Elecciones catalanas

Cataluña registra una participación del 53,5 %, la más baja de la democracia

La participación cae 25 puntos respecto a 2017

Una persona desinfecta sus manos con gel hidroalcohólico antes de depositar su voto en el polideportivo Can Ricart del barrio del Raval de Barcelona.
Una persona desinfecta sus manos con gel hidroalcohólico antes de depositar su voto en el polideportivo Can Ricart del barrio del Raval de Barcelona. EFE

Las elecciones al Parlament de este domingo, celebradas en plena pandemia de Covid, han registrado una participación del 53,53 % -con el 97,54 % escrutado-, la cifra más baja en unas elecciones en Cataluña desde la recuperación de la democracia.

Este porcentaje de participación supone 25,4 puntos menos que en las autonómicas de 2017, cuando la afluencia a las urnas alcanzó un récord del 79% al final de la jornada.

El el conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat, Bernat Solé,  ha atribuido el descenso de la participación al contexto de pandemia y también al "voto por correo masivo", que se ha incrementado un 350% respecto a los anteriores comicios y que, según Solé, aumentará las cifras de participación cuando se incorpore al resto de votos.

Por provincias, a las 18 horas, en Barcelona la caída en la participación era de 22,6 puntos, ya que hasta esa hora había acudido a las urnas el 45,92% del censo (68,58% en 2017). En Lleida, había votado el 46,16% (66,65% en 2017); en Girona el 47,09% (68,16% hace cuatro años), y en Tarragona el 42,84% (66,84%).

El conseller destacó con datos de las 18 horas que, en comparación a las elecciones catalanas del 2012, hay un descenso de 10 puntos, y respecto a los comicios de 2010, un descenso de 3 puntos.  Además ha destacado la comparativa con otras elecciones celebradas también en un contexto de pandemia, como las de Galicia y Euskadi, que consiguieron respectivamente un 49% y un 50,8% de participación.

Más de 5,5 millones de catalanes estaban convocados este domingo a las urnas en unas elecciones marcadas por la crisis sanitaria que podrían dejar el Parlament más fragmentado de la historia, con un escenario postelectoral incierto, de difícil gobernabilidad y sin pactos claros.

A las 13 horas, el 22,78% de los electores ya había acudido a las urnas, casi 12 puntos menos respecto a los comicios de 2017, cuando a la misma hora ya había votado el 34,7% del censo.

Normas
Entra en El País para participar