Aberdeen Standard Investments

Ben Ritchie: “Las perspectivas para 2021 no son muy claras, proteger el capital es clave”

Cree cada vez más probable unos primeros meses del año difíciles y ha optado por equilibrar la cartera. Confía en el potencial a largo plazo de la Bolsa europea frente a EE UU,

Ben Ritchie, director de renta variable europea de Aberdeen Standard Investments
Ben Ritchie, director de renta variable europea de Aberdeen Standard Investments

Los augurios del mercado para la Bolsa europea este año son positivos, quizá algo exagerados en opinión de Ben Ritchie, responsable de renta variable europea de la gestora británica Aberdeen Standard Investments. Este experto se muestra cauto con las perspectivas económicas para 2021 y prefiere no jugarlo todo a la carta de la recuperación, la idea en la que el mercado se ha instalado desde el pasado noviembre, con el hallazgo de la vacuna frente al coronavirus. Advierte además de la importancia del análisis y selección de valores, a la vista de que muchas compañías ya habrían agotado el potencial que les corresponde por valoración.

¿Qué perspectivas tiene para la Bolsa europea este año?

Dada la magnitud de la incertidumbre en este momento, las perspectivas están más equilibradas de lo que podamos recordar en los últimos años. Hay argumentos razonables respecto a la inflación, la deflación, un boom cíclico en la segunda mitad del año, la posibilidad de que los valores de crecimiento decepcionen, la continuación de las medidas políticas no convencionales y la reaparición de los temores en torno a la solvencia de la deuda pública. En este contexto, estamos pensando de forma más probabilística, asegurando que nuestra cartera esté equilibrada y que se adapte a una gama más amplia de resultados, en lugar de favorecer uno solo.

¿Se comportará mejor este año la Bolsa europea que la de EE UU, como esperan muchas firmas de análisis?

Europa debería seguir beneficiándose de una reactivación de la economía gracias a los importantes estímulos de EE UU y a una eventual reasignación del dinero que fue a la renta variable estadounidense. Y somos aún más optimistas en el potencial a largo plazo del mercado europeo.

¿Por qué motivo? ¿Qué factores jugarían a favor de Europa?

Europa es ahora líder en la práctica del capitalismo responsable. Tanto si nos fijamos en la forma de gestionar las cuestiones medioambientales, de gobernanza o sociales, las empresas europeas están más centradas en estas áreas y las gestionan mejor que algunos de sus competidores internacionales. Las compañías europeas cuentan también con verdaderos puntos fuertes en materia de propiedad intelectual que están empezando a marcar una diferencia material en el potencial de crecimiento. Están muy por delante del resto del mundo en cuanto a nuevas tecnologías medioambientales. Y se benefician de cientos de años de herencia en la propiedad de muchas de las marcas de consumo más deseadas del mundo. Además, la consolidación en el espacio industrial ha creado gigantes en nichos altamente rentables, de rápido crecimiento y defendibles, como los sistemas de frenado de ferrocarril, los motores a reacción, los ascensores y los compresores industriales.

¿Y la brecha tecnológica frente a Estados Unidos?

Es bien conocido su retraso con respecto a las FAANG, así como su falta de escala en los negocios de plataformas de consumo, pero vemos que se avecina un verdadero cambio a medida que la industria se digitaliza cada vez más, lo que puede permitir cerrar esa brecha tecnológica.

¿Cree que el mercado está siendo demasiado optimista respecto a la pandemia y la vacuna? ¿Hay riesgo de una fuerte corrección?

Las vacunas nos han dado la esperanza de que podemos acercarnos a un punto de casi normalidad a finales de año, aunque parece cada vez más probable que los primeros meses del ejercicio vayan a ser muy difíciles. Sabemos que el mercado puede dar muestras de una exuberancia excesiva en ocasiones, no distinguiendo con suficiente cuidado entre las empresas buenas y las malas. De hecho, muchos valores cíclicos y de valor saldrán de esta crisis con mucha más deuda y con posiciones competitivas innegablemente más débiles. Por ello, la selección de valores será de suma importancia este año.

¿Es probable una rebaja en las estimaciones de crecimiento?

Las perspectivas para 2021 no son muy claras, y hay que tener en cuenta varios riesgos. Es probable que se produzca un avance significativo de la pandemia, aunque las consecuencias económicas se harán más evidentes a medida que finalicen los planes de apoyo del Gobierno, con posibles subidas de impuestos. La protección del capital es fundamental, incluso en momentos en que los mercados parecen centrarse más en los aspectos positivos.

¿Cuáles son sus principales apuestas de inversión?

Nuestras mayores posiciones son ASML, Prosus y Nestlé. ASML ocupa una posición dominante en el sector de fabricación de las máquinas que se utilizan en la producción de semiconductores. Prosus es un holding con varios activos tecnológicos, el mayor de los cuales es una participación en la empresa china de internet Tencent. Las perspectivas de la compañía son sólidas, dado el margen para monetizar aún más su fuerte posición en el mercado. El descuento con el que cotiza sobre el valor de sus participaciones es injustificado. Y Nestlé no es quizás la más emocionante de las inversiones, pero podría aprovechar sus marcas dominantes a nivel mundial para obtener un flujo de caja sólido y creciente a largo plazo.

¿Qué espera de la Bolsa británica una vez acordado el Brexit?

El mercado bursátil británico parece barato en muchos aspectos, pero también es importante tener en cuenta que tiene una alta exposición a áreas más cíclicas como el petróleo y el gas, la minería y los bancos. Hay oportunidades, pero es importante ser selectivo. Dado que más del 70% de los ingresos proceden del extranjero, creemos que se ha exagerado el impacto del Brexit en el rendimiento de la Bolsa británica.

¿Tiene valores españoles en ­cartera?

Somos positivos de forma selectiva en los bancos con posiciones más fuertes, como Bankinter, y también vemos crecientes oportunidades en infraestructuras y energías renovables para las empresas de servicios públicos, lo que debería beneficiar a Iberdrola. Favorecemos también de forma selectiva a empresas como CIE Automotive, Amadeus, Fluidra e Inditex, todas las cuales creemos que tienen perspectivas atractivas a largo plazo.

Normas
Entra en El País para participar