Nuevo unicornio

La ‘fintech’ Creditas prepara su salida a Bolsa en dos años

Supera los 1.000 millones de valoración. La compañía, fundada por un español, se dedica a dar préstamos con recurso

El consejero delegado y fundador de Creditas, Sergio Furio.
El consejero delegado y fundador de Creditas, Sergio Furio.

El panorama de la innovación en España alberga un nuevo unicornio. Así se llama a las startups que superan los 1.000 millones de valoración. Se trata de Creditas, una plataforma de financiación por internet, que pone ya los ojos en la Bolsa. Y planea un debut para los próximos dos años.

Así lo asegura el español Sergio Furio, consejero delegado y fundador de Creditas, en una entrevista con CincoDías. La compañía está dedicada a la concesión de préstamos con garantía (vivienda, vehículos o salarios) y comenzó su andadura en Brasil en 2012, para después empezar a operar en México. Cuenta también con una sede tecnológica en Valencia donde emplea a unas 50 personas.

Creditas acaba de cerrar una ronda de financiación por 255 millones de dólares (unos 207 millones de euros), lo que valoro a la firma en 1.750 millones de dólares (1.422 millones de euros). En ella participaron fondos de venture capital y private equity como Advent, Welling­ton, LGT Lightstone, Tarsadia Capital o E.ventures. También reforzó su posición el gigante nipón Softbank, que ya había entrado en rondas anteriores.

“Empezamos a preparar la ronda en septiembre y la conseguimos cerrar en apenas tres meses. Hemos constatado un fuerte apetito de calidad de los inversores y hemos conseguido varios nuevos inversores. Nuestra idea es hacer una ronda previa a una salida a Bolsa, que planeamos en dos años”, explica Furio. Y, pese a que el debut aún está en una fase muy inicial, ya perfila que será Wall Street el lugar elegido para la operación.

El alma máter de Creditas, que cuenta con experiencia en Deutsche Bank y Boston Consulting Group, explica que el objetivo de esta ronda de financiación es potenciar el crecimiento de la firma en los próximos dos años. “Queremos pasar de 70 millones en ingresos a 450 millones, invertir en nuestro centro de tecnología de Valencia y duplicar su plantilla y potenciar nuestro crecimiento con compras”, asegura. En los últimos años han iniciado sus operaciones en México y han entrado en nuevos negocios no estrictamente ligados a los préstamos, como ecommerce o servicios inmobiliarios y automovilísticos.

La crisis del Covid y el posible aumento de la morosidad amenaza, sin embargo, estos planes de crecimiento. “Nosotros estamos expuestos a un riesgo de morosidad y a un riesgo de liquidez”, reconoce Furio. Por un lado, son sensibles a que un empeoramiento de las condiciones económicas suponga un aumento de los créditos impagados. Por el otro, su modelo de negocio se basa en empaquetar los préstamos de sus clientes y colocarlos en el mercado, embolsándose la diferencia entre el interés que cobra a sus clientes y el que paga a los inversores por esa titulización.

Un cierre de los mercados de capitales como el de marzo y abril puso el freno al crecimiento de la firma, admite Furio, pero matiza que fue por poco tiempo. Sostiene que el hecho de conceder préstamos con un subyacente, que puede ser ejecutado, y colocar esos préstamos en el mercado eliminan ambos riesgos.

 

Los detalles de la compañía

Sergio Furio se mantiene como primer accionista de Creditas, si bien ya ha cedido la mayoría. Media docena de fondos –entre los que se encuentran SoftBank, Kaszek y Quona– retienen el 40%. Y otros ocho o nueve el 20% restante. La compañía tiene sede en las Islas Caimán y una filial en cada país en el que operan: Brasil, México y España. En el caso de los dos primeros cuentan con entidades bajo el ala de los supervisores bancarios y del mercado de esos países. Furio explica que en los planes de Creditas no está aún ofrecer sus servicios en el país, sino potenciar su centro en Valencia.

Normas
Entra en El País para participar