Farmaci

Problemas de suministro ralentizan la producción de vacunas de Pfizer

La farmacéutica prevé producir 50 millones de dosis en 2020, frente a los 100 iniciales

Camiones frigoríficos en la planta de Pfizer en Puurs, Bélgica.
Camiones frigoríficos en la planta de Pfizer en Puurs, Bélgica. REUTERS

Aprobada ya en Reino Unido y a semanas de, presumiblemente, recibir la autorización de las autoridades europeas y estadounidenses, la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNtech se está fabricando a un ritmo inferior al previsto debido a problemas de suministro. Pfizer ha asegurado esta madrugada en un comunicado que la empresa se ha topado con dificultades en varios ámbitos, particularmente en el suministro de materias primas, que han ralentizado la producción. La empresa ha apuntado a la fabricación de 50 millones de vacunas en las últimas semanas, por debajo de los 100 millones que esperaba meses atrás.

Con todo, la Pfizer asegura que la línea de producción ya se ha reajustado y el ritmo de fabricación de vacunas es el esperado. "Confiamos en nuestra capacidad para suministrar 1.300 millones de dosis en 2021. Anteriormente, el diario The Wall Street Journal publicó que problemas en la línea de suministros habían llevado a la firma a recortar su objetivo de producción.

Los 50 millones de vacunas servirán para inmunizar a 25 millones de personas, dado que la vacuna se administra en dos dosis. Tanto Estados Unidos como Europa y Reino Unido han firmado con Pfizer y BioNtech acuerdos de suministro de vacunas, y el consorcio ha indicado que está listo para suministrar las primeras dosis con gran rapidez, "en cuestión de horas", según el responsable de operaciones de la alemana BioNtech. La empresa tiene plantas en Estados Unidos y Bélgica dedicadas a la fabricación del antídoto.

No obstante, el Reino Unido sí parece haber tenido en cuenta el cuello de botella en la producción: mientras el 4 de noviembre la responsable del programa de vacunación británico, adelantó la administración de 10 millones de dosis en 2020. Ayer el secretario de salud apuntó a una primera ronda de 800.000 dosis, afirmando que "no sería irracional" pensar en un objetivo de cinco millones a fin de año.

La necesidad de vacunar simultáneamente a gran parte de la población en pocos meses para permitir la reapertura de las economías se topa con una realidad operativa muy compleja. pues los fármacos se han desarollado en tiempo récord y, en el caso de Pfizer y Moderna, con el uso de una tecnología novedosa. La vacuna de Pfizer, por ejemplo, debe conservarse a 70 grados bajo cero.

Para España, el efecto de los retrasos de Pfizer dependerá de la capacidad de la empresa para recuperar el ritmo de producción, dado que la propia aprobación del fármaco será más tardía (el 29 de diciembre) que la británica o estadounidense (del 10 al 17 de diciembre). La UE ha pactado la adquisición de 200 millones de dosis, de los que España tendrá acceso a 20 millones.  

La premura para iniciar la campaña de inmunización ha provocado, asimismo, algunos encontronazos entre las autoridades de varios países. La autoridad médica europea criticó la rapidez con la que Reino Unido ha aprobado la vacuna de Pfizer, asegurando que el mecanismo europeo, más lento, ofrece mayores garantías. En los mismos términos se expresó el epidemiólogo Anthony Fauci, cara de la lucha contra el coronavirus en EE UU, que señaló que las autoridades británicas no han evaluado los datos con suficiente cuidado. Después pidió disculpas por esta afirmación.

Normas
Entra en El País para participar