Infraestructuras

Fitch baja el 'rating' de OHL al suelo a la espera de la reestructuración de deuda

La calificación, en un procedimiento estándar, pasa de 'CC' a 'C', a un escalón de perderse las expectivas de recuperación

Luis y Mauricio Amodio, primeros accinistas de OHL.
Luis y Mauricio Amodio, primeros accinistas de OHL.

La agencia de calificación Fitch ha vuelto a cargar a OHL con la bajada de un escalón en el rating, de 'CC' a 'C', a la espera de que la compañía ejecute el plan de recapitalización y recorte de duda anunciado la semana pasada. Tanto la anterior nota como la actual están en la categoría de deuda “extremadamente especulativa”, quedándose la credibilidad de la constructora como pagadora a un paso de entrar en el espacio de “pocas perspectiva de recuperación” (rating RD).

La decisión de Fitch responde a un procedimiento habitual ante procesos de refinanciación de cierta uirgencia. Se produce, de hecho, tras el anuncio de una ampliación de capital, por la que OHL captaría entre 42 y 71 millones de euros, y de la emisión de un nuevo bono para estirar tres años el vencimiento de las dos remesas existentes de bonos con un saldo total de 593 millones. El acuerdo con los bonistas busca la capitalización de parte de la deuda y una quita total de 105 millones. Tras ello, estos inversores coparían alrededor del 17% del capital de OHL.

La agencia afirma que este movimiento se debe a los problemas para repagar un primer vencimiento de bonos por 323 millones en marzo de 2022. La entidad, que habla de un canje de deuda en dificultades (DDE), llama la atención sobre la limitada liquidez del grupo constructor, con 312 millones al cierre del tercer trimestre, y el complejo acceso a la parte de esos fondos que se encuentra bajo el paraguas de empresas conjuntas.

“La posición de liquidez actual de OHL y el flujo de caja esperado no serán suficientes, por sí solos, para hacer frente a los próximos vencimientos de bonos por 593 millones de euros entre 2022 y 2023”, subraya el informe de la agencia. La empresa no ha escondido sus urgencias financieras en los últimos meses.

La previsión de OHL es tener cerrada su recapitalización y el acuerdo con los bonistas en el primer semestre. Fitch, por su parte, prevé mantener deprimida la calificación del grupo hasta que esos hitos se produzcan.

La agencia, que aprecia fortalezas en OHL como su diversificación geográfica y por clientes de peso, no cree ni deja de creer en las posibilidades de OHL antes sus accionistas e inversores, simplemente va a mantenerse a la expectativa. De no llegar los acuerdos, el rating quedará en terrenos de difícil recuperación. Sin embargo, Fitch volverá analizar la solvencia de la empresa si esta recibe el respaldo esperado.

La constructora, cuyo timón está en manos ahora de la familia Amodio, se mostró la semana pasada optimista con los procesos en marcha. Más del 60% de la masa acreedora ha aceptado las condiciones ofertadas a los bonistas, mientras que la familia Amodio ha comprometido la inversión de 37 millones de euros en la ampliación de capital. Con ello, el primer accionista pasará del 16% al entorno del 29%. Los acuerdos serán sometidos a una junta extraordinaria de accionistas previsiblemente en la segunda quincena de marzo.

Normas
Entra en El País para participar