La UE prorroga tres meses las cuotas pesqueras compartidas con Reino Unido a la espera del acuerdo

La pesca es el último gran punto a resolver entre Bruselas y Londres para una ruptura amistosa

La ministra francesa de pesca, Annick Girardin, con el ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ayer en Bruselas.
La ministra francesa de pesca, Annick Girardin, con el ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ayer en Bruselas.

Los ministros de Pesca de la Unión Europea (UE) han logrado un acuerdo sobre las posibilidades de pesca para la flota comunitaria en 2021 que prevé un recorte del 5% en las capturas de merluza de aguas ibéricas y una reducción del 7,5% de los días de actividad la flota de arrastre que faena en el Mediterráneo Occidental.

El consenso entre las capitales europeas ha llegado poco después de las 8.00 horas de este jueves después de que los titulares del ramo iniciaran los debates a las 10.00 horas del miércoles y, posteriormente, comenzase una larga jornada de reuniones entre delegaciones nacionales y con la Comisión Europea.

Este año, las negociaciones contaban con la dificultad añadida de que Bruselas y Londres todavía no han sido capaces de sellar un pacto sobre su relación a partir del 1 de enero, lo que dejaba en el aire el reparto de 119 poblaciones de gestión compartida. La pesca, tanto en lo que se refiere a las cuotas poblacionales de especie como al control de las aguas, está siendo uno de los capítulos más enredados de las negociaciones del Brexit. Después de los avances en competencia y gobernanza y de que Londres retirase la polémica ley sobre la frontera con Irlanda del Norte, la pesca es el último gran problema a resolver.

Finalmente, los Veintisiete han aceptado la propuesta de la Comisión para establecer con carácter provisional un periodo de transición de tres meses para estos stocks en el que se prorrogan las posibilidades de pesca de este año y se podrá capturar al menos 25% de esa cifra. Este porcentaje se eleva hasta el 65% para poblaciones como la caballa, la bacaladilla o el jurel, algo que reclamaba España.

Así, por ejemplo, la flota española podrá capturar en el Golfo de Vizcaya unas 3.250 toneladas de merluza, 248 toneladas de gallo o 343 toneladas de jurel, mientras que en aguas del Gran Sol podrá capturar 1.405 toneladas de gallo, 4.667 toneladas de merluza o 324 toneladas de rape.

Este acuerdo da "estabilidad" a la flota comunitaria y española frente a la incertidumbre que suponen las negociaciones del Brexit, ha afirmado Planas. En todo caso, si finalmente hay acuerdo, estas cifras se modificarán para incluir lo pactado entre Bruselas y Londres.

El caso español

"Las negociaciones han sido largas y complicadas pero puedo calificar el acuerdo alcanzado como un buen acuerdo sobre las posibilidades de pesca para la flota española en el año 2021", ha asegurado en una rueda de prensa el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

A juicio del ministro, el pacto alcanzado por los Veintisiete es "satisfactorio" porque consigue un equilibrio que es "imperfecto" pero que combina la sostenibilidad de los recursos pesqueros con el mantenimiento de la rentabilidad económica de la flota comunitaria.

España llegaba a la cita con el objetivo de mantener la cuota merluza del Cantábrico y Golfo de Cádiz, un 'stock' de especial interés para la flota española y para el que la Comisión Europea había planteado una disminución del 12,8%. Finalmente la reducción se ha quedado en un 5% y los pesqueros españoles podrán capturar 5.321 toneladas, un resultado que Planas ha tildado como "muy satisfactorio".

La delegación española también concentró sus esfuerzos en aliviar el recorte planteado para el lenguado de caladero nacional, que de un tijeretazo inicial del 42% pasa finalmente a una reducción del 20% y deja a los buques españoles 231 toneladas.

Las capturas de gallo en aguas ibéricas también descenderán en 2021, en este caso un 11% para dejar la cuota disponible para España en las 1.912 toneladas., así como las de rape también de caladero nacional (un 13% para un resultado final de 2.900 toneladas).

La única población que incrementa las capturas para el próximo año es el jurel del Golfo de Cádiz, que ve crecer su nivel máximo de capturas un 5% (hasta las 31.834 toneladas para embarcaciones con pabellón español).

La pesquería de cigala del Cantábrico seguirá cerrada otro año más (quinto año consecutivo) e incluso se reduce a 2,4 toneladas la pesca permitida para investigación científica. También caen las posibilidades de pesca de esta especie en el Golfo de Cádiz, un 15% hasta las 94 toneladas.

Según ha explicado el ministro Planas, los debates sobre la reducción requerida a la pesca en el Mediterráneo Occidental han sido el principal punto que ha separado tantas horas a los Veintisiete del acuerdo. "La defensa de las posiciones y particularmente en el caso del Mediterráneo es lo que ha prolongado más la discusión", ha dicho.

Finalmente, España, Francia e Italia han conseguido que la disminución de los días actividad sea del 7,5%, la mitad de lo que había propuesto el Ejecutivo comunitario, lo que supone un "gran alivio" para el sector porque la idea inicial era "a todas luces insostenible".

El ministro español ha explicado que con este cambio la flota española interesada podrá trabajar en total 9.176 días durante todo 2021 y cada embarcación podrá salir a faenar 17 días más que lo que habría podido de haberse aprobado la idea inicial de Bruselas.

Planas ha detallado que "la Comisión se resistía" a permitir que la reducción del esfuerzo pesquero fuese inferior al 10%, pero ha subrayado que sus argumentos "no eran suficientemente sólidos" ni desde el punto de vista científico ni desde el socioeconómico.

Normas
Entra en El País para participar