Infraestructuras

ACS cobrará en metálico los más de 5.000 millones por Cobra y se interesa por Autostrade

La española formará una alianza con la francesa Vinci para crecer en renovables

El presidente de ACS, Florentino Pérez, entre el CEO del grupo, Marcelino Fernández Verde, y el director general corporativo, Ángel García Altozano, esta mañana durante la presentación de los resultados de 2020.
El presidente de ACS, Florentino Pérez, entre el CEO del grupo, Marcelino Fernández Verde, y el director general corporativo, Ángel García Altozano, esta mañana durante la presentación de los resultados de 2020.

El presidente de ACS, Florentino Pérez, ha aportado esta mañana novedades a los analistas sobre las negociaciones con Vinci para la venta del área de Servicios Industriales, con la filial Cobra como punta de lanza. El cierre del acuerdo, ha dicho Pérez, se espera para este mes de marzo y ACS anticipa que el cobro podría recibirse en su integridad en metálico.

La operación anunciada el pasado mes de octubre ofrecía un valor indicativo del perímetro de la propuesta de Vinci de 5.200 millones de euros, de los cuales 2.800 millones se iban a pagar, como mínimo, en metálico y la diferencia iba a entregarse en acciones de Vinci o en metálico.

El apetito del gigante galo incluye las actividades de ingeniería y obras, las participaciones en ocho concesiones y proyectos de colaboración público privada (PPP) en energía, así como la plataforma de desarrollo de nuevos proyectos en el sector de energías renovables. Cobra, el brazo fuerte de la división industrial, cuenta con 2.700 megavatios (MW) para ser construidos en los próximos años y más de 6.000 MW en promoción.

Tras el cambio de escenario, Pérez ha señalado que los fondos percibidos se dedicarán en su mayor parte a la inversión en energías renovables. De hecho, una vez cerrada la transacción de Servicios Industriales, ACS se dispone a buscar proyectos en energías verdes junto a la propia Vinci. Es decir, en lugar de una entrada directa de la española en el capital de su rival francés, ambas estudian crear un vehículo conjunto para crecer en energías verdes.

La cartera de proyectos en energía de ACS incluye 2.995 MW repartidos entre 47 plantas fotovoltaicas, 412 MW en ocho parques eólicos, y 260 MW en tres termosolares. Una potencia instalada o en desarrollo a la que se suman 12 líneas de transmisión por un total de 5.842 kilómetros.

Durante la presentación de este mediodía se ha hablado de un porfolio verde en desarrollo de 25 GW, el 48% en eólica y un idéntico porcentaje en fotovoltaica. Pérez se ha mostrado convencido de las oportunidades de crecimiento en España, donde tiene basado el 10% de esos proyectos en promoción.

Interés por Austostrade

Florentino Pérez también se ha referido a la apuesta de ACS por las autopistas y ha descartado la entrada en aeropuertos o un fortalecimiento en el capital de Hochtief y Cimic una vez recibida la inyección de fondos por más de 5.000 millones. El primer ejecutivo de ACS ha afirmado que incluso estudiará la desinversión forzosa de Atlantia en Autostrade per l'italia (ASPI), en la que cuenta con el 88% del capital.

El grupo controlado por la familia Benetton accedió en julio del año pasado a abandonar Austostrade como parte del castigo por el hundimiento del viaducto Morandi, sucedido en Génova en agosto de 2018 con el trágico balance de 43 fallecidos. Y estaba decidido que fuera la pública Cassa Depositi e Prestiti (CDP) quien se hiciera con el controlde la concesionaria italiana con 3.000 kilómetros bajo gestión. El tira y afloja entre Atlantia y el Gobierno no ha cesado desde entonces ante el deseo de la empresa de vender en el mercado.

De momento, Atlantia tiene una oferta vinculante sobre la mesa de la citada CDP en consorcio con Blackstone y Macquarie Infrastructure. La, primera cuenta con el 51% de la BidCo, mientras que los fondos son titulares de un 24,5% cada una. El plan fijado es que la pública venda, posteriormente, parte de su participación a otros inversores institucionales. El 88% de ASPI se ha tasado en unos 8.000 millones de euros.

Más crecimiento para Abertis

Otra de las apuestas decididas del mayor grupo español de infraestructuras es Abertis, donde cuenta con la mitad del capital. Tras las inversiones de la concesionaria en 2020, Pérez ha subrayado que el objetivo sigue siendo el crecimiento. Abertis se hizo el año pasado con la mexicana Red de Carreteras de Occidente (RCO) por 1.500 millones de euros, y compró la mayoría en la estadounidense Elizabeth River Crossing por 1.000 millones.

El presidente de ACS ha abordado el desplome del tráfico en las concesiones de Abertis, de una media del 21% en la intensidad diaria del tráfico durante 2020, debido a las restricciones a la movilidad. Un problema "coyuntural" que ha lastrado el beneficio neto del grupo constructor en 280 millones de euros. Pese a ello, Abertis entregó el año pasado 875 millones en dividendos, abonados entre abril y noviembre, y tiene el compromiso de repartir 600 millones en 2021 y 2022.

"Uno de los retos de ACS es equilibrar el peso de las actividades de construcción y gestión de infraestructuras", ha advertido el presidente. La empresa cuenta con una cesta de 90 concesiones que suman 53.400 millones de inversión. De esta cifra, 1.000 millones han sido comprometidos por ACS de forma directa y dos tercios están ya desembolsados. La compañía tiene localizadas oportunidades de inversión por 250.000 millones en sus principales geografías.

Normas
Entra en El País para participar