Tasas de referencia

El líbor, indultado en EE UU hasta 2023 para evitar un colapso financiero

La Fed insta a los bancos a dejar de emplear esta tasa lo antes posible y no será posible su uso en nuevos contratos en 2021

Presidente de la Fed, Jerome Powell
Presidente de la Fed, Jerome Powell REUTERS

El líbor tendrá más tiempo de vida antes de su desaparición en Estados Unidos, donde la banca dejará de emplearlo de forma definitiva a finales de junio de 2023. El ICE Benchmarck Administrator (IBA), el administrador del libor, ha propuesto su eliminación progresiva, de forma que dejará de publicar los datos del libor a una semana y dos meses a partir del 31 de diciembre de 2021. El siguiente paso se producirá el 30 de junio de 2023 último día en el que se publicará los datos del libor a un día y uno, tres, seis y 12 meses.

La nueva hoja de ruta es un buen reflejo de la flexibilidad de los supervisores. Reclaman a los inversores que dejen de emplear el líbor lo antes posible, si bien darán margen hasta junio de 2023 para los contratos que estén en vigor. “Realmente todos quieren que se deje de utilizar el libor, pero no pueden hacerlo. No quieren ser tan tajantes al respecto para evitar un colapso del sistema financiero”, señala Anne Beaumont, socia de Fiedman Kaplan Seiler & Adelman, señala en declaraciones a Bloomberg. “El plan asegura que la transición será ordenada y justa para todos los participantes del mercado, las empresas y los consumidores”, dijo el vicepresidente de supervisión de la Reserva Federal, Randal K. Quarles.

El libor, tipo de interés interbancario en el mercado de Londres, es una piedra angular del sistema financiero mundial y pese a los intentos reiterados de acabar con él aún sigue sustentado billones de dólares en activos financieros. El líbor se emplea como referencia para el precio de contratos por valor de mercado de 400 billones de dólares. Y el líbor en dólares es empleado en contratos por alrededor de la mitad de ese valor, unos 200 billones de dólares.

La Reserva Federal y otros reguladores han presionado a los agentes del mercado para que dejen de emplear esta referencia y busquen alternativas a raíz de los escándalos de manipulación conocidos en los últimos años. Estaba previsto que en 2020 fuera el último año de vigencia del libor, pero la convulsión en los mercados tras estallido de la pandemia ha retrasado los plazos ante el creciente temor de que los agentes del mercado no estuvieran preparados para el cambio.

Como ha reconocido la Fed, aplazar a junio de 2023 la eliminación de algunas de las referencias debería permitir que la mayoría de los contratos vinculados al libor en dólares expiren de manera natural, evitando tener que cambiarlos a nueva referencia. Como señala Scott Buchta, jefe de estrategia de renta fija de Brean Capital, señala que la conclusión que se puede extraer de las últimas decisiones es que los reguladores dispondrán de más tiempo para facilitar una transición ordenada. La zona euro también está en pleno proceso de transición de sus índices interbancarios.

Pero estos no son los únicos cambios previstos. A mediados de noviembre IBA anunció su intención de dejar de publicar los datos del líbor para el euro, la libra esterlina, el franco suizo y el yen japonés a partir del 31 de diciembre de 2021, una propuesta que está sujeta a la opinión de los reguladores y bancos.

El mercado de contratos de futuros de eurodólares relacionados con el periodo de transición de finales de 2021 ha experimentado volúmenes elevados en las últimas dos semanas y el anuncio del pasado lunes provocó otro estallido de actividad. Los volúmenes de futuros de eurodólares de marzo de 2022 superaron los máximos diarios con un repunte de cinco puntos básicos en los contratos que vencen entre marzo y septiembre de 2022.

Normas
Entra en El País para participar