Montero achaca el retraso del plan de ayudas a empresas a “cuestiones técnicas”

Asegura que el programa incluye una partida de ayudas directas y que los detalles se anunciarán el viernes tras el Consejo de Ministros extraordinario en el que se aprobará

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

“Les puedo confirmar que el próximo viernes vamos a celebrar una sesión extraordinaria del Consejo de Ministros para aprobar el paquete de ayudas de 11.000 millones de euros a pymes y autónomos” que anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hace dos semanas, ha dicho la ministra portavoz, y titular de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Gabinete de este martes.

La demora en la aprobación de la medida, inicialmente prevista para la sesión de este martes, ha aseverado Montero “se debe a una cuestión claramente técnica de terminar algunos de los elementos que compone un decreto ley en el terreno jurídico y que estamos sometiendo a diferentes opiniones para ver cómo lo terminamos de abordar”.

“El retraso se debe solo y exclusivamente a cuestiones técnicas”, ha remachado Montero, añadiendo que “no se debe a tensión conflicto de los socios de Gobierno, sino a cuestiones domésticas”.

“Hemos estado trabajando de forma intensa todo el fin de semana y nos ha parecido prudente que se convoque Consejo de Ministros el próximo viernes”, a fin de tener lista también la prórroga de la moratoria concursal antes de que venza, el próximo domingo.

“Voy a ser cauta, hasta el viernes, pero sí le puedo decir que del paquete de 11.000 millones ya está decidido cuáles son las proporciones de los diferentes compartimentos y que sí habrá un paquete de ayudas directas”, ha dicho, preguntada sobre la composición del paquete de medidas.

El plan de apoyo a la solvencia empresarial, que el Gobierno aspiraba inicialmente a aprobar este martes y que ha pospuesto a un Consejo de Ministros extraordinario el próximo viernes, estará dotado con 11.000 millones de euros a repartir entre varias herramientas.

En concreto, según han confirmado fuentes oficiales, se compondrá de tres fondos: uno destinado a dar ayudas directas a las firmas para cubrir sus costes fijos; otro para facilitar la reestructuración de préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y otro, menor, de recapitalización de pymes. Fuentes consultadas por Reuters apuntan a que los dos primeros serán de 5.000 millones y el último de 1.000 millones, si bien el Gobierno ha rehusado confirmar dichas cifras de momento.

El reparto definitivo de los recursos, así como su articulación -que podría dejar las ayudas directas en manos del Gobierno central o de las comunidades autónomas- han sido, según otras fuentes consultadas, los principales elementos del pulso interno abierto en el seno del Ejecutivo de coalición.

En paralelo, el Ejecutivo tiene previsto prorrogar la moratoria sobre los concursos de acreedores vigente desde abrir y extendida el pasado noviembre hasta el próximo domingo 14 de marzo para evitar una oleada de procedimientos, dar tiempo a que las ayudas hagan efecto y desarrollar la reforma de la ley concursal que debe acometerse trasponiendo la directiva europea en la materia.

“Es una medida que se une a la batería desplegada durante esta pandemia, como los ERTE, el cese de actividad o las moratorias fiscales”, ha añadido, remarcando que tanto el Ministerio de Hacienda como el de Asuntos Económicos trabajan denondadamente en tener a punto un decreto ley con las medidas a finales de esta semana.

Normas
Entra en El País para participar