Los negociadores suspenden las conversaciones y pasan el testigo a Johnson y Von der Leyen

Los líderes de la Reino Unido y la UE hablarán mañana para ver la situación de la negociación

Los negociadores británico y comunitario, David Frost y Michel Barnier.
Los negociadores británico y comunitario, David Frost y Michel Barnier. REUTERS

Después de una semana de intensas negociaciones para definir la futura relación comercial entre la Unión Europea (UE) y Reino Unido, los negociadores comunitario y británico, Michel Barnier y David Frost, han decidido suspender las conversaciones y pasar el testigo a sus respectivos líderes, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el primer ministro Boris Johnson.

Los negociadores están de acuerdo en que las condiciones para un pacto "no se cumplen" debido a las divergencias en el conocido como level playing field o campo de juego nivelado, la gobernanza y la pesca, sostienen los dos representantes en un comunicado conjunto dado a conocer en la tarde de este viernes. Von der Leyen y Johnson, apunta el breve comunicado, abordarán mañana la situación en la que se encuentran las negociaciones, que viven estas semanas su fase final.

Los negociadores buscaban un acuerdo de última hora para evitar la ruptura al final del periodo de transición posterior al Brexit que concluye a fin de año. El objetivo era tener un pacto la próxima semana para que los parlamentos comunitario y británico pudiesen ratificarlo con tiempo, pero las diferencias persisten en tres aspectos clave: la pesca, la creación de un entorno competitivo equilibrado a largo plazo y la aplicación de los acuerdos. Los mismos desencuentros, en definitiva, que hace meses. Ahora, trasladarán a sus superiores el estado de la situación para ver cómo seguir avanzando.

A medida que se acerca el plazo en el que expira el tiempo transitorio adoptado entre Bruselas y Londres crecen los nervios a uno y otro lado del Canal de la Mancha. Este viernes, Francia, uno de los socios con más peso en las negociaciones, ha advertido que en caso de no ver representados los intereses galos en un posible acuerdo (principalmente en el tema pesquero), París hará uso de su veto para bloquear el acuerdo.

En caso de que no haya pacto, las relaciones comerciales entre los dos bloques pasarán a estar regidas por las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), un extremo inevitable si no se logra el consenso.

Normas
Entra en El País para participar