Los 27 validan el acuerdo de Brexit, pendiente ahora de la Eurocámara y el parlamento británico

El texto empezará a funcionar provisionalmente a partir del 1 de enero a la espera de la ratificación del Parlamento Europeo

Un británico agita las banderas de Reino Unido y la UE en Londres, en una imagen de archivo.
Un británico agita las banderas de Reino Unido y la UE en Londres, en una imagen de archivo. AFP

Rumbo a la ratificación definitiva del acuerdo que rija las nuevas relaciones comerciales a un lado y otro del Canal de la Mancha. Los embajadores de la Unión Europea (UE), reunidos este lunes en Bruselas, aprobaron por unanimidad el acuerdo de Brexit alcanzado la pasada semana in extremis entre los equipos negociadores comunitario y británico en la tarde de Nochebuena. La adopción final, no obstante, deberá hacerse por procedimiento escrito antes de las 15.00 horas de este martes, para empezar a aplicarse oficialmente el próximo 1 de enero, cuando expira el plazo transitorio adoptado entre Bruselas y Londres. Después, solo faltará para hacerlo totalmente efectivo el voto favorable del Parlamento Europeo. Y al tratarse de un texto sin competencias compartidas, no será necesario que los respectivos parlamentos nacionales hagan lo propio.

Todo marcha, por ello, tal y como estaba previsto. El mismo viernes 25 de diciembre, horas después de que se sellara el acuerdo inicial, la UE puso a funcionar la máquina para acelerar la tramitación final del documento ante el miedo de no llegar a tiempo al 1 de enero, cuando Reino Unido pasará a estar fuera del mercado único. Aunque correspondía al Parlamento Europeo dar luz verde al texto, la prolongación de las negociaciones ha hecho imposible que el visto bueno llegase antes de que acabase el año. Así, la Comisión propuso en Nochebuena la aplicación provisional del acuerdo entre el 1 de enero y el 28 de febrero de 2021 para dar tiempo a la Eurocámara, siempre y cuando el Consejo Europeo también diese el visto bueno, tal y como ocurrió hoy.

“Luz verde al acuerdo del Brexit: los embajadores han aprobado unánimemente la aplicación provisional del Acuerdo Comercial y de Cooperación entre la UE y el Reino Unido desde el 1 de enero de 2021”, publicó en Twitter el portavoz de la presidencia alemana de turno del Consejo de la UE, Sebastian Fischer, que despide la presidencia rotatoria de la UE en dos días.

Una vez se haya formalizado mañana la adopción por escrito, se podrá proceder a la firma del acuerdo de Comercio y Cooperación entre la UE y el Reino Unido. Aunque aún no hay fecha ni formato decidido se espera que el acto tenga lugar el día 30 y que participen la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Al día siguiente debería publicarse en el Diario Oficial de la Unión Europea. A su vez, ya en Reino Unido, tendrá que ser aprobado por la Cámara de los Comunes en una votación de urgencia y telemática convocada también para el 30 por el primer ministro británico, Boris Johnson.

Mientras los embajadores de la UE daban su aprobación, los líderes de los diferentes grupos políticos de la Eurocámara y su presidente, David Sassoli, analizaron los detalles del texto. Hace varias semanas, el Parlamento Europeo advirtió que el acuerdo debería llegar antes del domingo 20 de diciembre para que diese tiempo a su validación. La fumata blanca se hizo esperar hasta el 24, pero del encuentro de hoy entre Sassoli, Von der Leyen, y el propio Michel Barnier, salió el compromiso de ratificar el texto.

El Parlamento Europeo tendrá ahora que analizar las 1.246 páginas del acuerdo (a las que se suman anexos y notas explicativas). Aunque no tiene posibilidad de hacer enmiendas, mantiene su capacidad de vetar la totalidad del pacto.

En un comunicado tras la reunión, los líderes de los grupos políticos subrayaron que aceptan que el acuerdo se aplique provisionalmente para “mitigar las perturbaciones para ciudadanos y empresas y evitar el caos de un escenario de no acuerdo”, pero insisten en que esto “no constituye un precedente” para futuros casos en los que tenga que dar su consentimiento. La Eurocámara quiere ratificar el acuerdo en su pleno de la segunda semana de marzo, por lo que analizará con la Comisión y la presidencia del Consejo si es posible ampliar ligeramente el periodo de aplicación provisional.

El pasado 24 de diciembre, poco antes de Nochebuena, los jefes negociadores comunitario, Michel Barnier, y británico, David Frost, ataron un acuerdo cuyos detalles llevaban perfilándose a grandes rasgos desde hace cerca de 10 meses y, de manera urgente y precisa, las últimas semanas.

Tan solo cuatro días después, debido a que el tiempo apremia, los 27 socios han validado el trabajo de Barnier y su equipo, con el objetivo de que el texto empiece a funcionar a partir de 2021, cuando el Reino Unido pasará a estar definitivamente fuera del mercado único. De lo contrario, a partir del 1 enero, el intercambio de bienes, personas y servicios entre los dos bloques habría estado sujeto a aranceles, cuotas, permisos y férreos controles, lo que habría redundado en caos y pérdidas millonarias.

Brexit duro en Gibraltar

España y Reino Unido deben lograr un acuerdo sobre Gibraltar antes del 31 de diciembre para evitar un Brexit duro en la Verja que obligaría a establecer el control de mercancías y personas, salvo por los trabajadores transfronterizos que se hayan registrado como tales y que contarán con un documento específico que les permitirá moverse con libertad. Todos los demás deberán cumplir con los requisitos de cualquier frontera exterior de la UE, según explicó hoy la ministra de Exteriores, Arancha González Laya.

La titular de Exteriores subrayó que el acuerdo alcanzado el pasado 24 de diciembre entre el Reino Unido y la UE “no se aplica a Gibraltar” por lo que es necesario alcanzar un “acuerdo separado que está negociando España con Reino Unido y que no está concluido”. “Si hay un principio de acuerdo, podríamos modular la movilidad en la frontera con Gibraltar, y si no hay principio de acuerdo, es frontera exterior de la UE con un país tercero y la modulación es imposible”, advirtió. “No hay plan B, no puede haber plan B”. La ministra detalló que el Gobierno aprobará en el Consejo de Ministros de mañana un paquete de “medidas de adaptación” específicas para los distintos sectores afectados por la salida del Reino Unido de la UE, especialmente los sectores pesquero, de automoción, transportes y seguridad, entre otros.

Normas
Entra en El País para participar