Energía

Imaz asegura que aún no ha decidido entre sacar a Bolsa su negocio de renovables o dar entrada a un socio

Anticipa que a pesar de la recuperación en los precios de las materias primas la compañía seguirá en "modo resiliente" hasta 2022

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, en una imagen de archivo.
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, en una imagen de archivo.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha asegurado que la compañía aún mantiene abierta tanto la posibilidad de sacar a Bolsa su negocio de renovables como la de dar entrada a un nuevo socio. En una conferencia con analistas para presentar los resultados de 2020, Imaz explicó que la empresa se encuentra analizando todas las posibilidades, ya que cada una de las opciones tiene sus ventajas.

En ese sentido, el ejecutivo de Repsol  se dio un plazo de 18 meses para terminar de concretar la operación. "Veremos cuál de las dos opciones nos ofrece una mejor manera de crecer en renovables, compitiendo de la manera correcta, teniendo el vehículo financiero adecuado, reduciendo el coste de capital del negocio. Pero estamos preparados para ambas posibilidades", expresó.

No obstante, Imaz recalcó que este negocio se ceñirá a la generación de renovables, sin incluir clientes del mercado minoristas ni otras actividades. "El perímetro será la producción renovable y nada más que producción de energía", indicó. Además, el consejero delegado de la energética descartó realizar cualquier compra en renovables y subrayó que la "prioridad es crecer en este negocio de forma orgánica".

Por otro lado, Imaz, explicó  que la compañía afronta 2021 con la previsión de que el precio del petróleo alcance una media de 60 dólares por barril, aunque destacó el contexto de volatilidad e incertidumbre por la pandemia. Por ello, anticipó que la compañía continuará en el "modo resiliente" durante la primera fase de su plan estratégico. 

En este contexto, prevé que su producción media ronde los 625.000 barriles diarios en 2021 y mantiene el objetivo de que este indicador se sitúe en los 650.000 barriles en el conjunto del plan estratégico. Con estas premisas estima que el Ebitda, en términos ajustados, puede alcanzar los 5.300 millones de euros, lo que supondría un incremento del 30% con respecto a 2020.

Percibió 3,68 millones en 2020

Según consta en el informe anual de remuneraciones de los miembros del órgano rector de la petrolera remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Josu Jon Imaz, percibió una retribución total de 3,685 millones de euros en 2020, casi un 5% menos que los 3,878 millones de euros del ejercicio anterior.

De esta cifra total, 1,2 millones de euros correspondieron al sueldo, mientras que 865.000 euros fueron en concepto de retribución variable a largo plazo y 784.000 euros a corto plazo. Además, el directivo percibió 177.000 euros en otros conceptos de remuneración fija, así como otros 177.000 euros por pertenencia a comisiones del consejo.

Normas
Entra en El País para participar