Banca

Sabadell convoca junta en la que se ratificará a González-Bueno como CEO y eliminará las funciones ejecutivas de Oliu

La reunión con los accionistas se celebrará en Alicante el 26 de marzo

César González-Bueno (derecha) ganará más que Jaime Guardiola (izquierda), pero menos que Josep Oliu
César González-Bueno (derecha) ganará más que Jaime Guardiola (izquierda), pero menos que Josep Oliu

Banco Sabadell ha convocado a sus accionistas en junta general ordinaria a las 12.00 horas del próximo viernes 26 de marzo, en Alicante, para someter a votación la ratificación y nombramiento de César González-Bueno como consejero delegado de la entidad, y un cambio en los estatutos sociales para restar funciones ejecutivas a su presidente, Josep Oliu, como adelantó este periódico.

Además, llevará al escrutinio de los accionistas el nombramiento de Alicia Reyes Revuelta como consejera independiente, y las reelecciones de Anthony Frank Elliott Ball y de Manuel Valls Morató, ambos también con carácter de independiente.

Así, a partir de esa fecha Oliu dejará de contar con funciones ejecutivas. Según indicó en la rueda de prensa correspondiente a los resultados del ejercicio 2020, fue él mismo quien propuso al consejo que el cambio de modelo se realizara ahora, como consecuencia de la sucesión del CEO. Aunque es cierto que esta propuesta está inducida por el Banco Central Europeo (BCE), organismo que no quiere presidentes ejecutivos en la banca. Considera que el CEO debe ser el primer ejecutivo. Además, el establecimiento de este nuevo modelo supone alinearse también con las recomendaciones de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), que insta a las entidades a limitar las funciones ejecutivas de la presidencia.

Como es habitual en este tipo de citas, los accionistas también tendrán que dar su visto bueno a la política de remuneraciones de los consejeros, al límite máximo aplicable a la retribución variable, así como a los informes de gestión, las cuentas anuales y el documento del Estado de Información No financiera, entre otros.

En  este caso, González-Bueno cobrará más que su antecesor, Jaime Guardiola, al convertirse en el primer ejecutivo, mientras que Guardiola, que se jubila, era el número dos del banco. 

De esta forma, según consta en el informe anual de remuneraciones, el nuevo consejero delegado tendrá un salario fijo de 2 millones de euros y unos 2.230 euros en beneficios sociales y retribución en especie. Además, una vez tenga pleno efecto su nombramiento y con el cumplimiento de objetivos al 100%, podrá alcanzar una retribución variable a corto plazo de hasta 600.000 euros y el mismo importe pero en concepto de variable a largo plazo basado en la consecución de objetivos anuales y plurianuales.

De esta forma, César González-Bueno cobrará más que su predecesor. Jaime Guardiola, percibió una retribución total de 1,463 millones de euros por su labor durante 2020, una cifra un 39,34% inferior a los emolumentos correspondientes al ejercicio previo.

 

Normas
Entra en El País para participar