Política

Bruselas y Londres agotarán las posibilidades de pacto comercial para el pos-Brexit

Von der Leyen y Johnson se dan “una milla extra” en las negociaciones

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, esta mañana durante la rueda de prensa en Bruselas.
La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, esta mañana durante la rueda de prensa en Bruselas.

“Pese al agotamiento después de casi un año de negociaciones [sobre el pos-Brexit], y de que los plazos se han incumplido una y otra vez, creemos que es responsable hacer un esfuerzo adicional”, dijo este domingo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una declaración oficial ante la prensa desde Bruselas. Era mediodía y acababa de hablar de nuevo por teléfono con el primer ministro británico, Boris Johnson.

Las partes acordaron cubrir “una milla extra” en busca de un pacto sobre las relaciones comerciales de la UE y Reino Unido una vez que el 1 de enero haya finalizado el periodo transitorio del Brexit, vigente jurídicamente desde el 24 de enero de este 2020.

Von del Leyen: "A pesar del agotamiento y de que los plazos se han incumplido una y otra vez, creemos que es responsable hacer un esfuerzo adicional"

Von der Leyen comentó que la conversación había sido “constructiva y útil”, tocándose “todos los temas sin resolver”. Quizás se trate de la última oportunidad para evitar fronteras duras, lo que no ha estrechado las diferencias en materia de competencia empresarial o sobre el acceso de la flota pesquera comunitaria a aguas territoriales británicas.

La UE y Reino Unido tienen menos de tres semanas para el enésimo intento de diplomacia. “Hemos mandatado a nuestros equipos para que continúen negociando”, dijo Ursula von der Leyen. Ambos responsables políticos se habían dado el miércoles pasado cuatro días de plazo, que expiraban ayer, para tomar una decisión sobre el futuro de los contactos.

En plena tensión, miles de empresas británicas representadas por la patronal CBI demandaron a Boris Johnson un periodo de gracia para evitar el abismo. “Muchas compañías y empleos están en juego, por lo que hacemos un llamamiento a los políticos de ambos lados del Canal para que encuentren soluciones”, señalaba el colectivo antes de que se diera la predisposición a mantener abierto el diálogo.

Última esperanza

La patronal británica pide un periodo de transición para que las empresas se adapten al reetiquetado de productos o a la introducción gradual de controles fronterizos. Tras el anuncio de Bruselas, el director general de CBI, Tony Danker, habló de esperanza e insistió en reclamar orientación sobre la política fronteriza, los citados periodos de gracia para la adaptación al nuevo estatus y “enfoques pragmáticos sobre temas que incluyen el registro de productos, aviación, transportes o servicios financieros”.

Boris Johnson: "Pase lo que pase, al Reino Unido le irá muy bien"

También se urge apoyo a los sectores más afectados en Reino Unido: “Necesitamos asegurarnos de que esas empresas sobrevivan para desempeñar un papel en el Reino Unido posterior al Brexit"

Boris Johnson concedió un respiro al sector empresarial de su país, pero advirtió en declaraciones a la BBC que las posturas “aún están muy lejos en asuntos clave”, si bien cree que “todavía es posible un acuerdo si la UE lo desea”.

Para Johnson el escenario probable es que el Reino Unido rompa su relación con Bruselas sin acuerdo una vez acabe este 2020, pasando a comerciar bajo las normas arancelarias de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Se abriría de este modo una etapa de incertidumbre sobre intercambios comerciales entre la UE y el Reino Unido que superan los 700.000 millones al año.

Por ello, aprovechó para recomendar a empresas y ciudadanos británicos que se preparen para una separación forzosa y, por tanto, para un escenario comercial sin acuerdo. “Pase lo que pase, al Reino Unido le irá muy bien”, sentenció.

Los grandes asuntos aún atascados son el de la pesca, la competencia justa entre las empresas británicas y europeas (en materia laboral, ambiental o de ayudas de Estado) y el mecanismo de resolución de conflictos sobre el posible pacto. La UE ofrece una relación sin aranceles ni cuotas si se aceptan unas reglas del juego que en Londres se han estado viendo como una cesión de soberanía ante los viejos socios.

Diplomacia y alta tensión

Negociadores activos. Los contactos entre Bruselas y Londres se habían alargado en la capital comunitaria hasta ayer domingo, liderados por el negociador de la UE, Michel Barnier, y el negociador británico, David Frost. Se trataba de dar una última oportunidad al entendimiento.

Unión. Tan alejadas parecen las posiciones que Reino Unido está preparando a su armada para defender sus aguas territoriales ante pesqueros de la UE si las negociaciones concluyen sin pacto. Johnson también llegó a intentar contactos bilaterales con Alemania y Francia, ante lo que Von der Leyen demandó unión entre sus filas. Merkel y Macron han demostrado fidelidad a la integridad de la UE.

Alternativa. La CE presentó el jueves medidas de contingencia para la pesca, las conexiones aéreas y el tráfico rodado.

Normas
Entra en El País para participar