Bebidas

Las grandes cerveceras han aprobado este año dividendos por 262 millones, un 21% más

Han destinado el 64% de su ganancia de 2019 a este fin, ocho puntos más

Cerveceras Dividendos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los cuatro principales grupos cerveceros que operan en España, Mahou, Damm, Heineken e Hijos de Rivera, han aprobado durante los últimos meses el reparto de dividendos por un total de 262 millones de euros con cargo a los resultados que cosecharon en el ejercicio 2019. Una cantidad que supera en un 21% la repartida durante el año anterior, pese a las dificultades que el sector atraviesa desde que se desató la crisis del coronavirus.

En los cuatro casos las ganancias logradas en el ejercicio 2019 superaron las del 2018. Esto llevó a que las compañías decidieran ser generosas en la retribución del accionista, aunque solo una, Hijos de Rivera, responsable de Estrella Galicia, redujo la cantidad a repartir, pasando de 32 a 31 millones.

La aplicación del resultado, decidida por el consejo de administración de cada cervecera, se refleja en las memoria financieras de estas sociedades, que se elaboraron con anterioridad a la explosión del Covid-19. En el caso de Mahou, incluso, el dividendo se aprobó antes de que acabara 2019, cuando los ecos de la pandemia todavía eran lejanos. En su caso un total de 84 millones, un 68% más que en 2018 y que supone un dividendo récord para la sociedad.

Pero la aprobación definitiva llega en la junta de accionistas. En el casos de Mahou se celebró el 23 de julio,al igual que la de Heineken, y la de Damm el 29 de septiembre, tal y como figura en sus respectivas memorias financieras. Solo Heineken modificó la propuesta inicial, que pasaba por aprobar un dividendo de 84,3 millones que se quedaron en 82,9, decisión que justificó desde una “perspectiva de prudencia financiera” y destinar la diferencia [1,4 millones] a dotar a la empresa de “una mayor liquidez”.

En conjunto los cuatro grupos cerveceros ganaron 411,4 millones en 2019, un 7,3% más, tras lograr unos ingresos conjuntos de casi 4.300 millones. Los 262 millones destinados a dividendos suponen el 64% de esas ganancias, casi ocho puntos más que en el año anterior. La que más proporción dedicó a este fin fue Heineken, con el 98,3% del resultado. La filial española suele repatriar prácticamente todo su beneficio anual a su matriz holandesa.

Los crecimientos que la mayoría han experimentado en los últimos años les ha permitido afrontar la crisis con cierto colchón. Heineken España era, de las cuatro empresas analizadas, la que menos reservas presentaba a cierre de 2019, 145 millones, mientras que Mahou contaba con 1.300 millones, Damm 826 y Hijos de Rivera superaba los 200. Una buena situación que les ha permitido, por ejemplo, no tener que aplicar ERTE en sus fábricas o poder apoyar al sector hostelero con donaciones y otro tipo de ayudas directas.

El derrumbe del negocio de bares y restaurantes ha supuesto un frenazo en seco para un sector en crecimiento. En 2019 el 53% de la producción vendida por las cerveceras instaladas en España tuvo como destino el canal hostelero, que además les genera una mayor rentabilidad que el consumo doméstico, que sí ha crecido este año pero no compensa el retroceso del horeca. Mahou ya ha confirmado que dará sus primeras pérdidas al igual que Heineken.

Normas
Entra en El País para participar