Banca

Alonso: “Pese al año tan complicado EBN logra beneficios récord en 2020 y morosidad del cero”

El banco mantiene su apuesta por retribuir los depósitos y negocia una alianza con una firma extranjera

Logotipo de EBN en su sede en Madrid
Logotipo de EBN en su sede en Madrid

En septiembre de 2015 dos empresarios, José Gracia Barba, exconsejero del desaparecido Banco Popular, y Santiago Fernández Valbuena, que fue director general de estrategia de Telefónica, firmaron la compra de EBN, un banco que pertenecía a Unicaja, Ibercaja, BMN y Banco Ceiss. Este entonces banco de inversión estaba en pérdidas y su actividad se encontraba muy limitada. Ante esta situación, al mercado le sorprendió que dos empresarios españoles decidieran embarcarse en esta aventura, más cuando el negocio bancario pasaba por uno de sus peores momentos. Aún no se había salido de la crisis financiera.

“Era un banco que hasta la crisis financiera lo había hecho bien, ganaba dinero. Pero estalló la crisis y llegó el declive de EBN. La entidad estaba metida en todos los ajos de la crisis, y logra sobrevivir como otros bancos, con la actividad de carry trade”, explica su director general, José María Alonso. Entonces el banco tenía unos ingresos de 500.000 euros y unos gastos de 7,5 millones de euros. Además de tener una estructura muy pesada, con muchos directores generales, recuerdan desde la entidad.

“Lo primero que había que hacer era darle la vuelta al banco. Había que buscar un negocio para casi empezar de cero, aunque sin dejar de hacer banca de inversión para empresas medianas y pequeñas. Entonces creamos un departamento de factoring del sector público para circulante. En 2016 hicimos 16 millones de euros con esta actividad, hoy asciende a 1.000 millones”, comenta Alonso.

“2017 fue el peor año de EBN. Perdió 5,1 millones de euros. Pero el negocio de factoring empieza a crecer, y comenzamos a dar vueltas a la idea de crear un negocio para financiarnos y desarrollamos una titulizadora, e iniciamos nuestra actividad de banca online para clientes particulares. Hoy somos uno de los pocos bancos que no solo no cobra a sus clientes por sus depósitos, sino que les remuneramos. Además, ofrecemos un buen servicio”, declara el primer ejecutivo. Desde julio pasado y hasta noviembre EBN comercializó depósitos remunerados hasta el 1,10%. Una estrategia contraria a la tendencia actual del sector, que lleva años sin ofrecer rentabilidades a los depósitos, consecuencia de los negativos tipos de interés del BCE, y que seguirán varios años.

En octubre dio el salto y lanzó depósitos remunerados exclusivos para empresas, con rentabilidades desde el 0,25% TAE y hasta el 0,40%, en función del tipo de contratación. Su objetivo era captar 100 millones de euros hasta cierre de 2020.

El que era solo un banco de inversión, ahora cuenta con 15.000 clientes particulares que han optado por EBN para incrementar sus ahorros. “Ahora hacemos banca de inversión, servicios de financiación, gestión de patrimonios y banca digital y 500 millones en depósitos”, explica Alonso.

En 2018 crearon una plataforma de fondos. En 2019 el banco cerró con un beneficio de 4,5 millones de euros, y en 2020, uno de los ejercicios peores de la banca en todo el mundo a causa de la pandemia, EBN también cerrará el ejercicio con ganancias.

“El pasado año ha sido nuestro ejercicio estelar. Logramos el equilibrio en la cuenta de resultados en 2018, en 2019 tuvimos ganancias y en 2020 hemos logrado beneficios récord, ganamos más de 10 millones de euros. Además, creo que eso no lo puede decir otro banco, nuestra morosidad es cero. No tenemos impagados. Pese a ello, hemos decidido realizar una provisión ante las incertidumbres que se presentan para este año 2021. Creemos que va a ser un ejercicio muy complejo. Aunque a nosotros la crisis nos ha dejado pocas cicatrices”, subraya este ejecutivo.

El objetivo de EBN para este año es crear una sociedad con otra entidad extranjera, que no tiene presencia en España. Las negociaciones están muy avanzadas y prevén cerrar el acuerdo en breve. “Queremos hacer nuevas actividades especializadas, de ahí que hayamos buscado un socio para hacer financiación especializada”, remarca este director general.

EBN ha realizado 500 millones de euros en refinanciaciones, “pero tenemos capacidad para llegar a los 1.000 millones”, comenta Alonso, quien añade que es cierto que no se necesitan oficinas para hacer banca de particulares, pero “si es bueno tener un edificio, una oficina aunque se haga banca online. El cliente se siente más seguro si toca pared, si ve que hay un edificio desde el que se gestionan sus ahorros”.

EBN cuenta con una plantilla de 90 empleados, y es “uno de los sitios más divertidos para trabajar en banca”, declara José María Alonso, ejecutivo que antes fue director general de Bancoval y CEO de Royal Bank Canadá en España, cargo que dejó para trabajar con José Gracia Barba, presidente de la entidad, y Santiago Fernández Valbuena, vicepresidente. Ambos controlan el 100% del capital de EBN.

Otras claves

A vueltas con la marca. EBN fue creado en 1982 bajo la denominación de Ibérica de Descuento, pero en 1991 se cambia el nombra a Bancaja (marca que adoptó más tarde la caja de ahorros de Valencia). Un año más tarde, en 1992, modifica nuevamente su marca para pasar a denominarse Sociedad Española de Banca de Negocios (EBN). En 2013 sus accionistas -Ibercaja, Unicaja, BMN, Ceiss y Banco Sabadell) encargan su venta. En 2014, Banco Sabadell vende su participación del 15,624%. En 2015 se vende la entidad a sus actuales propietarios.

Sociedades de EBN. El Grupo EBN está compuesto por EBN Banco, EBN Capital Sociedad Gestora de Instituciones de Inversión Colectiva, y EBN Titulización SAU.

Su filosofía. “No buscamos tener cientos de miles de clientes minoristas, sino tan solo el número suficiente que nos posibilite seguir tratándolos de una forma personalizada y con confianza”, señala el banco.

Otros servicios. El banco ofrece otros servicios de valor añadido como financiación a través de la pignoración de carteras de inversión, o productos de inversión alternativa como proyectos inmobiliarios en Estados Unidos, o en tecnológicas no cotizadas. EBN invierte junto a sus clientes.

Normas
Entra en El País para participar