Deportistas de élite: un cliente mimado por la banca privada

CaixaBank Banca Privada cuenta con 20 gestores especializados en este perfil

Sueldos Liga fútbol Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La trayectoria profesional de los deportistas de élite tiene algo de rompecabezas para sus asesores financieros. Evolución rápida e impredecible de los ingresos, carreras relativamente cortas, flujos de caja inciertos, gastos altos y, tras la retirada, muchas décadas en las que hay que vivir con lo que se ha logrado ahorrar. Con todo, las entidades financieras tienen mucho interés en este tipo de clientes y son muchas las que cuentan con unidades de negocio específicas para darles servicio.

Es el caso de CaixaBank. Su división de banca privada cuenta con 20 gestores patrimoniales especializados en este colectivo. En total, 500 clientes. El 80% son futbolistas de primera y segunda división, aunque también asesoran a jugadores de baloncesto, de golf, de tenis...

“La principal característica de este tipo de perfiles es que sus carreras profesionales suelen ser relativamente cortas”, explica Jordi Casajoana, director de colectivos de valor y filantropía de CaixaBank Banca Privada.

Otra gran diferencia con un cliente convencional es la edad. La división de banca privada atiende a personas que tienen, de media, 65 años. Suelen ser empresarios o altos directivos. En cambio, los deportistas de élite acceden a la división de banca privada con 18, 20 o 23 años. De hecho, la edad media en el caso del servicio de CaixaBank es de 35 años. Esto teniendo en cuenta que uno de cada cuatro de los deportistas a los que atienden ya están retirados.

Atender a clientes jóvenes, que ganan o van a ganar mucho dinero en poco tiempo, y que deben ahorrar como las hormigas para que les cunda al retirarse, es el gran desafío de los banqueros de deportistas. Y, además, lidiar con un entorno de familiares, agentes, asesores fiscales y amigos, en los que se apoya la joven estrella para asuntos financieros que por lo habitual no le interesan en absoluto.

“Para nosotros, la clave es que los gestores estén muy especializados en este colectivo, que conozcan cómo funciona el mundo del deporte. Además, en casos así es fundamental la planificación, con tres etapas muy diferenciadas: el debut, la élite y la retirada. También es importante darles formación financiera para que, poco a poco, sean más autónomos y puedan ir tomando sus propias decisiones”, apunta Antonio Matilla, responsable de deportistas profesionales de CaixaBank Banca Privada.

Banco Sabadell, también cuenta con el departamento SabadellUrquijo Sports & Entertainment para atender a estos perfiles, con 10 banqueros muy especializados. Y Bankinter Banca Privada lanzó hace un mes una nueva línea de negocio especializada en este colectivo.

En qué invierten los futbolistas más ricos del mundo

  • Lionel Messi. El gusto por el ladrillo no solo afecta a los futbolistas españoles. El jugador de fútbol mejor pagado del mundo, Leo Messi (se calcula que cobra casi 50 millones de euros al año del FC Barcelona), ha invertido mucho en hoteles. Ya cuenta con propiedades en Mallorca, Ibiza y Barcelona. Además, tiene una mansión en Castelldefels, un ático duplex en el barrio barcelonés de Pedralbes y otra mansión en Bolvir (un pueblo de Girona). Además, en Argentina compró el edificio Torre Aqualina, en Rosario (su ciudad natal) y el Residencial Azahares. También tiene intereses en el sector gastronómico y cuenta con su propia línea de ropa. De acuerdo con los calculos de Forbes, su patrimonio está cerca de los 400 millones de euros.
  • Cristiano Ronaldo. El jugador de la Juventus de Turín ingresará en 2020 más de 100 millones de dólares. El 60% es su salario como delantero y el resto son ingresos publicitarios. No en vano, es el deportista con más seguidores en redes sociales, con más de 200 millones solo en Instagram. De acuerdo con la revista Forbes, a lo largo de su carrera deportiva ha generado ingresos por encima de los 600 millones de euros. Una de sus últimas inversiones ha sido el desembolso de 25 millones de euros para una red de clínicas de implantes capilares (Insparya Global). Al igual que Messi, ha invertido en hoteles (en Funchal, Madeira, su localidad natal, y en Lisboa), restaurantes (Tatel Madrid, Tatel Ibiza y Tatel Miami), gimnasios y tiene su propia línea de ropa y perfumes. También tiene mansiones en Funchal, Turín, Madrid y Marbella.
  • Andrés Iniesta. El futbolista castellanomanchego Andrés Iniesta aparece en la lista de las 100 grandes fortunas nacionales realizada por la revista Forbes, con un patrimonio estimado de 70 millones de euros. En su actual equipo, el Vissel Kobe (de Japón) tiene firmado un contrato con un sueldo de 75 millones en tres años, que acaba esta temporada. El jugador firmó también un acuerdo millonario con la marca de zapatillas japonesa Asics. También ha invertido en una bodega en Fuentalbilla (Albacete), su localidad natal, un negocio que a día de hoy está en pérdidas.
  • Sergio Ramos. El futbolista del Real Madrid y su mujer, Pilar Rubio, tienen un patrimonio cercano a los 100 millones de euros. En los últimos cinco años ha destinado más de 34 millones de euros a inversiones inmobiliarias y empresariales. Tiene contratos vigentes con Nike, Hugo Boss y Pepsi.


Los sueldos

Ahora bien, ¿cuánto ganan los deportistas profesionales? La confidencialidad es sagrada en la banca privada pero, atendiendo a las cifras de topes salariales que aprueba LaLiga, se puede comprobar que son cantidades estratosféricas. Dejando a un lado los datos de las megaestrellas, con sueldos que superan los 20 millones de euros netos al año, el salario más frecuente para un jugador de LaLiga Santander está entre los dos y los cuatro millones de euros. De hecho, el sueldo mínimo firmado por convenio para los jugadores de primera es de 155.000 euros. Aunque tengan 16 años, como algunos debutantes.

En segunda división, el sueldo mínimo es mucho más moderado, de 75.000 euros, aunque hay algunos casos de jugadores que están por encima del millón de euros. En cualquier caso, las unidades de banca privada suelen atender a clientes que tengan un patrimonio superior a los 500.000 euros, así que buena parte de los futbolistas profesionales son bien recibidos.


Las otras inversiones

Los deportistas de élite ganan mucho dinero y en poco tiempo pero, ¿son muy diferentes al resto de inversores españoles?

“La verdad es que se parecen mucho al inversor español medio. Son un punto más conservadores que en otros países, por lo que limitan bastante sus posiciones en Bolsa. Además, siempre quieren tener inversiones inmobiliarias. Les gusta el ladrillo, como a todos los españoles. El país acaba condicionando mucho”, apunta Paul Gomero, banquero especializado en A&G Banca Privada.

Gomero es una de las grandes referencias en este mundo tan cerrado. La mitad de los jugadores de la Selección Española que fueron campeones del mundo en Sudáfrica, hace 10 años, es cliente suyo. También jugadores del PSG, la Juventus, el Oporto, el Liverpool, el Manchester City. ¿Y cómo llegó a hacerse tan popular entre los futbolistas?

“En mi caso, fue una pura casualidad. Hace 20 años trabajaba para un gran banco estadounidense, y un jugador de los galácticos del Real Madrid se puso en contacto con nosotros. Como quedó contento con mis servicios, me presentó a otro, y luego a otro. Y así corrió el boca a boca. El vestuario es así. Los compañeros hablan entre sí. Eso sí, si le fallas a uno, si la lías, puedes irte olvidando del resto”, explica.

Gomero, quien reconoce que de fútbol sabe “poco más que el aficionado medio”, explica que la confianza es fundamental. De hecho, él trata directamente con los jugadores, no con sus agentes. “Les informo de todo, les explico cómo están evolucionando sus inversiones, trato de atender las pequeñas necesidades financieras que les van surgiendo...”.

En cuanto al tipo de productos, en esto tampoco son muy diferentes al inversor medio español. Fundamentalmente tienen carteras de fondos de inversión. Y también, algo de inversión directa en bonos y acciones. Los clientes firman con la entidad un contrato de gestión discrecional, que faculta al banquero a mover las inversiones del jugador, a cambio de percibir una comisión explícita. Los jugadores no tienen sicavs, ni otros vehículos más sofisticados, ni en CaixaBank Banca Privada ni en A&G Banca Privada.

Cuando los jugadores son más jóvenes, el trato suele ser directamente con la familia. “Las jóvenes promesas dejan toda la gestión patrimonial en manos de su padre y su madre, como es lógico. A veces, también opina el agente del deportista. Pero, al final, tener los ahorros ordenados les da mucha tranquilidad”, apunta Pablo Rodríguez, socio de iAdvise, una firma que asesora a cinco jugadores de baloncesto españoles, algunos de los cuales trabajan en la NBA estadounidense. “Muchas veces, lo más difícil es hacer de filtro ante las múltiples propuestas que les llegan para invertir en negocios. Nosotros intentamos verificar que son proyectos viables y profesionales”, añade.

Normas
Entra en El País para participar