Las herencias, a revisión

Los planes son residuales en las carteras de altos patrimonios

Herencias

Los grandes patrimonios tienen a su disposición multitud de instrumentos de ahorro, de forma que los más tradicionales para el grueso de los contribuyentes, es decir, los planes de pensiones, pese a su atractivo fiscal, son algo muchas veces residual en sus carteras. Más aún ahora que las aportaciones y, por tanto, las deducciones en la base imponible del IRPF se han reducido a 2.000 euros para los instrumentos individuales, aunque en la modalidad de los planes de empresas se haya aumentado hasta 8.000 euros.

“Para los grandes patrimonios con rendimientos del trabajo elevados la cuantía de la desgravación fiscal respecto de sus ingresos es marginal, por lo que tampoco les cambia mucho el panorama, y a los que tienen dinero y viven de él sin percibir rendimientos del trabajo directamente no les afecta nada”, asegura Jacobo Zarco, director de grandes patrimonios de Atl Capital.

Pero mantienen su atractivo en la planificación sucesoria

Más afectadas se ven las rentas medio-altas, al ser las aportaciones deducibles de la base imponible general. De esta forma, “si nuestro marginal es el 45%, podremos deducirnos 900 euros (45% de 2.000 euros), en lugar de los 3.600 euros (45% de 8.000 euros) que podíamos deducirnos hasta 2020”, analiza Paula Satrústegui, socia de asesoramiento patrimonial de Abante.

No hay que olvidar que según los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) las mayores ventajas fiscales benefician a los contribuyentes con más ingresos y patrimonios. De hecho, según sus cálculos, las personas con ingresos superiores a los 600.000 euros al año pueden abaratar su factura fiscal en la próxima declaración hasta los 76.500 euros, frente a las personas con rendimientos anuales inferiores a los 21.000 euros, cuya ventaja fiscal no llega a los 1.700 euros.

No están sujetos al impuesto de sucesiones y el beneficiario puede no ser familiar

Precisamente, la mitad de los declarantes que ingresan más de 60.000 euros utilizan el beneficio fiscal ligado a los planes de pensiones. Es más, según Gestha, el beneficio fiscal para las rentas mayores es casi el doble que para las rentas medias.

Lo que sí mantiene su utilidad es en las herencias. Es la opinión de Paula Satrústegui, socia de asesoramiento patrimonial de Abante, quien explica que el patrimonio de los planes de pensiones se encuentran fuera de la masa hereditaria y pueden ser utilizados como instrumento de planificación sucesoria, por ejemplo, “si queremos que una persona con la que no tenemos vínculo familiar reciba parte de nuestro dinero o si los ingresos de los beneficiarios de los planes de pensiones son inferiores a los nuestros, ya que podrán rescatar el mismo con menor impacto fiscal”.

La deducción de las aportaciones beneficia el doble a las rentas más altas

No están sujetos al impuesto de sucesiones, ni se incluyen en la masa hereditaria. En caso de fallecimiento, los beneficiarios del plan que se hayan designado “tributarán estas cantidades como rendimientos del trabajo en el IRPF, pudiendo decidir el ejercicio o ejercicios en que se cobran y la modalidad que más interese a cada uno de ellos”, recuerda Carolina Mateo, jefe de desarrollo de negocio de Ibercaja Pensión, y destaca que en determinados casos, “como herencias entre hermanos o entre tíos y sobrinos con una tributación sucesoria muy alta, nombrar a estos como beneficiarios del plan de pensiones puede ahorrar muchos impuestos”.

Gerard Segarra, responsable fiscal de Arquia Banca, admite esa ventaja, pero señala que “es especialmente difícil prever qué rentas tendrá el heredero del plan de pensiones el día del fallecimiento del causante. No hay que olvidar que el heredero tributará por esos fondos como de rendimientos del trabajo sujetos a la base general del IRPF”.

 

Normas
Entra en El País para participar