Pandemia

El virus introduce volatilidad en las Bolsas pero no cambia las perspectivas

El Brexit sin acuerdo es visto como la gran amenaza

El virus introduce volatilidad en las Bolsas pero no cambia las perspectivas
EFE

La nueva cepa del virus y la falta de un acuerdo para el Brexit fueron ingredientes suficientes para que los inversores dejaran a un lado el apetito por el riesgo registrado en el último mes y medio y aceleraran las ventas, poniendo freno al rally del fin de año. Aunque el nerviosismo ha vuelto a aflorar, los expertos creen que lo acontecido en las últimas horas entra dentro de lo esperado. Es decir, que aunque las expectativas han mejorado en los últimos dos meses el problema de la pandemia aún no se ha erradicado y puede seguir generando sobresaltos que añadan volatilidad a un contexto ya de por sí muy incierto.

Gonzalo Sánchez, gestor de renta variable Iberia de Gesconsult, es uno de los defensores de esta idea. El experto explica que la nueva mutación no cambia el escenario de fondo. “El próximo año será un ejercicio de transición con una primera parte marcada por el proceso de vacunación”, apunta. Sánchez confía en que a medida que la población vaya alcanzando la inmunidad, la economía irá recuperando el pulso perdido, pero no será un proceso rápido.

En la misma línea se mueve Esty Dwek, jefa de estrategia global de mercado de Natixis IM, que considera que con los inversores más centrados en el empeoramiento de las noticias europeas y británicas, la nueva variante del virus “no cambiará materialmente las perspectivas a medio plazo ya que los mercados anticiparon un invierno difícil para Europa. Dwek no descarta que se apliquen medidas más restrictivas en los próximos meses porque es poco probable que esta cepa permanezca en el Reino Unido. De ser así, la experta señala que las nuevas restricciones “podrían conducir a retrocesos temporales del mercado aunque la visión a largo plazo sigue siendo constructiva”.

Después de la alegría vivida por los mercados en las últimas semanas "uno de los grandes temores era la de que se pudiera producir algún tipo de mutación del virus, que diera al traste con dicha esperanza", señala Victoria Torre, responsable de análisis y selección de fondos de Singular Bank. A pesar de lo acontecido este lunes, la experta señala que las cosas no han cambiado sustancialmente. "La evolución de la economía y de las Bolsas irá de la mano de las características de la nueva cepa, pudiendo quedar en un sobresalto o, por el contrario, implicar un empeoramiento de la situación", añade. Junto a la evolución de la crisis sanitaria, Torre indica que los riesgos que pueden condicionar el crecimiento en 2021 son la retirada anticipada de los estímulos monetarios y fiscales, los desacuerdos en torno al programa Next Generation UE, la falta de coordinación a nivel global de medidas para apuntalar la recuperación, el grado de destrucción del tejido empresarial, el escenario del Brexit y un repunte de las tensiones geopolíticas, comerciales y sociales.

Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, cree que la reacción de muchos Gobiernos ante la aparición de la cepa ha sido desmedida y que las medidas aplicadas pueden hacer más daño que el propio virus. El experto afirma que el gran peligro para los mercados es un Brexit sin acuerdo y “más para unas economías que como las actuales están cogidas con alfileres. Eso es lo que entendemos que preocupa a los inversores”, subraya. Aunque todavía no hay evidencias científicas de que la nueva variante del virus pueda limitar la efectividad de las vacunas, el analista señala que la conocida en las últimas horas no es la única que se ha producido en los últimos meses y que tanto las fórmulas desarrolladas por Pfizer y BioNTech así como la de Moderna se pueden actualizar rápidamente. Algo que en opinión de los expertos debería contribuir a calmar los nervios.

El comportamiento de ayer en los mercados es un reflejo del varapalo que supone para las economías la puesta en marcha de nuevas restricciones. Como explica Natalia Aguirre, directora de estrategia de Renta 4, estas medidas llegan en un periodo especialmente activo para el consumo. La campaña de Navidad era vista como la promesa para maquillar los malos resultados del cuarto trimestre. Los inversores aprovecharon las dudas que genera la mutación y la falta de acuerdo sobre el Brexit para corregir parte de las subidas registradas en las últimas semanas. “El mercado respira después de las fuertes subidas de las últimas semanas. Aunque a corto plazo esto añade inestabilidad, a medio plazo sigue existiendo luz al final del túnel”, afirma Aguirre. No obstante, la experta explica que las restricciones impuestas en las últimas horas pueden alejar en el tiempo la recuperación, algo que fue puesto ayer en precio, pero que los inversores siguen teniendo mucha liquidez.

Normas
Entra en El País para participar