Alimentanción

Cerealto Siro vende dos fábricas a Bimbo y Morato y completa su salida del pan y la bollería

Se trata de las instalaciones ubicadas en Medina del Campo y Briviesca

Fábrica de Siro en Medina del Campo
Fábrica de Siro en Medina del Campo

Cerealto Siro Foods ha anunciado este viernes un principio de acuerdo para la venta de las dos últimas fábricas especializadas en pan y bollería que le restaban por vender, dentro de su estrategia anunciada a finales de 2018 de desinvertir en estas categorías.

Se trata de las fábricas situadas en Medina del Campo (Valladolid) y Briviesca (Burgos). La primera pasará a manos de Bimbo en una operación que está sujeta a la autorización de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. La segunda se traspasa a Morato, uno de los principales operadores del sector del pan en el mercado italiano. Esta operación está pendiente de la conclusión de una due dilligence. Ambos acuerdos implican el mantenimiento de las condiciones de los trabajadores de ambas instalaciones.

Cerealto Siro no ha informado de los importes de ambas ventas. "Ambas operaciones se llevan a cabo cumpliendo con el compromiso de Cerealto Siro Foods de encontrar compradores especialistas para quienes estas categorías estén en el core de su estrategia y con la capacidad de hacer crecer estos negocios y a las personas que trabajan en ellos".

La compañía de alimentación anunció su intención de vender sus fábricas españolas especializadas en pan y bollería en noviembre de 2018, cuando culminó la fusión entre Cerealto y Siro. Se trataba de las ubicadas en El Espinar (Segovia), Navarrés (Valencia), Antequera (Málaga), Paterna (Valencia), y las dos cuya venta se ha culminado ahora. Por el camino también ha vendido la fábrica que tenía en Jaén y que en principio no entraba en esas desinversiones. Esta, especializada en galletas, fue traspasada a Félix Gullón, el hermano menor de la familia Gullón y que ha creado su propio negocio, Family Biscuits.

Aunque Cerealto no da información sobre los importes de cada desinversión, sí ha explicado en un comunicado que estas operaciones le permitirán invertir más de 128 millones de euros hasta  2025 "en nuevas tecnologías para seguir avanzando hacia plantas más especializadas, más eficientes y con mayor capacidad de innovación". Su plan estratégico que culmina en 2023 pasa por enfocarse en las categorías de galletas, cereales de desayuno, snacks y pasta, con el objetivo de alcanzar una facturación de 2.000 millones entre 30 clientes en 2030.

Las de Medina del Campo y Briviesca no son las primeras fábricas que Siro traspasa a Bimbo o Morato. En el caso de la primera ya le vendió la planta situada en Paterna (Valencia), y en la que se produce el pan de Molde para Mercadona. Esto convirtió a la multinacional de origen mexicano en proveedora de estos supermercados, lo que provocó que la CNMC pusiese una serie de condiciones a la operación en tanto que Bimbo ya era proveedor de su propio pan de molde. En el caso de Morato, Siro ya le vendió en 2019 su fábrica de Antequera, también especializada en pan de molde y cuya producción también se destinaba prácticamente en su totalidad a Mercadona.

Además, Siro traspasó la instalación de El Espinar a la catalana Pastisart y la de Navarrés a Dulmatesa.

Normas
Entra en El País para participar