Rating

S&P no ve aún motivos para revisar previsiones por la tercera ola

Vigilará el compromiso de España con las reformas estructurales en su próxima revisión del rating soberano

S&P no ve aún motivos para revisar previsiones por la tercera ola
EFE

La agencia de rating Standard & Poor's no contempla por el momento razones para rebajar sus previsiones de crecimiento a causa de la tercera ola del coronavirus, a pesar de que esté motivando el endurecimiento en las restricciones a la movilidad en numerosos países. En la presentación de perspectivas realizada hoy, la agencia confía en que la campaña de vacunación se cumpla según lo previsto, aunque sí reconoce que son numerosas las incertidumbres.

"La tercera ola del coronavirus aún no cambia nuestra previsión de crecimiento para este año. Lo importante es que nuestra hipótesis de disponibilidad de la vacuna se está cumpliendo y es el elemento más importante para nuestras estimaciones", ha asegurado Marko Mrsnik, director de ratings soberanos de S&P Global Ratings.

La previsión para España es de un crecimiento del PIB este año del 6,5%, que fue revisado a la baja en diciembre desde el 8,5% anterior, y un alza del 6,4% en 2022. La agencia aun así vigila estrechamente las medidas económicas del actual Gobierno, clave en el análisis de su riesgo soberano. S&Pha mantenido en 2020 el rating soberano de España en A pero ha rebajado la perspectiva a negativa y la decisión de recortarlo va a depender en gran medida de cómo se aborde el uso de los fondos de recuperación europeos y de la implementación de reformas estructurales. 

S&P realizará la próxima revisión del rating soberano en marzo y la agencia pondrá el foco en las reformas estructurales en el contexto de las ayudas europeas. "El Gobierno tiene hasta finales de abril para presentar el plan de reformas para el uso de los fondos y es muy razonable contemplar las recomendaciones que hizo el Consejo Europeo en 2019 sobre reformas estructurales", ha explicado Mrsnik, que ha hecho una mención expresa a la reforma de las pensiones públicas.

Respecto a la banca española, S&P cree que será capaz de encajar el deterioro que la crisis supondrá en su balance. "Nuestro escenario central es que el impacto en los balances será manejable", ha explicado Luigi Motti , Responsable de Análisis de Instituciones Financieras EMEA. Aun así, la agencia prevé que la morosidad ascienda a un pico del 10% a finales de 2021 y principios de 2022, muy lejos en todo caso de los niveles próximos al 20% de la pasada crisis, y ve margen para más procesos de fusión. "La banca tiene un incentivo económico para las fusiones y hay interés entre algunas entidades medianas, no tiene por qué ser solo Sabadell", ha añadido Motti. 

Normas
Entra en El País para participar