Los expertos critican la falta de cooperación entre comunidades en la gestión de la pandemia y piden reforzar la sanidad

Preocupa especialmente la falta de detección de cánceres como consecuencia de la pandemia del coronavirus

La ministra de Sanidad, Carolina Darias
La ministra de Sanidad, Carolina Darias Europa Press

La pandemia del coronavirus nos ha dejado ya importantes lecciones, como la necesidad de reforzar el sistema nacional de salud, según ha dicho esta mañana la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en el foro La salud pública más allá del Covid, organizado por la cadena SER, EL PAÍS y Cinco Días. Para Darias, el sistema nacional de salud es el buque insignia del estado del bienestar y cada vez tenderá más hacia una "Unión Europea para la salud". Además, ha anunciado la aprobación de la estrategia de cáncer en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Este encuentro, organizado por diferentes medios del Grupo PRISA, contaba también con una mesa de diálogo sobre la incidencia de la pandemia en el diagnóstico y el seguimiento de otras enfermedades como el cáncer y las enfermedades raras, formada por Begoña Ortiz, enfermera del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Montserrat Morales, médico del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, y Eduardo Díaz-Rubio, catedrático emérito de Oncología y presidente de la Real Academia Nacional de Medicina de España y moderada por Emilio de Benito, periodista de EL PAÍS.

Morales ha defendido las consultas telemáticas para estar en contacto con los enfermos en medio de la pandemia, especialmente a través de videollamadas. "De todo esto que nos ha ocurrido tenemos que aprender para llegar mejor a nuestros pacientes", ha añadido Morales. Por su parte, Díaz-Rubio ha destacado las consecuencias "severas" que tiene dejar de lado la detección precoz del cáncer y cómo puede afectar a la calidad de vida, dada la incidencia de esta enfermedad, que produce el 27% de la mortalidad. "Uno de cada tres españoles a lo largo de este siglo va a padecer un cáncer", asegura Morales, quien también ha señalado que "desde febrero del año pasado, en el campo de la oncología se ha producido un frenazo en todo lo que se refiere al cribado, la detección de cáncer oculto". "Se han dejado de hacer muchas mamografías, conoloscopias y citologías y mucho PSA y se han perdido oportunidades de diagnóstico", ha añadido Díaz-Rubio. Este catedrático de oncología ha destacado también qeu durante mucho tiempo se han hecho solo cirugías urgentes, no preventivas.

Mientras, Begoña Ortiz, ha reclamado más atención a domicilio por parte de los enfermeros así como valerse de los medios digitales para compartir la historia médica electrónica entre los centros de salud. Para Díaz-Rubio, es evidente que la mortalidad por cáncer aumentará en unos años hasta en un 30% ya que "el cáncer es una enfermedad prioritaria que ha pasado a ser secundaria". Los tres miembros de esta mesa de diálogo coinciden en que la pandemia tamibén "ha traído cosas buenas" para la medicina en referencia a la implantación de consultas por teléfono y telemáticas.

Este foro sobre salud ha contado también con la participación de Salvador Casado, médico de familia y comunicador en temas de salud, quien, en su ponencia "El coste de sacrificar la prevención" que ha tratado sobre lo que el Covid ha significado para el sistema de salud, ha destacado la fatiga del personal del sistema de salud español tras la pandemia. "Los fusibles del sistema sanitario de salud han saltado varias veces y son fusibles humanos, personal sanitario", ha asegurado este médico, quien también ha dicho que en el año de la pandemia "lo urgente se ha llevado por delante lo importante".

Casado ha destacado también que, a pesar de la creación del Hospital Isabel Zendal, que ha calificado como "estupendo", no se ha aumentado la "capacidad resolutiva real" al no incrementar la dotación de nuevo personal, las plantillas orgánicas. Este médico también ha destacado la descoordinación enter los sistemas autonómicos de salud, que se ejemplifica en el fracaso de la aplicación Radar Covid, una "inversión milloniaria" que no ha servido cómo se esperaba. Casado ha criticado también que los sistemas de información no estén unificados para poder trabajar con Big Data y que la información circulara entre comunidades con más agilidad. Algunas comunidades han sido menos transparentes que otras.

Casado insiste en tomar "conciencia de los límites del sistema sanitario, ya cansado antes de la pandemia" y pide un plan para recuperar a los profesionales sanitarios "agotados" así como otro para mejorar la coordinación entre los sistemas sanitarios autonómicos.

En la otra mesa de diálogo de este foro sobre sanidad, "Pronóstico y tratamiento de la Salud y la Sanidad Pública", María Neira, directora del departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud y miembro del consejo científico de la Fundación España Salud, ha defendido que la pandemia nos ha enseñado que "los países que invierten en investigación son países ganadores".

Por su parte, Rafael Bengoa, médico experto en gestión de salud pública y exconsejero de Sanidad y Consumo del Gobierno vasco, ha señalado que el Covid ha amplificado las desigualdad ya existentes en un país como España. "Es paradójico ver cómo el sistema nacional de salud sea el que ha salvado la situación y que la sociedad, como ve que no está bien atendida, comienza a buscar refugio en seguros privados de salud", comenta Bengoa.

Para Rafael Matesanz, nefrólogo y creador de la Organización Nacional de Trasplantes, el resultado de la gestión de la pandemia es consecuencia de los recortes en Sanidad de los últimos años. "Todos estos años de recortes nos han hecho llegar en muy malas condiciones para afrontar la pandemia". "Hemos de repensar nuestro sistema sanitario", añade Matesanz, que pide elevar el gasto en Sanidad hasta el 7,5% del PIB y dedicar el 25% de ese gasto a la atención primaria y también "sacar a la sanidad del debate político", ya que la lucha política ha sido tan tóxica como el virus.

Matesanz ha criticado también la enorme rotación en el Ministerio de Sanidad, ya que, desde el año 2000 hasta la actualidad han estado al frente de esta cartera 15 ministros diferentes sin tener "ni más remota idea sobre lo que es la sanidad" y que, además, "han necesitado un tiempo de aclimatación al puesto". Para Matasanz, todos los partidos que han gobernado "han dejado la sanidad en el apartado de 'varios'" y, "cuando viene la crisis sanitaria más grande de los últimos años, se ha decidido que ese ministerio empequeñecido asuma toda la gestión". "Resulta, simplemente, ridículo", apostilla Matesanz, quien también echa en falta una estructura de coordinación entre ministerio y comunidades.

Mientras, Bengoa señalado que empieza "muchas reuniones con grupos relativamente grandes preguntando "¿quién está al mando?" y recibo 30 respuestas diferentes porque nadie lo sabe". "No queda muy claro en estos momentos quién está al mando y qué estrategia está empleando", critica Bengoa.

Normas
Entra en El País para participar