Las empresas fomentan motu proprio el pronto pago ante la falta de ley de morosidad

Un 48% de las empresas españolas ya disponen de un código ético que fomente el pronto pago.

autónomos pymes morosidad

La morosidad sigue siendo un desafío para las empresas. En el último año, el 90% de las pymes ha recibido alguna petición para alargar sus plazos de cobro. La pandemia ha agravado la situación, según se refleja en el último barómetro sobre la pyme que ha elaborado Cepyme. En él se advierte que desde la crisis se han reducido en un 92% los ingresos de este tipo de empresas.

A la espera de la regulación de la ley de morosidad, ya hay compañías que han puesto en marcha medidas para evitar las demoras en los pagos. El Informe Europeo de Pagos de Intrum pone de manifiesto que España se sitúa entre los cuatro principales países europeos que fomentan el pronto pago.

De acuerdo a dicho informe, un 48% de las empresas españolas ya disponen de un código ético que fomenta el pronto pago. La cifra sitúa al país once puntos por encima de la media europea, donde un 37% de las compañías disponen de este tipo de códigos.

Intereses de demora

Aparte de eso, la mayoría de las empresas españolas ya aplica intereses de demora a las facturas impagadas. Según la directiva europea antimorosidad, las compañías pueden aplicar recargos de 40 euros a las facturas que no se pagan en tiempo y forma. En 2019 solo el 5% de las empresas españolas aplicaba este recargo. En la actualidad, ya lo emplea el 28% de las empresas. Esto supone un incremento de 23 puntos porcentuales.

Entre las empresas que más reclaman un alargamiento de los plazos de pago destacan las grandes corporaciones. De hecho, según el último barómetro de Cepyme, el 79% de las solicitudes provienen de grandes empresas. Por su parte, el 75% de ellas llegan de pequeñas o medianas empresas, mientras que solo el 30% tienen que ver con el sector público.

No obstante, un 80% de los empresarios considera que recibir los pagos en tiempo es “clave” para poder mantener la confianza en sus proveedores. Además, apuntan que esto les permite inyectar liquidez en la empresa y les posibilita mejorar su productividad y competitividad.

Normas
Entra en El País para participar