American Tower sube el volumen de la fiesta de torres telefónicas europeas

Paga mucho dinero, 24 veces el ebitda por Telxius, frente a las 21 veces a las que cotiza Cellnex

American Tower sube el volumen de la fiesta de torres telefónicas europeas
AFP

La ruidosa fiesta de las torres telefónicas europeas puede añadir ya heavy metal estadounidense a su lista de reproducción. Al entregar 7.700 millones de euros por los 31.000 emplazamientos de Telefónica, American Tower, con sede en Boston, está revelando sus objetivos de globalidad y la profundidad de sus bolsillos. La llegada de un tercer actor poderoso al continente es también una buena noticia para otros grupos de telecomunicaciones que aún podrían desprenderse de su infraestructura, como Orange o Deutsche Telekom.

La entrada de American Tower en el sector de los mástiles telefónicos de Europa es significativa pero no sorprendente. Las empresas de telecomunicaciones del continente se están quedando rezagadas por lo menos una década respecto a sus homólogas estadounidenses en la creación de torres y el posterior arrendamiento del acceso.

Todo el mundo debería de salir ganando: las empresas de torres pueden ahorrar si atiborran las instalaciones individuales con más platos, y las empresas de telecomunicaciones pueden sacar provecho del deseo de los inversores de obtener un flujo de caja constante a largo plazo.
Pero el mercado ha estado dominado hasta ahora por Cellnex Telecom, que cuenta ya con una capitalización de mercado de 28.000 millones de euros después de dos años de frenesí de fusiones y adquisiciones en los que se ha hecho con activos como la cartera de 24.000 emplazamientos de CK Hutchison.

Con la llegada de American Tower, de 95.000 millones de dólares, y con el gigante británico Vodafone preparándose para sacar a Bolsa su unidad Vantage Towers en los próximos meses, esa carrera puede estar cerca de su fin.

El consejero delegado de American Tower, Tom Bartlett, paga mucho dinero por unirse a la fiesta. El precio de compra equivale a 24 veces el ebitda previsto para el próximo año, 319 millones de euros. En comparación, Cellnex, que tendrá alrededor de 100.000 instalaciones europeas a finales de la década, está valorada en 21 veces el ebitda previsto. No es de extrañar que las acciones de Telefónica estén subiendo un 9%.

Los operadores rivales también deberían aplaudir. Alrededor de la mitad de los 700.000 emplazamientos telefónicos de Europa siguen disponibles, incluidos los de la francesa Orange y la alemana Deutsche Telekom. Claro, American Tower no va a ponerse a repartir caramelos. Pero su presencia, junto con la que pronto saldrá a Bolsa, Vantage, garantizará que las futuras ventas tengan un precio más alto.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías