Mercado de trabajo

Trabajo aborda hoy con patronal y sindicatos el alza del salario mínimo para 2021

Trabajo y Economía, dentro del Gobierno, y los sindicatos y patronal, por su parte, discrepan sobre qué hacer con esta renta el próximo año

Imagen de una reunión del diálogo social entre representantes del Ministerio de Trabajo y de las organizaciones sindicales y patronales.
Imagen de una reunión del diálogo social entre representantes del Ministerio de Trabajo y de las organizaciones sindicales y patronales.

La sede del Ministerio de Trabajo y Economía social será hoy el escenario donde sus responsables se reunan esta mañana con los técnicos de las organizaciones empresariales y sindicales para comunicarles la propuesta del Gobierno para el salario mínimo interprofesional (SMI) en el próximo ejercicio 2021. En este encuento, se persigue que los interlocutores sociales escuchen lo que quiere hacer el Gobierno y viceversa, pero la norma no obliga a negociar su decisión.

Hasta el momento se desconoce qué intención tiene el Ejecutivo para esta renta, aunque el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió ayer la subida del salario mínimo como una de las acciones que los Estados pueden poner en marcha para combatir las desigualdades que se han visto acrecentadas por la pandemia, durante su intervención en la ceremonia por el 60 aniversario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), que está bajo presidencia de turno española.

Estas declaraciones del líder del Ejecutivo cobraron ayer importancia porque haberse realizado en la la víspera de la citada reunión que se mantendrá hoy en Trabajo con los interlocutores sociales. Sánchez aseguró que la crisis económica generada por la pandemia “ha empeorado las desigualdades en todo el mundo y hay que recuperar la igualdad con ayudas del Estado y subidas del salario mínimo. Los trabajadores peor pagados y los jóvenes son los que se ven más afectados por las desigualdades”. Por eso, dijo, “es hora de que las normativas laborales mejoren y que se mejore también el diálogo social” porque “nadie se debe quedar atrás”.

En este contexto, el presidente comentó que su Gobierno está comprometido a revertir esas tendencias: “Hemos aumentado el salario mínimo, hemos creado una renta mínima de inserción para las familias más vulnerables (IMV) y hemos protegido los empleos durante la pandemia”, dijo durante su intervención. Si bien, no concretó si ya está decidida una nueva alza del salario mínimo para 2021.

En el seno del Gobierno existen dos posturas respecto a este asunto. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de Unidas Podemos, defiende a capa y espada un nuevo incremento del salario mínimo “porque no se entendería lo contrario”, dado que las pensiones y los salarios de los funcionarios aumentarán un 0,9% el próximo ejercicio, algo que ayer volvió a repetir. Mientras que, por otro lado, desde el departamento de Economía, que dirige Nadia Calviño, consideran que sí podría congelarse este salario, porque son los empresarios los que deberían abonarlo, y esto podría suponer un freno en la recuperación del empleo y la actividad.

Pero las discrepancias respecto a qué hacer con el salario mínimo no terminan ahí. En la reunión que los responsables de Trabajo celebrarán hoy con los representantes empresariales y sindicales, se reproducirá el mismo esquema. Los técnicos patronales rechazarán de plano cualquier tipo de incremento del salario mínimo en 2021 argumentando para ello las actuales circunstancias de grave crisis económica que hace peligrar incluso la viabilidad de miles de empresas.

Y los sindicatos, por su parte, ya llevan varios días advirtiendo al Ejecutivo de que no van a aceptar una congelación de esta renta. Y exigen una subida –que podría ser del 0,9% igual que la del salario de los funcionarios y las pensiones, según algunas fuentes– para cumplir con el compromiso incluido en el acuerdo de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos de que su cuantía llegue al 60% del salario medio al final de la legislatura (unos 1.100 euros al mes).

Por su parte, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, intentó ayer hacer un equilibrio entre ambas posturas apostando por “acompasar” la subida del salario mínimo a la situación económica, tras el aumento del 30% de los últimos años, pero cumpliendo su senda de crecimiento comprometido en el pacto de Gobierno.

 

Normas
Entra en El País para participar