Empleo

Calviño dice a los empresarios que el dinero de los ERTE no puede servir para despedir

La titular de Economía no ha precisado, sin embargo, si el Ejecutivo está dispuesto a flexibilizar la interpretación de la cláusula de mantenimiento del empleo

Antonio Garamendi, presidente de CEOE, en primer plano; y Lorenzo Amor, presidente de la asociación de autónomos ATA y vicepresidente de CEOE.
Antonio Garamendi, presidente de CEOE, en primer plano; y Lorenzo Amor, presidente de la asociación de autónomos ATA y vicepresidente de CEOE.

La vicrepresidenta económica del Gobierno y ministra de Economía Nadia Calviño, ha lanzado hoy un mensaje a los empresarios al avisarles, de forma implícita, de que el Ejecutivo no está dispuesto a eliminar por completo la clásula de mantenimieto del empleo que obliga a las empresas que tienen un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) a mantener el empleo durante seis meses so pena de devolver las cotizaciones exoneradas por la Seguridad Social.

Así lo ha sugerido en la rueda de prensa posterior a la reunión que ha mantenido, junto a otros siete ministros del área económica, conlos líderes sindicales y patronales para presentarles las líneas generales de las reformas que el Gobierno quiere mandar a Bruselas para recibir los fondos de recuperación. "Nadie duda de que el apoyo público tan importante hecho por la sociedad para financiar cotizaciones empresariales y prestaciones a trabajadores en ERTE no puede servir para abordar procesos de despido más adelante".

Este aviso se produce en medio de las negociaciones entre el Ministero de Trabajo y los responsables de los sindicatos CC OO y UGT y las patronales CEOE-Cepyme, para prorrogar nuevamente las condiciones especiales de los ERTE hasta el 31 de mayo. De hecho, cobra importancia después de que los negociadores hayan sido incapaces de llegar a un acuerdo, sobre todo, por la exigencia patronal para que el Ejecutivo flexibilice la interpretación de dicho compromiso de mantenimiento del empleo, de forma que si una empresa despide antes de tiempo tenga que devolver solo las exoneraciones correspondientes a los trabajadores despedidos en lugar de las de toda la plantilla, como ocurre ahora.

Respecto a esta negociación, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, ha señalado tras este encuentro con Calviño que los negociadores están barajando incluir nuevos sectores de actividad entre los más castigados para que sus empresas reciban más exoneraciones en caso de ERTE.

Pero, de momento, las conversaciones están en un impasse, después de que ayer Trabajo entregase una nueva propuesta que tendrán que analizar las organizaciones la próxima semana, sin una nueva reunión conjunta a la vista. Las actuales condiciones de los ERTE terminan su vigencia el próximo 31 de diciembre y los interlocutores sociales se habían propuesto no agotar el plazo para dar certidumbre a las empresas --actualmente hay 755.000 trabajadores con su empleo suspendido-- pero a la luz de cómo está transcurriendo la negociación, todo apunta a que el acuerdo, de llegar, volverá a producirse en el último momento.

Normas
Entra en El País para participar