Seis fondos todoterreno para atravesar la nueva ola del coronavirus

Son vehículos flexibles, capaces de invertir en muchos tipos de activos

Fondos flexibles españoles pulsa en la foto

Atrás quedó la montaña rusa de 2020, con uno de los desplomes más bruscos de la historia bursátil y de las recuperaciones más rápidas. Con el nuevo año, la promesa de las vacunas convirtiéndose en realidad animó a los inversores, pese al colapso económico provocado por el coronavirus. Ahora, la tercera ola de la pandemia, las nuevas medidas de restricción de la movilidad y los retrasos en la vacunación asustan de nuevo a los mercados.

En este contexto, muchos inversores temen que las Bolsas entren en un nuevo bache y, dado que la renta fija no ofrece apenas rentabilidad, ¿dónde invertir? “Este ejercicio va a estar muy marcado por lo que pase con el Covid-19. El recrudecimiento de los contagios en la tercera ola condicionará los resultados empresariales del primer semestre. El mercado seguirá muy atento a la evolución de la vacunación y qué mutaciones se van dando”, explica Mariano Arenillas, máximo responsable en España y Portugal de la gestora alemana DWS.

En España hay un puñado de fondos de inversión con una orientación flexible, o todoterreno, que tratan de capear las correcciones del mercado. Evitando las pérdidas o al menos minimizándolas.

Sus estrategias de inversión pasan, a la fuerza, por desmarcarse del mercado, por utilizar derivados financieros que sirvan como coberturas, por invertir en activos refugio como el oro y, sobre todo, por tratar de calibrar con la máxima precisión el sentimiento de mercado, para saber cuándo aumentar o reducir el riesgo de las carteras.

1. Anattea Kutema

Esta gestora, creada en 2018, está especializada en la inversión cuantitativa y el retorno absoluto. Su estilo de gestión ha hecho que su fondo Anattea Kutema no haya llegado a estar en pérdidas en ningún momento del difícil ejercicio 2020. Se trata de un fondo global multiestrategia cuyo objetivo es la preservación de capital con una volatilidad máxima inferior al 5% anual, en un ciclo de inversión de veinticuatro meses.

Desde su creación, en marzo de 2018, el fondo ha conseguido una rentabilidad acumulada del 8,2%, sin apenas sobresaltos. Eso, teniendo en cuenta que en su primer ejercicio, el 95% de los fondos españoles acabó con pérdidas.

La amplia flexibilidad que le permite su folleto ha hecho que en la actualidad el vehículo tenga un 65% de la cartera en liquidez. Y un 20% en Bolsa.

“Aplicamos un modelo cuantitativo que analiza el apetito por el riesgo existente en los mercados. En función de lo que nos indica el modelo podemos estar posicionados en activos de riesgo o en activos defensivos”, explica Pablo González, director de inversiones de Anattea.

Otro de los fondos de la gestora, el Anattea Kunié, también logró no estar en pérdidas en ningún momento de 2020 y rentó un 3,88% en el año.


2. Dunas Valor Prudente

La gestora fundada por David Angulo ha tenido como máxima desde su creación la preservación de capital de los clientes y tratar de evitar las grandes caídas bursátiles. “Así vamos a seguir en 2021, buscando primero la preservación del capital y también la generación de valor a largo plazo”, explica Angulo, presidente de la firma.

Los fondos de la gestora están todos clasificados como alternativos o multiestrategia, porque no se ciñen a las categorías tradicionales de Bolsa, renta fija, mixtos... “Nosotros invertimos en toda la estructura de capital de las compañías, buscando en qué parte consideramos que puede haber más valor”, apunta el inversor.

El fondo más comercializado por la gestora en 2020 fue el Dunas Valor Prudente, un producto de retorno absoluto con un objetivo de rentabilidad del euribor más 45 puntos básicos y una volatilidad objetivo del 1%. En 2020, el vehículo consiguió un retorno del 2%.

Este fondo tiene en la actualidad un peso insignificante en Bolsa, y sus principales inversiones se concentran en bonos corporativos (con pagarés y emisiones de Indra, Telefónica, Acciona...).


3. Belgravia Epsilon

Carlos Cerezo, fundador de Belgravia Capital y gestor del fondo Belgravia Epsilon, es uno de los más veteranos gestores españoles con visión de retorno absoluto. Aunque la firma fue adquirida por Singular Bank el año pasado, la filosofía de inversión se mantiene intacta.

Este vehículo ha logrado una rentabilidad desde su origen, en 1999, del 361%. El retorno medio anual en la última década ha sido del 5%. El año pasado, después de sufrir el bache del inicio de la pandemia, en marzo, logró recuperarse con fuerza y cerró el ejercicio sumando un 17%. En la actualidad, ante las dudas que planean sobre los mercados, el gestor mantiene en liquidez el 45% del patrimonio del fondo.


4. Renta 4 Nexus

Se trata de uno de los fondos de retorno absoluto de referencia en la gestora Renta 4. El vehículo, lanzado en 2011, está liderado por Miguel Jiménez, un veterano gestor, que también cuenta con un fondo con estrategia similar, aunque con menor riesgo, el Renta 4 Pegasus. La cartera de estos fondos varía su perfil de forma flexible según las convicciones del gestor.

En los últimos 10 años, el Renta 4 Nexus ha logrado una rentabilidad media anual del 4%, con una volatilidad muy controlada. El Pegasus, por su parte, ha rentado un 2,4% en este mismo periodo.

La exposición a renta variable se mueve con frecuencia y puede ir de cero al 100%, si bien históricamente no ha pasado del 75%. Dentro de renta variable, el fondo invierte principalmente en compañías europeas y el posicionamiento de cartera por estilo, capitalización, sectores o países ha variado significativamente a lo largo del tiempo.

Al cierre de 2020, el gestor tenía un 63% del patrimonio del fondo invertido en bonos, y solo un 4,7% invertido en Bolsa.


5. Torrenova Sicav

Se trata del vehículo histórico de inversión de la familia March y ha mantenido siempre una enorme preocupación por la preservación del patrimonio. Sus gestores prefieren ganar un poco menos de dinero en el largo plazo, pero evitar bruscas correcciones del valor liquidativo del fondo.

La rentabilidad de este vehículo en la última década ha sido moderada, un 1,4% de retorno medio anual, pero con un nivel de volatilidad relativamente bajo.

En los últimos meses, ante el temor de que el mercado de acciones se hubiera vuelto a sobrecalentar, sus gestores han reducido el peso de la Bolsa hasta el 20,4%, y mantienen posiciones sobre todo en bonos.


6. Rentamarkets Sequoia

Al igual que Anattea y Dunas, Rentamarkets es una gestora de nueva creación, pero con gestores que acumulan muchos trienios de experiencia en los mercados financieros. La firma tienen por ahora solo dos fondos de inversión, el Narval, que tiene un perfil de más riesgo, y el Sequoia, que tiene una visión más prudente, pero que ha demostrado ser capaz de generar retornos en situaciones de mercado muy difíciles.

Durante la mayor parte del pasado ejercicio, Rentamarkets Sequoia fue el mejor fondo de inversión del mundo entre los 448 de su categoría. Terminó el año con una rentabilidad del 8,6%.

Ignacio Fuertes, director de inversiones y responsable de renta fija de la firma, explicó durante la presentación de perspectivas para 2021 que han reducido riesgo desde finales del año pasado ante el excesivo optimismo de los inversores y las altas valoraciones, razón por la que no se plantean reducir la liquidez hasta que no se produzca un catalizador en el mercado.

Normas
Entra en El País para participar