La responsabilidad corporativa marca la supervivencia de una empresa

Las empresas sostenibles atraen talento

Sociedad
Getty Images

Los conceptos de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa (RSC) han evolucionado con el paso de los años. La responsabilidad social de las empresas ya no se ve como un acto individual de filantropía, sino que se ha convertido en un deber, tanto ético, como un propio principio de competencia y supervivencia de una compañía. De este mismo modo, la sostenibilidad tampoco se concibe con agregar costes para paliar el impacto negativo sobre el medioambiente, sino que es un elemento más que debe acompañar toda la cadena de producción para minimizar el impacto medioambiental.

Con esta idea comenzó la presentación del último informe del I Observatorio de Tendencias en RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica que ha presentado EAE Business School en colaboración con el Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI). Y como subrayó Clara Arpa, presidenta de la Red Española del Pacto Mundial, “la sostenibilidad no va de qué haces con tus ingresos, sino de cómo obtienes esos ingresos”, a lo que añadió que “este paradigma sustituye la idea de que las empresas tienen que devolver algo a la sociedad”.

El informe proporciona detalles de la evolución de la RSC dentro de las compañías. Así, permite apreciar cómo gana independencia en el organigrama a medida que aumenta el tamaño de la empresa: el 90% de las empresas que se encuentran entre las 50 más grandes de Latinoamérica tienen un departamento específico dedicado a la RSC, cuya denominación más común es “departamento de sostenibilidad”, que corresponde al 54% de los encuestados. Sin embargo, Pilar Llácer, jefa de investigación de EAE Business School, señaló la necesidad, no solo de la existencia de un departamento concreto, sino de la implicación de todos los trabajadores, “debe ser transversal”, aseguró.

Los autores del estudio señalan que de la misma forma ha cambiado la propia relación entre las empresas de la competencia. La sostenibilidad se ha abierto como campo de colaboración. Entre los encuestados, el 99% de las empresas se enrolarían en iniciativas de proveedores y stakeholders de menor tamaño y un 95% colaboraría con la competencia en un marco de acción común.

Finalmente, en el informe también ponen de relieve la visión de futuro implícita en la idea de sostenibilidad y RSC. Como recalcó Pilar Llácer, el Covid se presenta como un cisne negro, un actor impredecible que generó una crisis mundial, pero no ocurre lo mismo con el cambio climático, que sí se lleva prediciendo desde hace muchos años. Por otro lado, de nuevo citando a Llácer, “las empresas empiezan a entender que invertir en sostenibilidad, es atraer talento” y de esta manera apuestan más por la competitividad. A esta visión de futuro se suma que las nuevas generaciones exigen cada vez más este tipo de responsabilidades por parte de las compañías. Para las generaciones que vienen a partir de los milenials, que según los autores actualmente representan hasta un 30% de la población, son valores intrínsecos que deben acompañar a cualquier corporación.

Normas
Entra en El País para participar