España en la era Biden

El cambio de Gobierno debería favorecer la entrada de las empresas internacionales al mercado más atractivo del mundo.

Las instituciones o empresas, nacionales, internacionales o multilaterales no existen en realidad, son personas jurídicas que gestionan personas físicas. Así la subjetividad es parte del juego. EEUU acaba de iniciar una nueva era cambiando una sola persona. Con Joe Biden será un país distinto al de Donald Trump. El cambio se va a notar. Aunque, no hay que olvidar que quien gobierne el país, que todavía es el 25% del PIB mundial, lo hará para proteger los intereses de sus ciudadanos y no los del resto del mundo.

Biden tiene una situación privilegiada para impulsar reformas, con el control de la Presidencia y de ambas cámaras, algo que no se daba desde 2008 a 2010 con Obama. Seguro que tendrá que negociar, con su partido, y también con los Republicanos, las reformas legislativas más profundas. Si bien su experiencia de 30 años como senador y ocho como vicepresidente asegura su capacidad de lograr consensos con políticos de distintos signos.

Biden ya ha dejado claras sus prioridades: superar la crisis sanitaria originada por el Covid-19, con medio millón de muertos y en sus peores momentos y reactivar a la economía. El desempleo está estancado por encima del 6.5% y existe una grave situación de algunas industrias y un buen número de pymes. La recuperación no será en forma de V, ni U, ni L ni W sino de K, con una desigualdad significativa entre sectores.

La mitad de los americanos avala la gestión de Trump en lo económico; pero sus excentricidades han deslucido su éxito. Biden ganó en los condados que representan el 70% del PIB, pero si el nuevo presidente no acierta será la clave de Trump para su anunciado regreso…En cualquier caso, Biden comienza a lo grande; un nuevo paquete presupuestario por casi 2 billones europeos de dólares. Su objetivo es múltiple, incluye proporcionar ayudas a los más desfavorecidos, pymes y gobiernos locales, y financiación de vacunas y pruebas de Covid-19. Una cuestión es cómo podrá asumir el coste de los distintos paquetes de estímulo que ya se han aprobado más el que está impulsando Biden, todo con una ratio entre deuda pública y PIB supera ya el 127%, la mayor de la historia.

La actitud de Biden de multilateralismo ya ha sido demostrada con decisiones de aplicación inmediata; volver a unrse al Acuerdo de París sobre cambio climático o el regreso a la OMS. La normalización de las relaciones (políticas y comerciales) con sus principales socios, UE incluida, es una de las prioridades de Biden. Hay que estar muy atentos para adelantarse en cuanto las reglas estén claras.

Aboga además por un orden internacional basado en reglas, liderado por EE.UU., con énfasis en reducir las barreras comerciales, pero estableciendo estándares de comercio globales.

En este contexto habrá algunos sectores especialmente interesantes para empresas extranjeras y en algunos, las españolas tienen ventajas que hay que aprovechar:

• Energías renovables y tecnología limpia: el objetivo de Biden de cero emisiones de carbono netas antes de 2050 aumentará de forma dramática la demanda de tecnología para este sector. España es líder en generación eólica, ocupa la 1ª posición en el ranking europeo de instalación de potencia/año, mantiene la 5º posición en el ranking mundial de potencia instalada y 2ª posición en Europa. Tiene mucho potencial de negocio.

• Tecnología: el Covid-19 ha acelerado 5 años la transición hacia una economía digital y ha incrementado exponencialmente el uso de tecnologías avanzadas como la inteligencia artificial. La congelación de la inmigración, que afecta a la disponibilidad de ingenieros ofrece oportunidades para empresas y profesionales que puedan proporcionar productos y servicios desde fuera del país.

• Biotecnologia/Farma: todo lo que ayude a luchar contra Covid-19 tendrá una demanda casi ilimitada. La necesidad de reducir costes sanitarios, el 18% PBI, es inmensa. Su intención es mantener y desarrollar Obamacare, por lo que seguirá aumentando la demanda de innovación en este sector y en España tenemos farmacéuticas punteras. Algunas ya implantadas en EE.UU.

• Infraestructuras: Hay una enorme necesidad de reparación y de nuevas obras en muchas ciudades, y trenes de alta velocidad y gestión de infraestructuras. España tiene varias de las empresas más grandes del mundo en esta especialidad.

• Servicios virtuales: la pandemia ha reducido enormemente la importancia de la ubicación geográfica de las personas, Son mucho más relevantes el talento y la flexibilidad. Esto abre oportunidades a empresas y profesionales de todo el mundo que proporcionen servicios de valor a distancia.

• Reshoring / nearshoring: Las disrupciones sobre las cadenas de suministro ocasionadas por Covid-19 han creado una tendencia a recuperar la producción doméstica o trasladarla a países cercanos o de bajo riesgo. Empresas que puedan abrir centros de producción en EEUU o en Méjico (gracias al tratado de libre comercio) tendrán acceso a oportunidades de gran interés.

• Productos castigados por aranceles durante la era Trump, como vinos, aceite de oliva, quesos, aceitunas podrían verse favorecidos por una menor tensión comercial. Y en esto somos el número 1 de Europa.

• Marihuana: No es broma. En los últimos años ha existido una legalización progresiva del consumo, posesión y comercialización de los productos derivados de esta planta que se extenderá a las leyes federales y ha disparado las inversiones. En España ya hay varias empresas solicitando licencia para cultivar.

En conclusión; con el nuevo presidente Biden se abre en EEUU una nueva era comercio internacional, relaciones con la UE o inmigración que se verán afectados, seguro, por cambios que deberían favorecer la entrada de las empresas internacionales al que sigue siendo el mercado más atractivo del mundo.

España tiene que estar de los primeros en la línea de salida. Para eso no solo hacen falta empresarios con iniciativa y coraje; también un Gobierno que lleven a cabo una campaña coordinada de promoción y creación del clima favorable para emprender la gran gesta de reconquistar EEUU.

 Gonzalo Garcia/ Raúl Peralba son CEO (Washington)/ Director (Madrid) de Markentry USA