Financiación

Las emisiones de deuda en España repuntaron un 38,5% en 2020

El sector público lideró la activdidad en el mercado de capitales con un crecimiento del 106%

Las emisiones de deuda en España repuntaron un 38,5% en 2020

En 2020 la pandemia invadió todos los ámbitos y el mercado de capitales no quedó al margen de esta corriente. Superados los momentos más críticos cuando el mercado se mantuvo cerrado tras confirmarse los primeros brotes en Europa y las rentabilidades repuntaron con fuerza, las medidas puestas en marcha por los bancos centrales e instituciones públicas para minimizar el impacto de la crisis sirvieron de catalizador para la reapertura del mercado. El resultado de todo ello fue que durante el pasado ejercicio el volumen de emisiones públicas y privadas en España se disparara a los 107.000 millones, lo que supone un crecimiento del 38,5% respecto al año anterior, según las cifras que manejan en Société Générale.

El sector público fue el más activo con un peso del 55%, por encima del 51% que representó en 2019. Entre el reino de España, comunidades autónomas y organismo público como el ICO se efectuaron emisiones por valor de 58.350 millones a través de 14 operaciones sindicadas, un 106% más que un año antes. Para este año, ejercicio en el que los focos estarán puestos en la recuperación y el avance de los procesos de vacunación, los expertos de la entidad prevén una reducción del volumen. Caída que también esperan que se traslade a otros ámbitos como el de las emisiones corporativas y del sector financiero.

En el sector corporativo el volumen de emisiones registrado en 2020 alcanzó los 26.725 millones, un 60,9% más que un año antes. En total se efectuaron 39 operaciones frente a las 23 registradas en 2019. Entre los emisores más activos Iberdrola (3.910 millones), Repsol (3.850 millones) y Telefónica (3.500 millones) se alzan con los primeros puestos del ranking. Para los próximos meses desde la entidad esperan que se reduzca el volumen pues consideran que en los últimos 12 meses se levantó más dinero del esperado. Las ayudas de los bancos centrales sirvieron de impulso para que muchos emisores aceleraran sus planes financiación con el objetivo de refinanciar y construir colchones de liquidez para estar preparados. En el ámbito de las emisiones corporativas significativo fue el regreso a mercado de ACS y Enagás así como las dos operaciones de Cepsa y la acometida con Amadeus, en un momento complicado para el sector.

Dentro del segmento de emisiones financieras, en 2020 la relajación de los requisitos regulatorios se tradujo en una caída de los volúmenes hasta los 21.700 millones. Entre los emisores más activo destacaron Santander (9.000 millones), BBVA (4.250 millones), CaixaBank (3.750 millones), Sabadell (2.000 millones) y Bankinter (1.100 millones). Para 2021 desde Société Générale esperan unos volúmenes similares con un predominio de las operaciones para cumplir con los requisitos MREL. Los expertos de la entidad esperan que el grueso de las emisiones se concentre en la tipología se senior non prefered y senior prefered. Asimismo, los expertos afirman que como ya ha ocurrido en las primeras semanas de 2021 la banca mediana aproveche las buenas condiciones y toda aquellas que el año pasaron no acudieron al mercado lo hagan en los próximos meses para cumplir con los requisitos regulatorios.

Desde el punto de vista de los costes de financiación los expertos de la entidad destacan que las medidas puestas en marcha por el BCE han contribuido al estrechamiento de los spreads y que en la actualidad los diferenciales se sitúan en línea con los registrados a comienzos de 2020 ante del estallido de la pandemia. De cara a la primera mitad del ejercicio los expertos esperan que tanto los spread como los tipos de interés se mantengan bajos hasta que empiecen a vislumbrarse los primeros signos de recuperación.

En 2020 otra de las tendencias obervadas fue el auge de la inversión con cristerios sostenibles. Los emisores sostenibles realizaron un total de seis operaciones. Pero no fueron los únicos. También el sector corporativo y el financiero se sumó a la corriente, una tendencia que esta vez a diferencia de ejercicios pasados tuvo una orientación más social como consecuencia de la crisis desatada por el coronavirus. Al compromiso de los emisores con los criterios ESG desde Société Générale señalan el auge de los fondos que invierten en base a criterios de sostenibilidad, algo que está favoreciendo el auge de estas operaciones. Los expertos del banco creen que lo que a día de hoy es una mera excepción en los próximos años se convertirá en la norma. "Llegará un punto en el que la financiación sostenible será el grueso de empresas, bancos y emisores públicos", apuntan.

Para este año el mercado aguarda con expectación la primera emisión de un bono verde del Reino de España, una operación prevista para la segunda mitad de 2021 y que es de esperar que siga la misma tendencia registrada por las emisiones soberanas de los últimos meses con fuerte demanda. Una buen ejemplo del apetito de los inversores por el papel español y la confianza es que en las cinco emisiones sindicada de 2020 en la que se captaron 52.000 millones, las órdenes de compra alcanzaron los 282.500 millones, una cifra que implica una ratio de sobre suscripción de 5,4 veces.

Normas
Entra en El País para participar