Banca de inevrsión

JP Morgan divide su negocio en España entre sus matrices de Alemania y Luxemburgo

Liquida la sucursal con la que operaba en España, que dependía de Londres

JP Morgan divide su negocio en España entre sus matrices de Alemania y Luxemburgo

El Brexit ha provocado una reestructuración de JP Morgan en España. Según publica el BOE de ayer, el primer banco de inversión del mundo ha clausurado la sucursal con la que operaba en España, JP Morgan Securities Plc. Y ha hecho dependen su negocio en el país de dos sociedades.

JP Morgan operaba en España a través de una sucursal que dependía de una sociedad radicada en el Reino Unido, JP Morgan Securities Plc. La UE permite que una entidad registrada en uno de los países miembros pueda operar en el resto de países del club comunitario a través de una sucursal que dependa de esa sociedad, sin necesidad de abrir filiales en cada uno de los países. Algo que permite a los bancos aligerar su estructura y reducir la burocracia. La CNMV y el Banco de España comparten la supervisión con los reguladores del país de origen, así como la normativa a aplicar.

El problema está con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, plenamente en marcha desde el 1 de enero. Esto ha provocado que los grandes bancos internacionales, que administraban desde Londres toda su actividad en la UE, busquen nuevas localizaciones. Y que esas sucursales, ligadas a la matriz inglesa, con las que operaban en países como España, Francia o Italia dejen de poder estar operativas. Es decir, los grandes bancos se quedaban sin un paraguas para poder operar en la UE.

Así los grandes bancos internacionales se han visto obligados a reestructurarse internamente para blindar su actividad ante el Brexit. Han constituido nuevas sociedades en países que permanecen en el club europeo y de las que han hecho depender su negocio en el resto de geografías del club.

En el caso de JP Morgan, ha decidido escindir su negocio en España. Y ha creado dos sucursales. Una es JP Morgan AG, que depende de Alemania, que administrará la mayor parte del negocio del banco en España. La otra es JP Morgan Bank Luxembourg, con sede en este país, orientada a las divisiones de ventas y comercialización de productos de tesorería.

Pese a que el BOE se demorase hasta ayer en recoger la autorización del Banco de España a este movimiento, JP Morgan opera de este modo desde el mes de julio. En esencia, nada cambia para los clientes de JP Morgan en España.

 Los grandes bancos de inversión han aprovechado el Brexit para reordenar sus negocios en la UE. Por ejemplo, Morgan Stanley ha eliminado su filial en España, fusionándola con su matriz radicada en Alemania. Ahora opera en España como sucursal de Frankfurt. Credit Suisse, en cambio, ha elegido Madrid como uno de sus centros en la UE postBrexit, de la que depende la actividad en Francia, Italia, Países Bajos y Suecia.

Normas
Entra en El País para participar