Energía

El Gobierno aprueba el estatuto de los consumidores electrointensivos

Beneficiará a 612 empresas de más de 60 actividades industriales con alto consumo eléctrico

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. EFE

El Consejo de Ministros aprobó ayer, por real decreto, el Estatuto de los Consumidores Electrointensivos, una medida que beneficiará a 612 empresas de alto consumo eléctrico, rebajando su recibo de la luz y elevando así su competitividad, y que llevaba pendiente de aprobación desde abril de 2019.

Según Industria, el Estatuto aprobado dota a los grandes consumidores de electricidad de un marco jurídico y económico que proporciona seguridad y certidumbre a sus costes energéticos y mejora su competitividad internacional (al disminuir el diferencial del precio que pagan por la luz respecto con competidores de otros países como Francia o Alemania), “todo ello de conformidad con la normativa comunitaria”.

“Es un instrumento de política industrial con el que el Gobierno mejora la competitividad de la gran industria y favorece la inversión al dotar a las empresas, por primera vez, de un marco normativo que reconoce la condición de gran consumidor y pone a sus disposición a nuevos instrumentos que ofrecen mayor estabilidad, seguridad y certidumbre del precio de la energía, destacó la Ministra, Reyes Maroto.

En total, beneficiará a 612 empresas de más de 60 actividades industriales, que suman unos 300.000 trabajadores, y, junto con las compensaciones por costes de emisiones indirectas de CO2 (dióxido de carbono) y el Fondo Español de Reserva para Garantías de Entidades Electrointensivas, “supondrá un nuevo marco legal al servicio de la gran industria”.

Condiciones

Para optar a las ayudas previstas en el Estatuto, las empresas deberán asumir obligaciones y compromisos en eficiencia energética, I+D+i y sustitución de fuentes contaminantes, al tiempo que deberán mantener la actividad productiva durante un periodo de al menos tres años, a partir de la fecha de concesión de las ayudas.

Además, si se quiere obtener la condición de consumidor electrointensivo, el consumo anual deberá haber sido superior a 1 gigavatio hora (GWh) durante dos de los tres años anteriores y el consumo en las horas valle (las más baratas del día) representar, al menos, el 50 % del total. El ministerio de Industria certificará la condición de consumidor electrointensivo, que deberá solicitar la empresa.

Las compañías pueden acceder a una compensación de hasta el 85% de los costes que se repercuten en el precio de la luz por la financiación de las primas a las renovables, los costes de cogeneración de alta eficiencia y el extracoste correspondiente a los territorios no peninsulares.

Además, el Estado, a través del Fondo Español de Reserva para Garantías de Entidades Electrointensivas (FERGEI), asumirá la cobertura de los riesgos derivados de la adquisición de energía eléctrica a medio y largo plazo de consumidores electrointensivos, con el fin de fomentar la contratación bilateral a largo plazo del suministro. Según el Gobierno, solo la bonificación del 85% permitirá un ahorro de 90 millones de euros a las empresas. Sumados a las compensaciones por costes de CO2 (172 millones el pasado año), el apoyo a la industria electrointensiva superaría los 262 millones.

 

Normas
Entra en El País para participar