El precio de la vivienda cae un 2,3% desde el inicio de la crisis del Covid

El valor de los inmuebles se contrae un 6,7% en Madrid y un 5,2% en Barcelona, según Tinsa

El precio de la vivienda cae un 2,3% desde el inicio de la crisis del Covid

El precio medio de la vivienda nueva y usada en España se depreció un 2,3% desde el inicio de la crisis sanitaria y económica, en marzo de 2020, según los datos dados a conocer este miércoles por la tasadora Tinsa. En el cuarto trimestre, según esta serie, los precios medios de la vivienda cayeron un 1,7% en comparación con el mismo periodo de 2019, hasta los 1.351 euros por metro cuadrado.

El director del Servicio de Estudios de Tinsa, Rafael Gil, explica que los datos provisionales de la estadística apuntan a una "cierta estabilización" de precios en los dos últimos meses del año, si bien destaca que descienden tanto en términos anuales como en la media trimestral.

Entre octubre y diciembre todas las comunidades autónomas muestran caídas en tasa interanual, con La Rioja, Extremadura, Castilla y León, Aragón, Andalucía y Navarra en cifras de dos dígitos. Por su parte, las regiones en donde menos ha caído el valor de los inmuebles respecto a los niveles previos a marzo son Baleares (3% menos), País Vasco (4,2%) y Asturias (4,9%).

Los dos grandes mercados de vivienda también se han contraído desde la crisis sanitaria. Así, en Madrid los precios se han ajustado un 6,7% desde marzo en comparación con el mismo periodo de 2019 y un 6,3% en 2020 en tasa interanual. Por su parte, en Barcelona, los precios cayeron un 5,2% desde la declaración del estado de alarma y un 5,8% en los últimos 12 meses.

“Las caídas anuales de valor medio son generalizadas en todas las regiones, advirtiéndose cierta moderación en la línea descendente de algunos mercados principales, junto con ajustes continuados en otros”, destaca Gil.

En cuanto a la rentabilidad bruta del alquiler, esta desciende ligeramente y se sitúa por encima del 4% en las ciudades de Madrid, Valencia, Zaragoza y Sevilla, y en un 3,8% en Barcelona.

Previsiones de cara a 2021

A falta de conocer los efectos sobre la demanda de un complicado último tramo del año, Gil señala que la actividad del mercado durante 2021 seguirá sujeta a "la evolución de la pandemia y a los daños acumulados en la economía española, así como a su capacidad de recuperación, la del resto de Europa y la vuelta de cierta normalidad en la movilidad internacional, entre un sinfín de factores".

En su opinión, 2021 podría volver a mostrar escenarios puntuales de afectación significativa tanto positiva como negativa. "Los valores medios residenciales podrían ahondar su ajuste apenas comenzado o verse sostenidos por un mercado reactivado", añade Gil, que recuerda a su vez el impacto inmediato que tiene la crisis sanitaria y las medidas de contención social en el mercado. “Las cifras de compraventas han mostrado tanto un impacto inmediato y contundente hasta el verano como cifras relativamente positivas en meses posteriores, con mejor comportamiento hasta la fecha en la obra nueva. Es de esperar que la demanda en los últimos meses de 2020 haya vuelto a acusar el empeoramiento reciente de la situación sanitaria”, apunta.

La incertidumbre, por lo tanto, sigue condicionando cualquier previsión para los próximos meses. “La confluencia de elementos contrapuestos, como son un shock de oferta, el deterioro de fundamentales económicos, las restricciones parciales o completas, la asimetría geográfica en ajustes y los descuentos, expectativas de depreciación y oportunidades, determina la compleja identificación no ya de una tendencia futura sino de la propia actual, extremadamente supeditada a imprevistos coyunturales”, profundiza Gil.

Esfuerzo financiero

Según los datos de Tinsa, los españoles destinaron de media el 21,4% de sus ingresos familiares disponibles a afrontar el primer año de hipoteca en el tercer trimestre del año (último dato disponible), lo que representa un incremento desde el 20,5% que se observó en el segundo periodo del ejercicio. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, la hipoteca media en España se situó en 133.976 euros, también por encima de los 128.169 euros del segundo trimestre, con una cuota mensual media de 610 euros.

De acuerdo con las cifras provinciales de hipoteca media publicadas por el INE para el tercer trimestre del año, en Málaga el esfuerzo financiero neto alcanza el 30,3% y el 27,7% en Baleares. Entre las provincias con menores tasas de esfuerzo neto destacan Castellón y Álava, por debajo del 14%.

En las dos capitales principales, Madrid y Barcelona, el esfuerzo financiero neto alcanza un 19,8% y 22,9%, respectivamente. En Madrid los distritos de Chamberí y Moncloa-Aravaca superan la tasa del 25%, una referencia que en Barcelona también sobrepasan los distritos de Les Corts, Sarriá-Sant Gervasi y Gràcia.

Baleares (864 euros) sobrepasa como la provincia con mayor cuota mensual hipotecaria media a Barcelona (786 euros), que en el tercer trimestre fue también superada por Madrid, con una cuota mensual media de 851 euros. Las tres provincias duplican o incluso triplican la cuota mensual en Castellón (245 euros), Cuenca (332 euros), Ávila (343 euros) y Jaén (346 euros).

Normas
Entra en El País para participar