Energía

Barclays valora el negocio de renovables de Repsol en 4.100 millones

El banco de inversión valora positivamente el nuevo plan estratégico y eleva el precio objetivo un 20%

Barclays valora el negocio de renovables de Repsol en 4.100 millones

Tras más de dos años de sequía en salidas a Bolsa, el mercado española están sedientos. Y la intención de Repsol de sacar a Bolsa o buscar un inversor para su filial de renovables es carne fresca. Por el momento, dos bancos de inversión de referencia en España ya preparan sus primeras valoraciones sobre el negocio verde de la petrolera española.

El banco más optimista es Barclays, cuya casa de análisis ha emitido un informe en el que realiza una valoración aproximada de esta filial. Le otorga un valor de 4.100 millones. Afirma que esta valoración está basada en el pipeline de proyectos comunicados por el gigante energético español.

El principal activo que integra esta filial es el negocio de bajas emisiones que adquirió de Viesgo en 2018. Entonces adquirió 2.350 MW en renovables más la comercializadora cántabra por 733 millones. Y suma otros activos que ha ido adquiriendo en estos años, como la compra de 850 MW a Forestalia.

"La compañía ha indicado que le gustaría escindir o vender parcialmente su negocio renovable en los próximos 18 meses. Vemos esto como un buen camino para desbloquear valor para la matriz y vemos la carrera de una potencial salida a Bolsa como un beneficio para el precio de las acciones de Repsol", afirma este banco de inversión.

En conjunto, Barclays valora positivamente el plan estratégico presentado por Repsol. Considera, además de la posible OPV, que una rentabilidad por dividendo más alta que la del sector, el final del script dividend y la revalorización de sus activos según teniendo en cuenta las caídas en el precio del barril de Brent son otras de las palancas de crecimiento que observa este análisis.

Las perspectivas de Citi, uno de los históricos bancos de cabecera de Repsol, valoran la firma ligeramente por debajo. En concreto, le otorgan un valor de 3.000 millones de euros y estiman que Repsol sacará a cotizar en torno al 40% de la sociedad. Estiman un ebitda de 50 millones de euros en 2020, que se incrementará hasta más de 300 millones en 2025, en un contexto de absoluta euforia por el sector renovables tanto en España como en el resto del mundo.

Pero lo cierto es que esta posible salida a Bolsa está aún en pañales. De acuerdo a lo defendido por Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, en la presentación de su último plan estratégico, el calendario de la petrolera pasa por acometer esta desinversión en los próximos 18 meses. Es decir, la operación no se prevé hasta finales de 2021. En este momento se encuentra en el proceso de seleccionar los bancos de inversión que le acompañarán en este proceso.

Las renovables fueron el punto clave del nuevo plan estratégico a cumplir antes de 2025. De los 18.000 millones en inversiones que prevén para entonces, calculan que 5.500 millones serán en activos bajos e inversiones. Y de ellos la mayor parte, 3.700 millones, serán solo en renovables, que se repartirán a partes iguales entre energía solar y eólica.

Normas
Entra en El País para participar