Banco

La presión del BCE para que Oliu deje su función ejecutiva convierte a González-Bueno en primer ejecutivo de Sabadell

El nombramiento del nuevo CEO, primero no catalán, provoca una revolución en la cúpula de la entidad

Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, Jaime Guardiola, Consejero Delegado.
Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, Jaime Guardiola, Consejero Delegado.

No hubo fusión con BBVA, pero sí se ha producido una auténtica revolución en Banco Sabadell, que ha tenido que activar su plan B, que incluye centrarse en el negocio doméstico y que su presidente, de 71 años de edad, Josep Oliu, ceda ya sus funciones ejecutivas, algo que lleva tiempo reclamando el Banco Central Europeo. La jubilación ya prevista de Jaime Guardiola, como consejero delegado, y su sustitución por César González-Bueno, nombramiento que fue aprobado ayer por el consejo de administración del banco, han sido la puntilla definitiva para que el BCE reclamase a Oliu que abandonase sus funciones como primer ejecutivo del banco, como adelantó ayer este periódico.

Todo ello, además, coincidiendo con la puesta en marcha de un nuevo plan estratégico, que se presentará previsiblemente en febrero, fecha en la que se espera que el nuevo CEO cuente con las autorizaciones de los supervisores para ejercer su cargo. Será entonces cuando Oliu ceda el mando oficialmente, y cuando Guardiola deje el banco, ya que hasta entonces trabajará con su sustituto en el diseño de la nueva hoja de ruta de Sabadell.

González Bueno se convertirá así en el primer consejero delegado no catalán de la historia de la entidad y, a la vez, en el primer ejecutivo también no catalán. Hasta ahora el presidente y el número dos del banco han sido catalanes.

El nuevo CEO tiene como retos lograr una mejora de la eficiencia, acelerar la transformación y la digitalización de la entidad, así como mejorar su dañada rentabilidad, como reclaman los supervisores, y que serán los ejes del plan estratégico, que pasa por abandonar el Reino Unido, con la venta de su filial TSB, en la que González-Bueno era consejero desde el pasado mes de marzo.

Entre los planes del banco figuran también, tras romper las negociaciones de fusión con BBVA, lograr que la acción del banco suba pese a su objetivo de seguir en solitario, aunque no descarta volver a negociar una fusión con el banco de origen vasco o con otra entidad. De hecho, busca acuerdos con firmas europeas para suscribir alianzas, que podrían incluir el cruce de capital.

El nombramiento del ex consejero delegado de ING en España como CEO de Sabadell “culmina el proceso de relevo ordenado, iniciado hace meses y de acuerdo con el plan de sucesión aprobado por Banco Sabadell. Así, tras acceder a su jubilación, Guardiola seguirá vinculado al banco como presidente de Banco Sabadell México”, explica la entidad en un comunicado. Se da la circunstancia de que inicialmente se había explicado que la filial mexicana también se vendía, pero finalmente se mantendrá en la órbita del grupo.

En opinión de Josep Oliu, “la dilatada experiencia de César, así como su exitosa trayectoria liderando procesos estratégicos de innovación, digitalización y reestructuración, lo convierten en el perfil idóneo. El banco afronta en esta nueva etapa la aceleración de su estrategia digital y el fortalecimiento de su franquicia doméstica en los mercados que lidera. Estoy convencido de que contribuirá, de forma decisiva, a impulsar la oferta digital del grupo.”

El reto de ser competitivo
César González-Bueno ya conoce desde hace semanas gran parte de las tripas de Sabadell apoyado por Guardiola, lo que le permitió ayer declarar que “Banco Sabadell está ya inmerso en el proceso de adaptación de su modelo de negocio y será altamente competitivo en un entorno que se transforma a gran velocidad. Espero poder trabajar muy pronto con su equipo, liderar este proceso y juntos desarrollar el claro potencial de valor para nuestros accionistas”.

El ya nuevo consejero delegado manifestó tras aprobar el consejo su nombramiento: “Es un honor tener la responsabilidad de dirigir Banco Sabadell, una de las instituciones de mejor reputación en España. El banco dispone de una franquicia de primera línea y una base de clientes para crecer y afrontar con éxito el futuro”.

Para conseguir los objetivos que el consejo de Sabadell le ha marcado al nuevo CEO, lo mismo que el BCE, el banco debe emprender un futuro plan de ajuste y de reestructuración, que incluso afectará, según apuntan algunas fuentes, a ciertos directivos, ya que lo lógico es que el nuevo consejero delegado quiera crear su propio equipo, señalan estas fuentes.

De momento, el nuevo plan estratégico supondrá la creación de una gran plataforma digital que será el eje de los clientes particulares, lo que supondrá el cierre de cientos de oficinas, además pretende impulsar el negocio fuerte del banco, las pymes. Sabadell cuenta con una cuota de mercado en este segmento del negocio del 13%, porcentaje alto para su tamaño.

El grupo espera cerrar la venta de TSB en el segundo semestre de 2021, lo que dará otro impuso al banco.

El ejecutivo de la transformación

Trayectoria. César González-Bueno, con más de 23 años de experiencia en puestos directivos de banca, fundó ING Direct España y fue consejero delegado de ING en España y Portugal, así como miembro del comité de dirección global de ING durante el periodo que dirigió el banco en Europa para el grupo. También dirigió la creación y venta de Evo y el reflotamiento de Novagalicia Banco antes de su venta a Abanca. Se da la circunstancia de que González-Bueno está vinculado a Sabadell desde marzo de 2020 en su condición de consejero de TSB, lo que le permite tener una visión global y conocimiento de la entidad, añade el comunicado.

Despedida de Guardiola. Josep Oliu destacó ayer sobre el CEO que en breve dejará el banco que “desde su incorporación, el año 2007, Jaime Guardiola ha desarrollado un papel fundamental como artífice del crecimiento y consolidación del banco, hasta convertirnos en una de las mejores franquicias de España. Sin su labor, dedicación y visión sería imposible abordar esta nueva etapa”.

El adiós de Guardiola. Jaime Guardiola destacó que “impulsar el crecimiento del banco y colaborar con un equipo comprometido durante estos 13 años ha sido una enorme satisfacción, pero el proyecto debe seguir avanzando”.

Normas
Entra en El País para participar