Inmobiliario

Metrovacesa busca recalificar suelo para más de 6.000 viviendas antes de 2023

Espera aprovechar la ventaja de contar con una enorme cartera por 2.000 millones

El 26% de los terrenos de uso residencial de la promotora no tiene permisos

Proyecto urbanístico de las Tres Chimeneas, en la antigua central térmica de San Adrià del Besòs (Barcelona).
Proyecto urbanístico de las Tres Chimeneas, en la antigua central térmica de San Adrià del Besòs (Barcelona).

La nueva Metrovacesa, renacida con su vuelta a Bolsa en 2018, cuenta con un gigantesco banco de suelo en España para construir viviendas. Pero no todo tiene carácter finalista –que se puede urbanizar–. Por eso, la compañía quiere aprovechar esa ventaja competitiva de disponer ya con las parcelas, sin necesidad de comprar más, para hacer la gestión urbanística. Antes de 2023, prevé recalificaciones de terrenos con capacidad para construir 6.000 viviendas, según recoge en un documento para inversores remitido la pasada semana a la CNMV.

La inmobiliaria, controlada por Santander, explica que tiene en marcha la transformación de importantes proyectos que permitan futuros lanzamientos comerciales de promociones para 2022 y 2023.

La promotora, que tiene a Jorge Pérez de Leza como consejero delegado, indica que la gestión de su enorme cartera de suelo es una “clara ventaja competitiva” en el entorno actual frente a la competencia, “porque sigue siendo un reto encontrar suelos de alta calidad en buenas ubicaciones”. Para 2021, la promotora invertirá 60 millones de euros en urbanizar terrenos que consiguen la calificación de finalistas.

Esa cartera de parcelas de la histórica Metrovacesa, compañía creada en 1918, alcanza los 2.084 millones de euros, de los que 432 millones corresponden a suelo residencial sin permisos (26%).

Es complicado calcular actualmente los ingresos futuros en estos terrenos en gestión hasta 2023, pero teniendo en cuenta que el precio medio por vivienda en comercialización de Metrovacesa alcanza los 303.000 euros, esa cifra de negocio de 6.000 viviendas en suelo recalificado puede rondar los 1.810 millones.

La gestión de este suelo supone un salto importante para la empresa, que en su nueva etapa todavía tiene una limitada capacidad de construcción. El pasado año lo cerró con entregas a clientes de únicamente de 601 casas. Para 2021, la compañía prevé dar un salto, ya que planea entregar entre 1.300 y 1.700 viviendas.

Madrid

Entre esos suelos en gestión que deben ser finalistas antes de 2023, hay varios ejemplos relevantes. En Madrid, destaca el ubicado en el futuro barrio de Los Cerros, en la conocida como Estrategia del Sureste. Ahí, puede levantar 1.645 viviendas, en una zona que prevé tener carácter finalista en breve y donde empezarán las obras de urbanización en 2022.

Igualmente, en la ciudad de Alcorcón, en el conocido como Distrito Norte, baraja construir 2.000 unidades en un suelo todavía en gestión y que previsiblemente tardará algo más en recibir la aprobación municipal. También destacan las iniciativas en la madrileña calle de Mesena (160 unidades), que ya tiene carácter finalista, de la misma forma que Arpo en Pozuelo (256 casas que comenzará a comercializar el próximo año); o La Estación en Getafe (433 pisos).

Barcelona

En Barcelona, prepara el macroproyecto de La Seda en El Prat de Llobregat, un suelo todavía en gestión y que podría tener los permisos para la urbanización y la construcción residencial a partir de 2023, en un área donde puede comercializar 1.558 viviendas.

Otro de los proyectos estrella es el de las Tres Chimeneas, en la antigua central térmica de Sant Adrià del Besòs. Allí diseña un complejo mixto que puede obtener los permisos en 2022 y que la empresa prevé iniciar obras de urbanización y lanzamiento comercial en 2023. “Es la última gran bolsa de suelo por desarrollar del frente marítimo del área metropolitana de Barcelona. Su situación la hace única por su cercanía al Fórum y su comunicación con el centro de Barcelona”, destaca Miguel Díaz Batanero, director de suelo de Metrovacesa.

Sevilla y Valencia

Otra de los grandes proyectos para el negocio futuro de Metrovacesa es el de Palmas Altas, en Sevilla, junto al centro comercial Lagoh de Lar España, y que ya tiene la aprobación urbanística, donde la promotora puede desarrollar hasta 2.177 viviendas. “Se trata de la bolsa de suelo residencial más importante de Sevilla, por volumen, potencial inmobiliario a corto y medio plazo y ubicación muy atractiva, al sur de la ciudad y próxima al río Guadalquivir”, afirma Díaz Batanero.

En Valencia destacan también Vinibal (486 unidades) y el nuevo barrio de Benimaclet (472 casas).

Normas
Entra en El País para participar