El Ibex salva la semana y los 8.100 con el impulso de Acciona y Repsol

Las Bolsas europeas cotizan al alza con la libra esterlina en máximos de tres años

Ibex 35 pulsa en la foto

Los inversores recuperan poco a poco la confianza. En una semana marcada por el repunte generalizado de las rentabilidades en el mercado de deuda, las Bolsas intentaron en la recta final de la semana dejar atrás las dudas que dominaron en las últimas sesiones. El Ibex no fue una excepción a esta corriente. Si bien el selectivo español no logró recuperar los 8.200 puntos que marcó el lunes al cierre, el viernes se sacudió las pérdidas y tras tres días a la baja concluyó con un alza del 1,16%, subida que le permitió savar la semana (avanzó un 1,2%) y recuperar la cota de los 8.100 puntos. Este desempeño fue suficiente para retornar a las ganancias en el año. Aunque modestas (0,96%) al menos consigue dejar atrás los números rojos que llegó a registrar al cierre del jueves, cuando en el balance anual se dejaba un 0,19%.

En una semana en la que hubo más dudas que certezas, Acciona y Repsol se erigieron como los protagonistas indiscutibles con alzas del 17,3% y el 12%, respectivamente. Después de que el jueves la empresa que preside José Manuel Entrecanales se anotara el mayor ascenso desde mayo de 2020 (11,46%), el viernes prolongó los ascensos (4,19%), unas subidas que obedecen a los planes de la compañía de sacar a Bolsa al menos el 25% de su filial de energías renovables. Repsol concluyó el viernes con una subida del 3,97% un día después de presentar los resultados de 2020 (perdió 3.289 millones), año marcado por el deterioro de los activos y la caída de los precios del crudo. A pesar del agujero causado en sus cuentas los inversores y firmas de análisis recibieron con optimismo las cifras y los mensajes lanzados por el equipo gestor. De hecho, algunas casas como Credit Suisse aprovecharon para elevar el precio objetivo a los 10,8 euros, lo que supone otorgarle un potencial del 8,6%. IAG cierra el podio de los valores más alcistas de la semana (11,45%).

El resto de Bolsas europeas cierran la semana con signo mixto mientras en EE UU al cierre de los mercados europeos el Dow Jones lograba revalidar sus máximos históricos.

Mientras la renta variable intenta poco a poco recuperar la tendencia alcista imperante en las primeras semanas del año, en la renta fija se imponen las pérdidas, un resultado que obedece al repunte de las rentabilidades. Si bien es EE UU el mayor exponente de esta corriente, con el bono a diez años en el 1,34%, su nivel más alto en un año, las subidas se trasladan a otras referencias. El bund, aunque continúa registrando rendimientos negativos, se sitúa en máximos de junio (-0,305%), mientras el bono español, que arrancaba el año en el 0,047%, cerró el viernes en el 0,35%. No escapó a esta corriente la deuda italiana, que después de marcar mínimos la semana pasada (0,45%) ante las expectativas generadas por el nombramiento de Mario Draghi, concluyó el viernes en el 0,62%, el mayor ascenso semanal desde abril.

“Los mercados se han vuelto optimistas en cuanto a la recuperación, en un grado que parece justificado en EE UU, pero exagerado en la zona euro”, señalan desde Bank of America, que no descartan que a cierre de año el bono a 10 años estadounidense se sitúe en el 1,75%. La cogida de pendiente de las curvas de deuda obedece en gran medida al plan fiscal de la Administración Biden, programa del que algunos demócratas empiezan a poner en duda su volumen. El objetivo es evitar un repunte inesperado de la inflación, hecho que de produci se debería al alza de las materias primas más que al crecimiento económico. No obstante, los bancos centrales han querido zanjar cualquier duda sobre una eventual subida de tipos. En las actas de la pasada reunión el BCE advirtió que el alza de tipos de los bonos no es señal de más inflación en la zona euro.

En el mercado de divisas, el euro sube frente al dólar, un 0,4% y se sitúa por encima del nivel de los 1,21. Por su parte, la libra esterlina sigue al alza y toca los 1,40 dólares, impulsada por el éxito del programa de vacunación del país, que ha permitido vacunar a 16,5 millones de personas.16,5 millones de personas. La libra acumula un alza de más del 22% desde mazo de 2020 y cotiza en máximos de tres años.

"Desde el año 2016, cuando los ciudadanos británicos acudieron a las urnas para votar por la salida de Reino Unido de la Unión Europea, la volatilidad en la libra esterlina se incrementó debido a la incertidumbre que se avecinaba en Europa. A partir de ese momento, la divisa británica ha tenido muchas oscilaciones, viéndose seriamente castigada con la llegada del coronavirus, ya que el Banco de Inglaterra (BoE) se vio obligado a reducir las tasas de interés al 0,10%, provocando una debacle en la libra, que perdió un 13% respecto al dólar. Ahora, el Canciller de Hacienda Rishi Sunak, ha comentado que “por ahora la entrada de tipos negativos se descarta en Reino Unido”, con las esperanzas puestas en la recuperación de la economía gracias a las ayudas públicas. Este hecho ha impulsado a la libra", resume Diego Morín, de IG.

El mayor apetito por el riesgo y la recuperación progresiva de la movilidad están sirviendo de impulso al crudo. Pero los ascensos registrados en las últimas jornadas, en las que el Brent ha llegado a tocar máximos de 13 meses, se han visto reforzados por las heladas en Texas que han paralizado la actividad en las refinerías en el estado. El Brent se anota un 1,15% en la semana, hasta los 63 dólares, mientras el Texas se sitúa al filo de los 60.

Normas
Entra en El País para participar