El Ingreso Mínimo Vital alcanza en diciembre a 160.000 hogares, unas 460.000 personas

El importe bruto total de este mes ascenderá a 110 millones de euros

El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá durante el pleno del Congreso este miércoles.
El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá durante el pleno del Congreso este miércoles. EFE

Casi 160.000 hogares, lo que suponen unas 460.000 personas, reciben a fecha de hoy el Ingreso Mínimo Vital (IMV), según los datos dados a conocer este miércoles por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Del casi medio millón de beneficiarios, el 47% son menores, según ha anunciado Escrivá en el Congreso de los Diputados. De esta forma, la cifra de hogares que perciben esta prestación se quedará a final de año muy lejos de los 850.000 previstos inicialmente, tal y como adelantó Cinco Días esta semana.

Los hogares beneficiarios recibirán en unos días el importe del pago correspondiente a la nómina de diciembre, la séptima que abona la Seguridad Social. El importe bruto total de este mes ascenderá a 110 millones de euros, una cifra que contempla también el efecto de la retroactividad desde junio en los casos correspondientes. En total, desde que se puso en marcha esta prestación, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) ha abonado (incluyendo esta nómina) más de 518 millones de euros.

Los más de 460.000 personas a las que llega esta ayuda representan el 85% de las 550.000 beneficiarias de las rentas mínimas de las autonomías de régimen común a finales de 2019. Una cifra a tener en cuenta, ha recordado el ministro, ya que en estos seis primeros meses de adaptación, esta nueva prestación ha igualado o superado el número de beneficiarios que tienen otras ayudas de este carácter en diferentes comunidades autónomas, con un periodo mucho más largo de despliegue.

Escrivá ha subrayado que en los seis primeros meses de existencia de la prestación, dedicada a hogares en situación de vulnerabilidad, se han recibido 1,1 millones de solicitudes. Del total que han llegado por diferentes canales, 56.000 expedientes estaban duplicados, lo que supone que eran válidos algo más de un millón.

Durante este medio año de vigencia de la prestación, la Seguridad Social ha tramitado casi el 80% de los expedientes recibidos, es decir, se han gestionado 800.000 solicitudes, cifra que duplica la de las pensiones contributivas que se gestionan en todo un año.

El INSS ha resuelto el 80% de las solicitudes tramitadas, mientras que a 181.000 se les ha pedido que subsanen errores, como por ejemplo el de completar la documentación. Aproximadamente el 50% de las solicitudes tramitadas han sido denegadas, en la mayor parte de los casos por superar niveles de renta y patrimonio.

Tras las mejoras realizadas en la tramitación, quedan pendientes de análisis 271.000 expedientes, buena parte de ellos recibidos durante las últimas semanas, ya que la Seguridad Social continúa recibiendo unos 12.000 nuevos expedientes de solicitud cada siete días.

Entre los beneficiarios del IMV se encuentran por primera vez perceptores de rentas mínimas de comunidades autónomas que han sido reconocidos como beneficiarios a través de una pasarela desarrollada para el intercambio de datos entre administraciones. Estos reconocimientos son fruto de la prueba piloto que se está realizando con la comunidad de Aragón, con el objetivo de identificar a los beneficiarios de la renta autonómica que cumplen los requisitos del IMV y permitir su reconocimiento sin que tengan que realizar una solicitud de la prestación.

El objetivo ahora, subraya el ministerio, es que esta pasarela pueda extenderse a otras comunidades autónomas para facilitar la transición entre las rentas mínimas autonómicas y esta prestación. En este sentido, dentro de la colaboración que se mantiene con las comunidades autónomas, esta pasarela se constituirá como un mecanismo permanente de intercambio de información que permitirá una reconversión ágil al IMV de los beneficiarios de las rentas autonómicas que cumplan los requisitos.

Nuevas mejoras

El ministro ha recordado que el IMV es una norma “en continua evaluación”. Fruto de los primeros análisis, ya se hicieron algunos ajustes normativos en septiembre, que han permitido facilitar y agilizar notablemente la tramitación de expedientes. No obstante, Escrivá ha indicado que “en las próximas semanas se realizarán nuevas mejoras que permitirán adaptar la norma a la pluralidad de situaciones de convivencia que se producen en la vida diaria”, fundamentalmente entre las personas en situación de vulnerabilidad económica que, a menudo se ven obligadas a compartir vivienda.

En este aspecto, está prevista una próxima modificación normativa para que la acreditación de la unidad de convivencia se pueda realizar mediante un certificado de los Servicios Sociales. También trabajaremos en este mismo sentido “con las organizaciones del Tercer Sector”.

Al margen de estas modificaciones, Escrivá se ha comprometido a realizar una completa evaluación del alcance que ha tenido la prestación en estos meses y a estudiar cuantas modificaciones sea necesarias “para llegar a los 850.000 hogares en situación de vulnerabilidad que identificamos antes del desarrollo de la norma”.

Entre las mejoras que se introducirán próximamente también está la de facilitar el acceso a la prestación por parte de personas sin hogar, de forma que “quedará excluido el límite de titulares por unidad de convivencia” en casos de convivencia en hogares colectivos (albergues, centros de acogida…).

Normas
Entra en El País para participar