Alimentación

La antigua Panrico pierde 19 millones pese a mejorar ventas un 24%

Los números rojos de Bimbo Donuts Iberia en 2019 fueron un 56% inferioresa los del año anterior

Fabrica de Bimbo en Santa Perpètua de Mogoda, Barcelona.
Fabrica de Bimbo en Santa Perpètua de Mogoda, Barcelona.

Bimbo Donuts Iberia, una de las sociedades que componen el grupo Bimbo y que aglutina la actividad productiva y comercial de la antigua Panrico, registró una pérdida individual de 19 millones de euros en el ejercicio 2019, del que acaba de depositar sus cuentas anuales en el Registro Mercantil.

Unos nuevos números rojos que, eso sí, son un 56% inferiores a los que tuvo en 2018, cuando se elevaron por encima de los 43 millones, una mejora que se explica por dos aspectos principales: el aumento de la facturación y los menores deterioros aplicados.

En cuanto al primer punto, los ingresos ascendieron hasta los 489 millones de euros, un incremento del 24%. Este no se debe a un repunte orgánico de las ventas, sino a una reestructuración que Bimbo llevó a cabo entre sus principales filiales españolas a finales de 2018. En concreto, la matriz decidió trasladar a Bimbo Donuts la facturación a clientes finales que antes llevaba a cabo Bimbo SA, que aglutina la actividad de la fábrica del grupo en Solares (Cantabria) y Madrid, y bajo la que se encuadraban las ya cerradas de Granollers y Mallorca.

Esto explica que, por un lado, la facturación de la primera repuntase ese 24% en 2019, y que la de la segunda retrocediese un 35%, hasta los 171,1 millones, según las cuentas también depositadas en el Registro Mercantil y accesibles a través de la herramienta Insight View.

Pero a esto hay que sumar, además, que desde 2019 Bimbo Donuts también asumió la “actividad de transporte y distribución comercial” que llevaba a cabo otra de las sociedades del grupo, Bimbo Martínez Comercial. El objetivo, según explican los estados financieros, es “simplificar la estructura (...) permitiendo una mayor eficiencia y coordinación dentro del grupo español, obteniendo las sinergias correspondientes”. Como resultado también se traspasaron los activos, pasivos y personal relacionados con esa actividad.

Movimientos con los que Bakery Iberian Investments, la matriz del grupo en España, quiere dar un mayor empaque a la antigua Panrico y sacarla de las profundas pérdidas que venía encadenando.
“La sociedad y su accionista único han implementado durante los dos últimos ejercicios un plan de reorganización empresarial que incluye medidas y optimizaciones en el ámbito productivo, comercial y logístico que el administrador único espera que permita a la sociedad la consecución de resultados positivos en los próximos ejercicios”, dice la memoria financiera de Bimbo Donuts, que muestra un fondo de maniobra negativo de 53,4 millones.

Bajo esta sociedad se enmarcaban a cierre de 2019 cinco fábricas de bollería y pan. La de Donuts ubicada en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona); otra en Zaragoza, Valladolid, Puente Genil (Córdoba) y la del polígono de Las Mercedes de Paracuellos del Jarama, en Madrid, sede del grupo. También aglutina la actividad de las delegaciones comerciales.

Bimbo SA, con resultado de explotación positivo


La actividad productiva del grupo Bimbo en España se divide, básicamente, en dos: la que acomete Bimbo Donuts, la antigua Panrico y ahora la que más produce; y Bimbo SA, bajo la que operaba en España antes de la adquisición de la que fue dueña de los populares Donuts. Esta, Bimbo SA, registró en 2019 un resultado de explotación positivo de 950.000 euros por la pérdida operativa de 38,4 millones de 2018.
Esto se debió a los menores deterioros (7 millones frente a 20) y al desplome de los costes ligados a las operaciones comerciales y de distribución traspasadas a Bimbo Donuts. Ahora las ventas de Bimbo SA, de 171 millones, son intragrupo, mientras que la facturación a terceros es ahora de la antigua Panrico.

Normas
Entra en El País para participar