EE UU

Demócratas y republicanos negocian los detalles de un plan de ayudas de 740.000 millones

El paquete precisa del apoyo de las dos cámaras, y se aprobará junto con el nuevo techo de gasto

El senador Mitt Romney presenta un plan, elaborado por legisladores de ambos partidos, para inyectar nuevas ayudas en la economía de EE UU.
El senador Mitt Romney presenta un plan, elaborado por legisladores de ambos partidos, para inyectar nuevas ayudas en la economía de EE UU. AFP

Los negociadores demócratas y republicanos están regateando los detalles del esperado proyecto de ley que activará ayudas milmillonarias a la economía de Estados Unidos, en un intento de paliar el impacto dle coronavirus. El paquete de estímulos, que ascenderá a unos 900.000 millones de dólares, precisa del apoyo tanto de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, como del Senado, liderado por los republicanos.

Las negociaciones llevan estancadas desde verano, dentro de la extrema polarización de la política estadounidense bajo el mandato de Donald Trump. Precisamente esta semana el poderoso líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConell, aceptó la derrota del aún presidente. El plan parte de una propuesta elaborada por legisladores de ambos partidos y presentada por el republicano Mitt Romney.

"Hemos hecho un gran avance hacia la creación de un paquete específico para a pandemia", dijo McConnell. "Necesitamos el dinero para la distribución de la vacuna, necesitamos recuperar el Paycheck Protection Program (esquema de ayuda a pymes) para salvar empleos y ayudar a los americanos que han quedado sin trabajo". El proyecto se espera que incluya cheques por valor de 600 a 700 dólares y la ampliación de las prestaciones por desempleo.

El plan aspira a aliviar el impacto de una crisis sanitaria que ha matado a más de 304.000 estadounidensesy echado a millones de personas de sus trabajos. Con todo, los equipos negociadores estaban negociando la redacción de la norma, mientras las víctimas mortales de Covid-19  alcanzan nuevos máximos, con más de 3.700 víctimas diarias.

El paquete legislativo se ha preparado para acompañar el proyecto de ley sobre el techo de gasto, que debe ser aprobado mañana viernes para evitar un cierre del Gobierno. No se espera que en este paquete se incluya nueva financiación para los gobiernos estatales y locales, una prioridad clave para los demócratas a la que se oponen los republicanos, ni nuevas ayudas para las empresas, aspecto clave en la agenda republicana.

Detalles de varios asuntos quedan por resolver, como si el aumento de fondos para las agencias federales de emergencias puede derivarse a los gobiernos locales para gastos relacionados con la pandemia, como el equipo de protección personal para las escuelas.

El líder demócrata de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, dijo que si el viernes no se ha aprobado el techo gasto, se pueden mantener las negociaciones dos o tres días con fondos provisionales. Sin un nuevo techo de gasto, todos los gastos no esenciales del Gobierno federal quedan congelados, una situación que se ha dado en varias ocasiones pero que ahora amenaza a una economía ya tocada. .

Los pagos directos a los individuos serán de entre 600 y 700 dólares por persona, si bien algunos legisladores como el senador Bernie Sanders piden más. Los legisladores también negocian una prestación por desempleo de 300 dólares semanales y 330.000 millones de dólares para ayudar a las pequeñas empresas, dijo Thune. El paquete, de 900.000 millones de dólares, se financiará con 600.000 millones a cuenta de otras partidas presupuestarias y 300.000 de ampliación de gasto.

El presidente electo Joe Biden ha asegurado que este paquete de ayudas es alentador, pero se precisa más. La Reserva Federal prometió el miércoles seguir canalizando el dinero en los mercados financieros.

Normas
Entra en El País para participar