Los hoteles preparan una nochevieja diferente

Los alojamientos se vuelcan en los clientes locales ante la falta de turistas

nochevieja
Jardines del Gran Meliá Palacio de Isora de Tenerife.

El 2020 llega a su fin y la Nochevieja es el momento de despedir un año complicado que pasará a la historia, pero, sobre todo, de cuidar más que nunca la responsabilidad para que lo ocurrido no se vuelva a repetir en el futuro. Por eso, los hoteles han adaptado su habitual cotillón a eventos más íntimos para cumplir con el protocolo sanitario y minimizar el riesgo de contagio.

Un ejemplo es el Gran Meliá Palacio de Isora (Tenerife), que propone una noche de fin de año con siete fiestas que transcurrirán en paralelo en diferentes lugares del hotel con el objetivo de evitar las aglomeraciones (desde 125 a 200 euros por persona). Todas ellas, no obstante, contarán con música o grupos en vivo para amenizar la velada y dar la bienvenida con energía a 2021. También en Tenerife, el H10 Costa Adeje Palace apuesta por una gala temática inspirada en el séptimo arte: la gran noche del cine. Las instalaciones del hotel y su restaurante se ambientarán en películas clásicas para recibir el nuevo año con mucha magia (190 euros).

Ante la falta de turistas, muchos se han volcado en los clientes locales, aprovechando para acercarse a usuarios que, aunque pudieran conocer el hotel, nunca se habían hospedado en el mismo. Con ello, además, buscan facilitar el toque de queda, pues el lugar de recogida está a pocos minutos del lugar de la cena. Siempre y cuando no sea el mismo espacio. Es el caso del Hotel Arts de Barcelona, que ofrece cena y alojamiento en sus suites para grupos de seis por 390 euros por persona. Para quienes buscan un servicio más exclusivo dentro del mismo hotel, en los Penthouses organizan cenas con un chef y un camarero privado para disfrutar del fin de año desde el punto más alto de la ciudad (605 euros).

Redescubrir lo local es también la filosofía del Urban, en Madrid, que ofrece un paquete especial de fin de año con cena, alojamiento y desayuno en habitación superior para dos personas desde 590 euros. “Antes muy poca gente local venía a una experiencia en el hotel y luego se alojaba aquí, pero hemos visto un auge en las últimas semanas, desde que empezaron las restricciones en Barcelona, porque nos permitían seguir sirviendo comidas siempre y cuando fuera a clientes que estuvieran alojados. Eso nos ha dado la oportunidad de darnos a conocer a gente de la ciudad que nos conocía pero no era usuaria”, explica el director general de Derby Hotels, Joaquim Clos.

Por su parte, el W Barcelona prepara una Nochevieja por todo lo alto, concretamente, a 26 pisos de altura. Una cena de gala acompañada de Dom Pérignon Vintage 2010 y música en directo en Eclipse, el bar situado en la última planta del hotel, desde el que disfrutar de una vista privilegiada del espectáculo de fuegos artificiales que da el pistoletazo de salida al nuevo año. El evento tiene un precio de 395 euros en la sala con vistas al puerto y de 450 euros con vistas a la ciudad.

Sin pista de baile, pero con una orquesta en directo con la mejor música de las últimas décadas celebrará los nuevos comienzos el hotel Palace de Madrid. Una cena en un escenario de excepción, bajo su emblemática cúpula (465 euros), que se podrá combinar con un paquete que incluye cena, desayuno y alojamiento para dos personas (1.220 euros).

Normas
Entra en El País para participar