UGT advierte del riesgo de la regulación de telecos para movilizar los fondos europeos

El sindicato cree que el plan podría generar un millón de puestos de trabajo

UGT advierte del riesgo de la regulación de telecos para movilizar los fondos europeos

La puesta en marcha del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía española, instrumento de movilización de las ayudas europeas del Next Generation EU, que movilizará 9.000 millones de euros en los próximos años, empieza a recibir las primeras respuestas sobre su impacto. Según un informe realizado por UGT, esta inversión pública, nunca vista hasta la fecha, puede tener, si se dan las condiciones adecuadas, un impacto beneficioso y duradero para la economía española y el sector de las comunicaciones.

Según las proyecciones de UGT, en base a estudios confeccionados por la UE, la Unión Internacional de Telecomunicaciones, y Ericsson, “esta inversión acabaría creando más de un millón de empleos directos y directos en nuestro tejido productivo, inyectando a la economía un total de 78.000 millones de euros, más de un 7% del PIB en unos pocos años”.

Ahora bien, UGT advierte de que este aldabonazo a la economía corre un serio riesgo de frustrarse. “Nuestra regulación sectorial no está en disposición de absorber y movilizar con eficiencia tal cantidad de dinero”, señala. UGT explica que la obsesión de reguladores y legisladores en promover la competencia sobre precios ha esquilmado al sector.

“La proliferación de operadores que no invierten, ni crean empleo ni riqueza, con el único objetivo de promover tarifas lowcost, ha laminado la capacidad de maniobra de los operadores inversores”, dice el sindicato, que recuerda que, mientras la cesta de la compra aumentó su coste un 45% desde 1998, los precios de los servicios de telecos bajaron un 30%”. Los ingresos del sector han descendido en 10.000 millones de euros en una década, un 22% desde 2008, lo que supone dejarse casi un 1% de PIB español.

El sindicado precisa que las consecuencias sobre el empleo de esta fallida regulación son dramáticas, puesto que se han destruido 41.000 puestos de trabajo, 23.000 en la última década. “El 43% del empleo sectorial se ha perdido como resultado de una regulación asimétrica, ineficiente y obsoleta.

El sindicato señala que, sin un cambio regulatorio profundo, la inversión europea caerá en saco roto, se desperdiciará una ingente cantidad dinero y una oportunidad única de revitalizar al sector.

Normas
Entra en El País para participar