Covid-19

Europa refuerza su arsenal de vacunas al dar vía libre a la de AstraZeneca

La vacuna de la compañía británica recibe el aval de la Agencia Europea del Medicamento

Un sanitario muestra un vial de la vacuna de AstraZeneca.
Un sanitario muestra un vial de la vacuna de AstraZeneca. REUTERS

La Comisión Europea aprobó este viernes la vacuna de AstraZeneca frente al Covid-19, pocas horas después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) hubiese recomendado su uso. La autorización llega en pleno conflicto entre el laboratorio británico y la CE, debido a que la compañía ha recortado la previsión de entregas comprometidas a los socios comunitarios alegando problemas en su fábrica belga. Esto ha soliviantado al Ejecutivo de Ursula von der Leyen, que exige que la empresa cumpla sus compromisos contractuales repartiendo desde sus plantas a pleno rendimiento de Reino Unido y, además, poniendo en marcha un mecanismo de control de las exportaciones de las dosis desde territorio comunitario.

La EMA avala la eficacia y seguridad del producto, que ha realizado ensayos con miles de pacientes en diversos países del mundo. Le da validez incluso para mayores de 65 años, aunque reconoce que no tiene datos suficientes del estudio en los ensayos clínicos. Gracias a la recomendación positiva de los expertos sanitarios, la CE otorga la autorización de comercialización condicional, y la distribución comenzará en los próximos días.

A la vez que la autorización y en pleno pulso con la farmacéutica, el vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, y la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, anunciaron la puesta en marcha de un mecanismo de emergencia por el que Bruselas podrá controlar y bloquear las exportaciones a terceros países de los viales producidos en suelo comunitario. El blindaje, aseguraron los portavoces, era la “única opción” que le quedaba a Bruselas, ya que “estamos en una carrera a contrarreloj contra el virus”.

Esta herramienta de contención comenzará a funcionar de forma inmediata y estará disponible durante al menos el primer trimestre de 2021, hasta el mes de marzo. “Tenemos que asegurarnos de que se cumplan todos los acuerdos de compra anticipada realizados por la UE. Estos acuerdos deben ser respetados”, añadió Dombrovskis. La CE incluye en esta vigilancia a los productos de AstraZeneca, Pfizer/BioNTech y Moderna (con aprobación); y las de Janssen, CureVac, Sanofi y Novavax, las otras farmacéuticas con las que Bruselas ha firmado contratos.

Fábricas

Desde ahora, los laboratorios que quieran exportar vacunas que hayan fabricado en algún país de la UE tendrán que enviar una petición a las autoridades nacionales del Estado miembro en cuestión, que deberá tomar una decisión en coordinación con la propia Comisión. Este blindaje, no obstante, excluye el control de las exportaciones hacia un total de 92 países extracomunitarios, entre los que no se encuentran ni Reino Unido, en medio de la guerra abierta entre Bruselas y AstraZeneca, ni EE UU. En la práctica, esta vigilancia recaerá sobre los viales de Pfizer/BioNTech y los de Moderna (que ya contaban con autorización para venderse en la UE) y, desde la tarde de este viernes, también los de AstraZeneca.

En concreto, Pfizer tiene fábricas en Francia, Bélgica y Alemania, y Moderna en España y Francia. Por su parte, AstraZeneca cuenta con plantas en Bélgica y Holanda, además de las dos del Reino Unido, incluidas en el contrato firmado con la Comisión y que en este caso no son entendidos como centros extracomunitarios.

Contrato

Bruselas también publicó, con el consentimiento de AstraZeneca, el contrato hasta ahora confidencial sobre el suministro por el conflicto surgido por el problema en su fábrica belga, que debe proveer a los socios comunitarios. Sin embargo, ese contrato no desvela el calendario de entregas de dosis, aunque recoge la versión de la empresa de que no está obligada a entregar un número concreto de viales, debido a la expresión contractual “mejores esfuerzos razonables” de la empresa en la distribución. El acuerdo también censura el precio del producto, aunque España ya desveló que sería de 2,9 euros por dosis, lo que supone un coste total de 870 millones de euros.

La Comisión, sin embargo, considera que una vez que está aprobado el producto, debe cumplir el compromiso de los calendarios. Y, además, puede utilizar las fábricas del Reino Unido para suministrar a la UE, no únicamente desde Bélgica. En el contrato, se especifica que se utilizarán las fábricas dentro del territorio continental, aunque especifica que “a los efectos de esta sección solo incluirá el Reino Unido”, por lo que las plantas británicas estarían dentro de ese acuerdo. Bruselas piensa que esos centros en las islas están sirviendo a la compañía británica para proveer a Londres por delante de los 27.

Pascal Soriot, consejero delegado de este laboratorio, aseguró que la compañía estaba centrada en aumentar la producción para los 27. “Creemos que hemos solucionado la mayoría de los problemas”, afirmó en una rueda de prensa, y agregó que la productividad debería mejorar rápidamente en los próximos meses.

Soriot destacó el hito de haber logrado una vacuna en menos de un año. “No es simple, es muy complicado”. “Tuvimos problemas que nos llevaron a no producir lo que esperábamos producir, pero estamos tratando de ponernos al día y sabes que no hay mucho más que podamos hacer”.

Normas
Entra en El País para participar