. Antes que nada, se debe tener en cuenta que a medida que se cumplen años, el importe mensual de la prima del seguro se incrementa; hay que valorar los pros y los contras.

‘Spain is different’… hasta para jubilarse

España es uno de los mejores países para jubilarse. Se trata de una de las conclusiones del estudio Annual Global Retirement Index elaborado por el magazín International Living. Para llegar a esta opinión, la publicación se basa en criterios como el clima, la vivienda, la atención médica, el coste de la vida, la seguridad ciudadana, el Gobierno o los descuentos sociales que se ofrecen a los jubilados.

Forbes también sitúa España entre los mejores lugares del mundo para un jubilado de Estados Unidos. Por zonas, destaca la Costa del Sol, la Costa de Azahar y Bilbao.

Normas
Entra en El País para participar