Indicadores económicos

La contracción de la actividad de los servicios en España se moderó en febrero

El índice PMI mejoró a 43,1 desde el 41,7 de enero

Un camarero atiende a varios clientes en la terraza de un bar en Palma, Mallorca, Islas Baleares (España).
Un camarero atiende a varios clientes en la terraza de un bar en Palma, Mallorca, Islas Baleares (España). Europa Press

La actividad del sector servicios español se contrajo también en febrero, aunque a un ritmo más lento que el mes anterior, debido a la continuidad del cierre de muchas empresas por la pandemia de coronavirus. En concreto, el índice gestores de compras (PMI) de IHS Markit de las empresas de servicios, que representan alrededor de la mitad de la producción económica del país, subió a 43,1 en febrero frente al 41,7 de enero. La cifra sigue siendo inferior al umbral de 50 que separa el crecimiento de la contracción. Desde que se impusieron las primeras restricciones en marzo de 2020, el indicador ha estado por debajo de 50 en todos los meses excepto en junio y julio, cuando España salió de un estricto bloqueo de tres meses.

En febrero, el sector servicios español continuó enfrentándose a dificultades debido a las restricciones a la actividad por la tercera ola del Covid-19. Tanto la actividad comercial como los nuevos pedidos continuaron disminuyendo con fuerza, mientras que de nuevo se registraron pérdidas de empleo como consecuencia de la debilidad de la cartera de pedidos. Por su parte, la inflación de los costes se aceleró de nuevo, alcanzando su nivel más alto desde junio del año pasado.

"La encuesta de febrero indica otro mes difícil para los proveedores de de servicios, ya que las industrias de contacto social siguieron luchando frente a las continuas restricciones relacionadas con el Covid", dijo el dijo el economista de IHS Markit, Paul Smith, en su informe mensual. Al contraerse la actividad de los servicios en febrero, el desempleo superó los 4 millones de parados registrados por primera vez desde 2016, según informó ayer el Ministerio de Trabajo.

"Tanto la actividad como los nuevos negocios se redujeron notablemente y, ante la probabilidad de que en el corto plazo siga habiendo dificultades, los puestos de trabajo siguieron reduciéndose", dijo Smith.

Por su parte, la encuesta sobre el sector manufacturero español mostró que el índice de de actividad industrial subió a 52,9 en febrero, el ritmo más rápido en siete meses, desde el 49,3 de enero. La economía española registró un crecimiento trimestral del 0,4% en los últimos tres meses de 2020, evitando por poco volver a territorio negativo a pesar del impacto del endurecimiento de las restricciones del Covid desde noviembre. Con todo, el PIB registró su peor año completo en 2020, contrayéndose un 11% después de que la economía se contrajera un 17,8% en el segundo trimestre. En aquel periodo, el PMI de servicios se desplomó hasta un mínimo histórico de 7,1 en abril, al detenerse toda la actividad económica no esencial.

No obstante, en medio de las crecientes esperanzas por los programas de vacunación y ante las espectativas de un fuerte repunte de la actividad económica, el optimismo sobre el futuro aumentó hasta su nivel más alto en más de dos años y medio. Más del 50% de las empresas encuestadas prevén un aumento en la actividad respecto de los niveles actuales de cara al próximo año por estas fechas, y muchos anticipan que lo peor de la pandemia ha pasado gracias a las vacunas.

Zona euro

La actividad del sector privado de la zona euro se deterioró en febrero por cuarto mes consecutivo, aunque a menor ritmo que en meses anteriores, según el índice compuesto de gerentes de compras (PMI), que se situó en 48,8 puntos desde los 47,8 de enero, lastrado por la contracción del sector servicios, lo que sugiere que la economía del bloque podría enfrentarse a una doble recesión, según IHS Markit, señalando a España como única economía analizada que seguía destruyendo empleo.

El índice PMI del sector servicios se situó en febrero en 45,7 puntos, frente a los 45,4 de enero, por debajo del umbral de 50 puntos que separa la contracción de la expansión, mientras que el dato manufacturero subió a 57,9 enteros desde los 54,8 del mes anterior.

Se observaron diferencias entre países, ya que Italia y Alemania fueron los únicos que registraron un crecimiento modesto de la actividad total en febrero, gracias a que los contundentes resultados del sector manufacturero compensaron con creces la persistente debilidad del sector servicios, mientras que en el resto de economías analizadas se observaron declives en general, incluida España (45,1).

Normas
Entra en El País para participar